11:02 GMT +318 Noviembre 2018
En directo
    Militares estadounidenses en Siria

    EEUU y su 'eterna marcha': por qué Washington no abandonará Siria

    © AFP 2018 / Delil Souleiman
    Defensa
    URL corto
    11419

    En la Casa Blanca insisten en que EEUU retirará sus tropas de Siria tan pronto como sea posible. No obstante, estas declaraciones contradicen no solo explícitamente lo declarado por sus aliados, sino también los hechos sobre el terreno.

    "La misión de EEUU no ha cambiado. El presidente ha dejado claro que quiere que las fuerzas de EEUU regresen a casa lo más rápido posible", comunicó recientemente la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders. Sin embargo, aclaró que la Administración está "decidida a aplastar completamente al Estado Islámico —organización terrorista prohibida en Rusia— y crear las condiciones que impidan su regreso", sin especificar cuándo esto sucederá exactamente.

    Sanders se vio obligada a reiterar la disposición a continuar con el plan de su presidente después de que el mandatario francés explícitamente pusiese en duda la iniciativa. En una entrevista con la televisión del país galo, Emmanuel Macron aseguró que logró "convencer" a su colega Donald Trump de no retirar sus tropas de Siria.

    Esa misma noche, del 13 al 14 de abril, EEUU, Francia y Reino Unido realizaban un ataque contra instalaciones sirias, justificando la ofensiva por un presunto ataque químico en Duma.

    ¿Misión cumplida?

    El propósito de las declaraciones de los dirigentes estadounidenses, incluido Trump, sobre la próxima retirada de las tropas de Siria es claro: están coqueteando con sus electores, al tiempo que buscan reducir la carga financiera que recae sobre el presupuesto, estima Kiril Senin, columnista del periódico ruso Izvestia. A poco más de dos años hasta las próximas elecciones presidenciales, para Donald Trump no sería conveniente tener en su 'patrimonio político' a un Ejército embarrado en Oriente Próximo con un alto costo en vidas humanas y miles de millones de dólares de los contribuyentes.

    Tema relacionado: Rusia avisó a EEUU sobre las 'líneas rojas' en Siria antes del ataque estadounidense

    Es mucho más favorable para un político que se desempeña como comandante supremo de las Fuerzas Armadas de EEUU y aspira a un segundo mandato contarle a su electorado cómo durante su gestión logró hacer regresar a 'nuestros buenos muchachos' de una tierra lejana y extraña, así como cerrar un agujero más en el presupuesto del país.

    Parte de esta retórica de campaña electoral ya está siendo anunciada por la Casa Blanca, desde donde con cierta regularidad se escucha que EEUU derrotó a los terroristas casi por completo. Desde Moscú, cuya entrada en juego frenó el avance de los radicales islamistas y con cuya ayuda Siria logró recuperar la mayor parte de su territorio, esas bravatas de Washington son vistas con una irónica sonrisa.

    Una patata caliente

    En lo que respecta a los gastos de la ocupación en Siria, Estados Unidos busca cómo quitarse de encima la carga financiera a costa de sus aliados. En febrero, Trump anunciaba que en los últimos 17 años —desde la invasión a Afganistán— EEUU ha gastado en sus diferentes intervenciones y ocupaciones militares 17 billones de dólares. Esa cifra iguala el PIB nominal de sus aliados Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, Canadá y Corea del Sur juntos.

    Según apunta The Wall Street Journal, que cita a fuentes de la Administración estadounidense, en estos momentos la Casa Blanca intenta organizar un contingente panárabe que sustituya a los cerca de 2.000 militares estadounidenses en Siria "para la estabilización de la situación en las regiones del noreste del país después de la derrota del Estado Islámico". El periódico afirma que el recién designado consejero para la Seguridad Nacional de EEUU, John Bolton, mantuvo conversaciones con el jefe de la Inteligencia egipcia, Abas Kamel, con el fin de convencer a El Cairo para que se uniera al plan.

    Más: Arabia Saudí podría enviar tropas a Siria

    La idea de un contingente de tropas regionales se discute a la par con Catar, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí, a quienes se intenta convencer de "invertir miles de millones de dólares en ayudas para el norte de Siria".

    La Administración Trump planea remplazar el contingente militar estadounidense en Siria por personal militar de países árabes
    © Sputnik /
    La Administración Trump planea remplazar el contingente militar estadounidense en Siria por personal militar de países árabes

    'El perro del hortelano'

    La retirada de tropas estadounidenses de Siria puede verse frenada por otra razón: el insaciable deseo de EEUU de posicionarse ante el mundo como 'agente del orden', sin los cuales no puede ser solucionado ninguno de los problemas globales. La última muestra de ese pensamiento se vio en la noche del 13 al 14 de abril, cuando sus fuerzas bombardearon objetivos en Siria incluso antes de que los especialistas enviados por la comunidad internacional a investigar el presunto ataque químico pudiesen llegar al lugar.

    Mientras tanto, nadie se apresura a demostrar la relación del Gobierno de Bashar Asad con los presuntos ataques químicos en Duma. Revisando los resultados del ataque, se puede deducir que la ofensiva más bien tuvo como objetivo una demostración de fuerza. Incluso el periódico británico The Guardian reconoce que "el ataque fue lo más reducido posible" y tenía "un carácter simbólico".

    Con el último bombardeo, EEUU y sus aliados intentaron mostrar a Damasco, Moscú, Teherán y Ankara que sin el consentimiento de Occidente, no habrá paz en Siria.    

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Hallan en Duma (Siria) cloro alemán y botes de humo británicos
    Lavrov: Rusia no tolera los intentos de Occidente de desmembrar a Siria
    Rusia avisó a EEUU sobre las 'líneas rojas' en Siria antes del ataque estadounidense
    Etiquetas:
    Donald Trump, Siria, EEUU