21:38 GMT +315 Diciembre 2018
En directo
    James Mattis, secretario de Defensa de EEUU (archivo)

    ¿Evidencias del uso de sarín en Siria? El Pentágono "nunca las ha visto"

    © REUTERS / Yuri Gripas
    América del Norte
    URL corto
    5180

    El Gobierno sirio debería pensarlo dos veces antes de usar armas químicas, aseveró el titular de Defensa estadounidense, James Mattis, en declaraciones a la prensa. El único problema es que admitió a la vez que EEUU no tuvo y no tiene ninguna evidencia sólida de tal uso.

    "Todos han visto cómo reaccionamos [a un ataque químico], pues no sería buena idea repetirlo", declaró Mattis haciendo referencia al infame ataque de abril de 2017.

    En aquel entonces, tras el supuesto uso de sustancias químicas en Jan Sheijun el 4 de abril, EEUU acusó de inmediato a Damasco sin que se realizara investigación alguna y efectuó un ataque masivo con misiles de crucero contra el aeródromo sirio de Shairat, supuestamente usado para realizar dicho ataque.

    Pero ahora, Mattis admitió no haber visto ninguna evidencia del uso del gas sarín —de lo que acusan a Damasco— en aquel incidente o algún otro:

    "No tengo evidencia. Lo que digo es que hay grupos en el terreno, organizaciones no gubernamentales y combatientes en el terreno afirmando que el sarín sí fue usado. Estamos buscando la evidencia. Por el momento no la tengo", reconoció el jefe del Pentágono.

    A su vez, Moscú estuvo entre los críticos de las decisiones de EEUU basadas en testimonios sacados de las redes sociales y las declaraciones de los grupos opositores a Damasco.

    Escucha: Rusia busca la verdad, EEUU entra en pánico

    Rusia ha puesto en duda la imparcialidad de una investigación basada en las declaraciones de una sola parte del conflicto, sin que un equipo de investigadores internacionales realice un análisis minucioso en todos los lugares vinculados con el incidente.

    Desde el ataque, Washington mantuvo intacta su postura sobre la culpabilidad de Damasco, usando el tema de las armas químicas como herramienta de presión contra el presidente sirio, Bashar Asad, y sus aliados, en este caso Rusia e Irán.

    Vea más: Las preguntas incómodas sobre el ataque químico en Idlib

    Moscú, por su parte, en reiteradas ocasiones criticó tanto la toma de decisiones apresuradas como los intentos de politizar el tema del uso de sustancias tóxicas para promover una agenda política destinada a derrocar el Gobierno legítimo sirio.

    Además, Rusia sugirió que al trazar las 'líneas rojas' de este tipo para Damasco, dada la culpabilidad automática de Asad, EEUU en esencia va incentivando a los grupos armados opositores de llevar a cabo ataques de bandera falsa con el fin de provocar una respuesta armada de Washington contra el Ejército sirio.

    Lea también: "Intento de achacar a Damasco el uso de armas químicas beneficia a terroristas"

    Sin tener ya ninguna posibilidad de lograr una victoria militar sobre las tropas sirias, los opositores o radicales pueden teóricamente recurrir a las provocaciones para 'solicitar' así una intervención militar externa contra Damasco.

    La declaración de Mattis, de hecho, ha confirmado estas preocupaciones de Moscú: el ataque con misiles de crucero, así como la incesante retórica acusativa contra Asad, de hecho, carece de fundamentos. Y en el Pentágono lo saben.

    Le puede interesar: Profesor del MIT acusa a EEUU de falsificar las 'pruebas' sobre el ataque químico en Idlib

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Lavrov: terroristas en Siria e Irak tienen tecnologías para crear armas químicas
    Moscú: EEUU tergiversa la postura rusa sobre el uso de armas químicas en Siria
    Damasco reitera el carácter no profesional del informe de OPAQ-ONU sobre Siria
    La potencia mentirosa, o cómo EEUU perdió la credibilidad
    Los fantasmas de Irak: expertos rechazan el informe de Francia sobre el 'ataque químico' en Siria
    Etiquetas:
    Los ataques químicos por parte de los radicales en Irak y Siria, evidencia, ataque químico, pruebas, investigación, James Mattis, Bashar Asad, Siria, EEUU