Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

La nueva ola de COVID-19 avanza a pasos agigantados en Bolivia

© REUTERS / David MercadoMujer con tapabocas en La Paz, Bolivia
Mujer con tapabocas en La Paz, Bolivia - Sputnik Mundo
Síguenos en
Bolivia pasó de registrar 50 casos diarios a contabilizar 621 nuevos contagios por día en dos semanas. En diálogo con Sputnik, el médico cubano residente en Cochabamba Javier Leyva contó cómo logró superar la primera ola de COVID-19 durante el Gobierno de facto de Jeanine Áñez y advirtió qué recaudos habría que tomar para no repetir la experiencia.
El rebrote de COVID-19 que se registra en Bolivia desde hace 10 días avanza a pasos agigantados. A pesar de que los especialistas en salud son cautos al momento de reconocer si el país vive o no una segunda ola, son elocuentes los números de contagios que crecen día tras día. Para Javier Leyva Góngora, médico cubano que vive en Cochabamba, el talón de Aquiles de la atención sanitaria boliviana está en el déficit de pruebas de coronavirus entre la población.
"Creo que hay un poco de descuido en la población. Hubo preocupación en un momento, pero se ha vuelto a descuidar la gente. Mucho andan sin barbijo, sin uso de alcohol, no respetan la distancia", evidenció el doctor. "Esto es porque las pruebas dan un número de contagios que no es real", agregó. 
La nueva ola, que afecta con más dureza a las ciudades de Santa Cruz y La Paz, ya causó que se ocuparan todas las camas de terapia intensiva en varios hospitales.
Coronavirus en Bolivia - Sputnik Mundo
Internacional
COVID-19 en Bolivia: la temida segunda ola llega a Santa Cruz de la Sierra
Si bien la noticia de la aprobación de varios tipos de vacunas trajo alivio a gran parte de la población mundial, en Bolivia aún no se puede bajar la guardia en cuanto a los cuidados a tomar frente a la pandemia, ya que las primeras vacunas anti-COVID-19 para sus 11 millones de habitantes llegarían en el primer trimestre de 2021.
Bolivia cuenta con más 150.000 casos positivos de COVID-19 desde el inicio de la pandemia, en marzo pasado. Pero la cifra verdadera sería mayor. Leyva consideró que el subregistro de casos en el país es evidente, "incluso con el número de fallecidos, sobre lo cual aún no hay una información correcta. Es una realidad que ha atacado a muchos países de América, que aquí en Bolivia también hemos tenido". 
Hasta el último registro del Ministerio de Salud, del 21 de diciembre de 2020, el país acumulaba 9.043 fallecidos por causa del COVID-19.
La percepción de que la población se relajó frente a la pandemia es compartida por la Alcaldía de Cochabamba, según la cual el 70% se olvidó de usar mascarilla o rociarse con alcohol las manos. Ni hablar de la distancia social, que quedó en el pasado en los mercados, donde las compras navideñas al parecer no permiten reflexionar sobre el cuidado de la salud.
Vacunación contra el COVID-19 - Sputnik Mundo
Internacional
Todo sobre la vacunación contra COVID-19 en Bolivia: ¿cuál es el plan de Arce?
"Es un problema muy grande. El estamento de salud pública ha estado constantemente alertando sobre la gravedad de dar rienda suelta a las reuniones en grupo, la acumulación de personas", dijo el médico cubano. Pero no dejó de lado que también "existe presión de parte del aparato productivo y de la misma sociedad" para continuar con la vida habitual, haciendo de cuenta que nunca existió el coronavirus.
"Como dice el Ministerio de Salud, el número de casos en los próximos días va a subir de forma exponencial", advirtió Leyva. "Al removerse las medidas de cuarentena, al estar las personas en los mercados, estadios, fiestas, los contagios van a subir de forma increíble", agregó el doctor. 
"Creo que la población tiene que recapacitar y aconsejarse. Todavía es muy temprano para decir que el virus ha pasado", reflexionó.

El fútbol muestra la realidad

El sábado 19 de diciembre, en la ciudad de La Paz se jugó el clásico Bolívar - The Strongest con 6.000 espectadores. El Servicio Departamental de Salud (SEDES) local realizó 800 pruebas rápidas de COVID-19. Y 137 dieron positivo. La semana anterior, en Cochabamba jugaron el Wilstermann contra Aurora. El SEDES volvió a hacer test al azar entre 80 espectadores, de los cuales 10 demostraron que tenían coronavirus.
Luis Arce, presidente de Bolivia - Sputnik Mundo
Economía
Arce apuesta al Mercosur para salir de la crisis por COVID-19
En dos semanas, Bolivia pasó de tener un promedio de 50 casos diarios a 621, como midió el sábado 19 de diciembre. La mitad de los casos se dan en Santa Cruz de la Sierra. Y el 25% en La Paz.
Ante este panorama, el Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED) de Cochabamba se reunió de emergencia la tarde del 22 de diciembre. Determinó que la Policía Nacional y el Ejército se encargarán de controlar que la población no circule más allá del horario permitido, a las 23 horas. Además decidieron suspender todas las fiestas de fin de año en la región metropolitana, donde vive aproximadamente un millón de personas.
¿La solución será dictar el encierro obligatorio de toda la población, como hizo el pasado Gobierno de Jeanine Áñez (2019-2020) entre marzo y septiembre? "A esta altura, realmente sería muy difícil volver a asimilar una cuarentena rígida como se tuvo en un principio. Pero sí hay que instaurar una cuarentena responsable", sostuvo Leyva, quien estudió medicina en el Instituto Superior de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba.
"Se debe limitar el número de personas en reuniones, el número de personas acumuladas en lugares públicos. Se debe volver a salir por número de carnet de identidad, que dio muy buen resultado", opinó el galeno caribeño.
"Acá mucho se usa el transporte público, donde hay un riesgo muy grande de infección. Creo que se debería limitar el número de personas que van por flota. Por ejemplo, me tocó hace poco viajar a La Paz y la flota (el bus) claro que iba llena, ¡increíble! Así es muy difícil asumir medidas de bioseguridad", expresó Leyva.

El temor ante la nueva cepa

En los últimos días es noticia mundial el descubrimiento de una nueva cepa de COVID-19 en Inglaterra, la cual sería un 70% más contagiosa que la habitual. Ante esta novedad, decenas de países determinaron no permitir la entrada de más ciudadanos procedentes de esa isla europea.
Un médico (imagen referencial) - Sputnik Mundo
Internacional
Detectan una variante del SARS-CoV-2 en Ecuador distinta a la británica
En Bolivia no hay vuelos directos a Inglaterra. La única forma de llegar requeriría pasar primero por Lima, en Perú, y Madrid, en España. Pero para ahorrarse complicaciones, el Gobierno de Luis Arce decidió prohibir el arribo de vuelos procedentes de Europa hasta el 8 de enero de 2021. En esa fecha se evaluará la pertinencia de continuar con esta medida.
Esta nueva cepa ¿es realmente tan peligrosa como dicen? "A esta altura, que uno ha visto realmente las complicaciones del COVID, es mejor ni pensar en no preocuparse", consideró Leyva, quien atendió a muchos enfermos, entre ellos varios de sus compañeros médicos, incluso su suegro cochabambino (que felizmente se sanó).
"Los casos de COVID son bien complicados. He visto personas jóvenes que quedaron con un pulmón prácticamente deshecho, es algo bien preocupante", contó.

La expulsión

Leyva, como médico cubano, tuvo que presenciar la expulsión de la Brigada Médica integrada por más 700 profesionales de la salud cubanos, que trabajaba en Bolivia desde el primer Gobierno de Evo Morales (2006-2019).
Médica oftalmóloga cubana atendiendo a un paciente en Bolivia - Sputnik Mundo
Internacional
¿Volverán los médicos cubanos a Bolivia?
Como parte del convenio firmado entre los presidentes Evo Morales y Fidel Castro, más de 5.000 bolivianos tuvieron oportunidad de estudiar Medicina en Cuba. Así fue que el doctor Leyva conoció a quien sería su esposa, Raquel, amor por el cual decidió mudarse a Bolivia.
Para Leyva, la expulsión de los médicos cubanos es parte de una estrategia continental. "Es un problema político. Ha habido una estrategia trazada hace dos años por Departamento de Estado del presidente Donald Trump, de ir desprestigiando la labor de las brigadas médicas cubanas en varias partes del mundo", explicó el doctor.
"Como consecuencia, varios países han terminado su colaboración con Cuba, como es el caso de Brasil, Ecuador, Bolivia. Generalmente, son países donde la derecha ha podido volver al poder y ha estigmatizado la presencia de brigadas médicas cubanas", comentó.
"Pero es un tema infundado. Porque en la pandemia hemos visto a países del primer mundo pidiendo presencia de brigadas médicas cubanas, así como estuvieron en Andorra y en Italia", afirmó el médico.
De todas maneras, para el doctor Leyva es poco probable que el Gobierno de Luis Arce vuelva a traer una brigada médica, a pesar de que —según él— la población en áreas rurales y barrios periféricos reclaman su regreso.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала