10:57 GMT +316 Octubre 2018
En directo
    Mapa de Alemania dentro de Europa

    Kerneuropa, un proyecto europeo capaz de cambiar el equilibrio internacional

    CC0 / Pixabay
    Política
    URL corto
    8543

    El Brexit y la construcción de una 'Europa de cuatro velocidades', ponen en evidencia la difícil transformación política y económica por está atravesando la UE. En este contexto vuelve a ser vigente un olvidado pero prominente proyecto político, destacó en declaraciones a Sputnik el politólogo y publicista italiano Giorgio da Gai.

    Se trata del Kerneuropa —del alemán 'núcleo europeo'—, un proyecto de integración multinacional paralelo, pero no contrario al de la propia Unión. Fue propuesto a mediados de los años noventa por los políticos alemanes Wolfgang Schäuble y Karl Lamers. El proyecto consiste en dos áreas: una inclusiva y otra exclusiva.

    El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk (a la izquierda), y el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani (a la derecha), sostienen las hojas de firmas de la nueva Declaración de Roma. Curiosamente, varios de los mandatarios pusieron su firma frente a los países equivocados.
    © AP Photo / Alessandra Tarantino
    En la primera entrarían Alemania, como principal actor económico de Europa, y los países de su entorno, que de una manera u otra durante siglos han mantenido fuertes lazos económicos, políticos y sociales con Berlín: Austria, Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo, Dinamarca, Chequia, Eslovaquia, Eslovenia y, posiblemente, el norte de Italia. Estos países formarían una especie de 'federación' bastante centralizada, con una legislación y regulaciones económicas integradas.

    En la segunda área, de manera 'confederal' y más laxa, entraría el resto de países de la UE que han tenido una trayectoria histórica propia, con diferencias y matices en sus vías de desarrollo.

    Más: Los cuatro países más importantes deciden el futuro de la UE

    El principal problema del actual orden europeo, estima Giorgio da Gai, radica en las diferencias de legislación nacional, que provocan un desequilibrio en las vías del desarrollo económico. No se puede tener una moneda única, por ejemplo, sin convergencia e integración económica. En su momento, la de la integración fue una gran idea, pero se implementó sin tener en cuenta las diferencias de gobernabilidad que existían en el seno de la comunidad.

    La implementación de ese plan crearía un nuevo y poderoso actor en Europa que podría acabar con la hegemonía de EEUU en el hemisferio. Es por eso que el Kerneuropa, palpable después de la salida del Reino Unido de la Unión, probablemente no aparecerá en un futuro próximo, concluye Giorgio da Gai. Al menos no con los líderes actuales en Alemania.

    Durante todo el siglo XX, el dueto anglo-estadounidense hizo todo lo posible para no permitir la creación de una potencia soberana en el centro de Europa. No es casual que se hiciera todo lo posible para enfrentar a las crecientes Alemania y Rusia en dos guerras mundiales. Una Europa realmente integrada, unida alrededor de una Alemania fuerte, pondría en duda el dominio anglosajón sobre el mundo occidental.

    Tema relacionado: "La UE se asemeja a la URSS en sus últimos años"

    Mientras tanto, estima Giorgio da Gai, los europeos tienen más razones para temer una hegemonía estadounidense que una de Rusia o China.

           1. EEUU es la única potencia extranjera que aún mantiene sus bases militares en territorio europeo, dictándole al continente su política. Esa situación era factible cuando Europa tenía que elegir entre EEUU o la URSS, pero ahora, cuando esa dicotomía ha dejado de existir, ha llegado la hora de que los europeos definan su propio destino.

    Fotos: Las bases secretas más misteriosas de EEUU

           2. EEUU es la única potencia con aspiraciones abiertamente expresadas de tener el control del planeta, para lo que mantiene más de 600 bases militares esparcidas por todo el globo. Ni China ni Rusia siguen es estrategia. El país asiático solo tiene una base en Yibuti, para proteger las vías comerciales que unen Europa y Asia, al tiempo que Rusia mantiene sus tropas solo en el espacio postsoviético, más Siria, principalmente en misiones contra la expansión de los radicales.

           3. Al igual que el Reino Unido en su tiempo, EEUU es un imperio marítimo (talasocrático), cuyos intereses se expanden más allá de sus fronteras. Rusia y China, por su parte, históricamente han construido imperios continentales y su zona de interés se limita a fronteras físicas y culturales.

    La única razón por la que EEUU aún no ha logrado la hegemonía global es porque se encuentra con la resistencia de otras potencias globales como Rusia y China, así como de Turquía, Irán o Corea del Norte a nivel regional. Las catastróficas consecuencias de sus intervenciones en Afganistán, Irak, Libia, Siria o Ucrania, han dejado en esas regiones una profunda huella social, política y económica difícil de superar incluso para Washington.

    Según el italiano, EEUU es un imperio en decadencia, pero nadie se atreve a darle la puntilla. Primero, porque un conflicto armado entre grandes potencias inevitablemente terminaría en una Tercera Guerra Mundial, a la que probablemente nadie sobreviviría. Segundo, porque gran parte de la economía global sigue estando relacionada con los sistemas financieros de EEUU y el propio dólar. Y tercero, porque en el contexto actual el final de la hegemonía de EEUU se ve como algo inevitable y potencias como Rusia y China esperan llegar a un mundo multipolar por el camino evolutivo, transformando los pilares de la comunidad internacional y no derrumbándolas.

    Más información: Un nuevo mundo multipolar: EEUU desilusiona a sus socios y a sus vecinos

    La aparición en Europa de un fuerte actor regional, como sería el Kerneuropa, sin estar bajo el control de EEUU y siendo capaz de aglutinar a su alrededor a una comunidad de naciones con intereses propios, supondría sacar a un importante bloque de la órbita de EEUU y acercarlo a la iniciativa multipolar impulsada por Rusia y China. De esta manera, se crearía una situación geopolítica con varias fuerzas incapaces de imponer su visión por encima de las demás y que alcanzarían decisiones de consenso mediante el diálogo.

    Tema interesante: Fractura global con bipolaridad regional: EEUU — Gran Bretaña vs. Rusia — China

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    ¿Un ejército europeo? Revelan los detalles sobre una nueva estructura militar en la UE
    Macron, ¿un nuevo Napoleón a la conquista de Europa?
    ¿Contra quién harán guerra los Estados Unidos de Europa?
    "Un mundo multipolar es beneficioso para conservar la paz y la estabilidad del poder"
    Etiquetas:
    integración, Europa, Alemania