Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

¿Están justificados los constantes cambios en España en la estrategia de vacunación con AstraZeneca?

© REUTERS / Gonzalo FuentesLas vacunas de AstraZeneca
Las vacunas de AstraZeneca - Sputnik Mundo, 1920, 09.04.2021
Síguenos en
La decisión de aplicar esta vacuna solo en edades comprendidas entre los 60 y 65 años, y luego hasta 69, se produjo a raíz del informe de la EMA sobre la relación entre la inoculación de este fármaco y la posible aparición de microtrombos. Los cambios en la estrategia de vacunación pueden minar la confianza y no se entienden, opinan los expertos.
La estrategia de vacunación en España no para de sufrir volantazos, cambios de criterio. Si antes todo aquel menor de 65 años podía esperar a ser llamado para vacunarse con el antígeno de AstraZeneca (pues al principio la ausencia de ensayos suficientes con población mayor no podía determinar la capacidad de respuesta inmunitaria), el riesgo ‒mínimo pero constatado‒ de desencadenar trombos parece atenazar a las autoridades sanitarias de diversos países europeos, que modifican el criterio de aplicación de esta vacuna.
España no es la excepción. Pese a que las conclusiones del análisis de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) constatan un riesgo ínfimo de aparición de coágulos peligrosos (menos de un caso de cada 100.000 vacunados) y que los beneficios superan ampliamente a estos riesgos, todavía faltan datos para extraer conclusiones más categóricas, por lo que se ha impuesto un principio de precaución pese a que la EMA no determina ninguna franja de edad.
En un principio la vacuna Vaxzevria (ahora se denomina así) se aplicaba solo a población menor de 55 años. El 8 de abril el Ministerio de Sanidad anunció su decisión de utilizarla solo con personas mayores de 60 años, exactamente en la franja comprendida entre los 60 y 65. Apenas 24 horas después, la Comisión de Salud Pública de dicho ministerio resolvió extender el diapasón hasta los 69 años. Anteriormente, el 15 de marzo, España ya detuvo durante unos días su inoculación en todo el territorio. De resultas de estos vaivenes e interrupciones, la previsión del Gobierno de tener inmunizados a 33 millones de habitantes hacia finales de agosto, podría verse afectada.
Para los expertos, la medida de extender la edad de aplicación es lógica. "No se entiende que países como España no estén dando esta vacuna a los mayores de 65, que son precisamente los que necesitan protección de forma más urgente", explica a Sputnik Salvador Macip, investigador y genetista de la Universidad de Leicester, en Reino Unido. "Hay datos de sobra hace tiempo que demuestran que funciona bien en esta franja de edad que, además, sería la que tendría menos posibilidades de sufrir las trombosis".
La EMA concluyó que, según los indicios, las mujeres menores de 55 años son las candidatas más probables a sufrir este efecto adverso, extremadamente infrecuente. Pero la falta de casos impide asegurarlo con rotundidad, pues los grupos de edad a los que se está administrando este compuesto pueden suponer un sesgo. Hasta el 4 de abril, se habían detectado 222 casos de entre 34 millones de vacunados entre la Unión Europea y Reino Unido.
Vacuna contra el coronavirus AstraZeneca en Madrid, España - Sputnik Mundo, 1920, 08.04.2021
España
España amplía la vacunación con AstraZeneca a personas de hasta 69 años

El desconcierto de la opinión pública

La confianza de la población en las vacunas podría verse socavada por los continuos cambios de parecer sobre la administración del fármaco anglosueco. "Ha habido mucha confusión a su alrededor, alimentada por la guerra fría que mantienen Europa, Reino Unido y la farmacéutica", sostiene Salvador Macip.
Macip, que es también un reconocido divulgador científico,señala que un criterio no estrictamente científico rodea el asunto: "Por motivos básicamente políticos se está dañando la imagen de una vacuna que es buena y efectiva, y que necesitamos para la campaña de vacunación". En principio el órgano que toma las decisiones en España sobre la administración de las vacunas, la Comisión de Salud Pública, se atiene a los datos científicos que le van llegando, pero la impresión es que su mensaje es cambiante.
"La verdad, no entiendo algunas de las decisiones que toma la Comisión de Salud Pública. Es cierto que los datos van cambiando y que por tanto hay que ir modificando las decisiones, pero están consistentemente desoyendo las recomendaciones de la EMA, por criterios que no son científicos".
Salvador Macip
Investigador y divulgador científico
La Comisión de Salud Pública la integran el grupo de Ponencia de Vacunas, representantes sanitarios de las comunidades autónomas, asociaciones científicas (como la Asociación Española de Vacunología), otra de médicos de familia e incluso una asociación de enfermeros.
"Desde un punto de vista científico, yo no sé explicar estos cambios de criterio, es realmente difícil", añade Rafael Ortí Lucas, presidente de la Asociación Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (Sempsph), no incluida en la Comisión. "Se explica a nivel político y de conducta de la gente, antropológico" y que "los criterios políticos han interferido, haciendo que tuviera una perspectiva más preocupante". "Son bandazos en función de lo que diga la prensa, las asociaciones, lo que dicen las comunidades, lo que hay en el mercado, etcétera".
Ortí argumenta que aunque los efectos adversos en forma de trombos son mucho más frecuentes en medicamentos como la heparina, el problema se sustanció a partir de su negación institucional: "Al principio se negó, diferentes administraciones negaron la relación".
"Se han tomado decisiones basadas en opiniones e intereses del momento, de ahí la constante adaptación a la situación y los bandazos en el criterio. Lo cual, desde un punto de vista científico, no debería haber ocurrido", declara a Sputnik.
"Desde el punto de vista científico se debería haber hecho un estudio con el tiempo necesario en todos los grupos de edad valorando todos los riesgos y, una vez detectados, tomar una decisión única. Pero esto no se ha hecho. Y como en personas menores de 55 años han salido casos, pues no vacunamos ahí. Pero eso es un error. Un error comprensible desde el punto de vista social y político, pero no desde el punto de vista sanitario, porque hay otros fármacos que también pueden provocar trombos y no se está haciendo lo mismo con ellos".
En la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, su directora, María Jesús Lamas, defendió la variación de la estrategia vacunal con AstraZeneca siempre que sus beneficios superen ampliamente los riesgos. "No es incompatible con que se tomen medidas a nivel nacional para adaptar las campañas de vacunación a las evidencias que se van conociendo", manifestó en rueda de prensa a última hora del 7 de abril.
La vacuna de AstraZeneca - Sputnik Mundo, 1920, 09.04.2021
La EMA estudiará un nuevo posible efecto adverso tras la inmunización con la vacuna de AstraZeneca

Riesgos Vs. Beneficios

La ralentización de los plazos de la campaña de vacunación provocada por estos parones y cambios de criterio es otra consecuencia negativa a minimizar. Sanidad argumenta su última extensión de la franja de edad con la necesidad de "completar cuanto antes la vacunación de la población más vulnerable al COVID-19".
Uno de los aspectos que queda ahora en el aire es la aplicación o no de la segunda dosis a quien ya se haya inoculado la primera, sobre todo en personas menores de 60 años, que ahora quedarían fuera de la franja de aplicación. Se especula con la posibilidad de, o bien detener la segunda inyección, o bien completar la pauta con otra vacuna. Al respecto, Francia ha decidido completarla con dosis de otras vacunas, como Pfizer y Moderna. De acuerdo con la ministra de Sanidad, Carolina Darias, en España aún no se ha tomado una decisión en este sentido. "Tenemos que esperar para ver la decisión que se toma en el ámbito europeo", ha afirmado Darias.
"El resultado es que tenemos varios millones de vacunas compradas y, aproximadamente, solo hemos puesto tres en los grupos que toca", advierte Rafael Ortí. "¿Qué hacemos con los millones restantes? ¿Ponemos la segunda dosis y nos arriesgamos a las críticas? Probablemente la ampliación del grupo de edad es la mejor decisión, de ahí la extensión de 60 a 69 años". En su opinión, es posible que no quepa ampliar más el rango "porque ya se han comprado dosis de Pfizer y Moderna para las fechas que corresponden".
Reino Unido apostó en su día por una pauta de inmunización de un único pinchazo, y tampoco parece mostrar una preocupación tal como para variar los grupos de edad. "Hay que ser prudente, sin duda. Pero no hay que pasarse", señala Macip, recalcando las conclusiones de la EMA sobre el riesgo mucho mayor de no vacunarse.
En esta relación de riesgos frente a beneficios, es notorio el contraste entre las recomendaciones de la EMA y el grado de su observación en los distintos países de la UE, donde Noruega y Dinamarca llevan casi un mes con la inoculación de Vaxzevria detenida. ¿Puede explicarse desde un punto de vista científico tal disparidad de criterio? "No se explica", afirma tajante Macip.
"La vacuna es la misma en todas partes. Es otro ejemplo más de la mala coordinación de Europa ante la crisis. Tendría que haber unas directrices comunes claras en lo que se refiere a la vacuna y en el resto de decisiones, porque no tiene lógica que dos países vecinos hagan cosas diferentes".
Salvador Macip
Investigador y divulgador científico
Vacuna contra el COVID-19 de AstraZeneca - Sputnik Mundo, 1920, 08.04.2021
Internacional
La EMA incluye la advertencia de trombosis en la descripción de la vacuna de AstraZeneca

Ampliar el rango el rango de edad

Mediante un comunicado remitido a Sputnik y otros medios en la tarde del 8 de abril, la Sociedad Española de Inmunología (SEI) advierte que "de acuerdo con las recomendaciones de la Agencia Europea del Medicamento, no desaconseja administrar la segunda dosis de Vaxzevria", pues antes que completar las pautas de inmunización "con dosis de diferentes vacunas", es necesario realizar "los estudios pertinentes para garantizar su seguridad y eficacia". Y apuesta por "priorizar" la inmunización de los mayores de 60 años:
"En base a la evidencia acumulada a día de hoy, proponemos que se amplíe el rango de edad para la vacunación con Vaxzevria hasta los 79 años. Recordamos también que es vital maximizar el ritmo de vacunación, no para cumplir plazos, sino para salvar vidas".
Sociedad Española de Inmunología
Extracto del comunicado
En la SEI subrayan la seguridad de la vacunación y que "cualquiera de los efectos adversos descritos tiene un riesgo mucho menor que el de la propia COVID-19 y que muchas de nuestras actividades cotidianas". E incide en las consecuencias negativas de desprestigiar al preparado de Oxford-AstraZeneca: "Consideramos una irresponsabilidad la búsqueda sistemática y magnificación de detalles negativos causando únicamente rechazo, miedo y confusión en la población hacia la única arma exitosa contra la pandemia: las vacunas".

Los problemas de un modelo masivo

Rafael Ortiz se muestra de acuerdo con esta última apreciación de la SEI, pero recuerda que tal magnificación de detalles negativos de la vacuna Vaxzevria "tuvo lugar al principio, cuando negaron la relación algunos ilustres al hablar maravillas de esta vacuna. Y lo mismo pasa ahora, cuando se cuestiona". Y añade: "Efectos adversos tiene hasta la aspirina, no hace falta irnos a la heparina".
Para él, la raíz del problema es otra. "Hay que poner en cuestión los modelos organizativos de vacunación. La vacunación es un proceso médico que requiere un análisis previo, saber a quién vamos a vacunar, porque igual habría que elegir entre una vacuna u otra en función de cada persona, y decidir también a quién no vacunar". Estima que la vacunación no tiene la posibilidad de ser supervisada adecuadamente. "Se va muy rápido, no da tiempo a preguntar a la gente y conocer su historia clínica ni nada, tampoco hay una supervisión de efectos posteriores, que tendría que verlos el médico de cabecera, no el del vacunódromo".

"El mensaje es: no vacunemos en vacunódromos. Porque si un médico tiene 1.000 personas de cupo, vacunar a 700 en cuatro meses, que sería lo que le corresponde, no es nada complicado. Y ahí la supervisión sería la adecuada".

Rafael Ortí Lucas
Médico preventivista y presidente de SEMPSPHd
"Esto rompería la marcha diaria de los médicos de familia, podrían quejarse. Pero la rompen porque lo que faltan son recursos, y esa carencia estructural de recursos, que la vimos a la hora de hacer pruebas PCR, de diagnóstico precoz y que la vemos continuamente, es el problema a solucionar. Con un médico y un enfermero contratados por cada centro de atención primaria, cubriríamos esas 700 vacunas. Y en los hospitales lo mismo", concluye.
Vacuna contra el coronavirus (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 05.04.2021
España
La Sanidad española garantiza el aumento de la llegada de vacunas
Sputnik en Telegram - Sputnik Mundo
Sputnik en Telegram

Te invitamos a seguir nuestro canal en Telegram donde podrás encontrar las noticias de última hora y actualizaciones que te llegarán más rápido que nunca. Únete haciendo clic aquí o busca @sputnikmundo en la aplicación.

ExpandirMinimizar
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала