Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

"Ya no tengo claro que vaya a ser madre": España tiene los peores datos de natalidad en 80 años

© Foto : Pixabay/StockSnapImagen referencial de una embarazada
Imagen referencial de una embarazada - Sputnik Mundo, 1920, 23.03.2021
Síguenos en
España se enfrenta al peor dato de nacimiento de los últimos 80 años, según el Instituto Nacional de Estadísticas. El desempleo, el trabajo precario, los bajos salarios y el difícil acceso a la vivienda son algunos de los factores que han provocado que miles de mujeres pospongan la maternidad. El coronavirus ha empeorado aún más la situación.
"Con 18 años tenía muy claro que quería ser madre, pero antes me centré en mi carrera y en conseguir un trabajo que me permitiera independizarme. Me saqué la carrera, empecé a trabajar de lo mío, que es algo que no todo el mundo puede conseguir, y seguí centrada en desarrollarme a nivel profesional. Por otro lado, varias relaciones que tuve y que parecía que eran estables dejaron de serlo, así que la decisión de ser madre empezó a estar menos clara, porque sí que tengo claro que si traigo una vida a este mundo me gustaría que fuera con estabilidad de un hogar".
"Ahora tengo pareja estable desde hace años, pero la inestabilidad laboral me frena, no sabes cuánto tiempo más te va a durar tu trabajo. En los últimos cinco años estuve varias veces en el paro, llegando a sumar unos dos años en total. Y mis trabajos prácticamente me han supuesto dedicación absoluta siempre, con lo que si tengo un trabajo no tendré tiempo de cuidar de mi hijo o hija y si no lo tengo no tendré estabilidad para poder criarlo, así que ya no tengo tan claro que vaya a ser madre".
Madre y un bebé (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 11.12.2018
Internacional
España registra el menor número de nacimientos desde 1941
Este testimonio de Clara, una española de 39 años, resume también la historia de muchas otras mujeres de este país que han decidido posponer la maternidad. Y es que no se trata de casos aislados. España se enfrenta a los peores datos de natalidad desde hace 80 años, un problema estructural que se ha agravado aún más con la pandemia de coronavirus.
"La crisis del coronavirus, cuyas medidas preventivas han parado la economía, ha generado mucha más incertidumbre económica en las parejas, ha obligado a muchas parejas a interrumpir sus tratamientos de fecundación. Ha sido todo un descalabro para la sociedad y, por tanto, estamos también experimentando estos efectos indirectos del coronavirus sobre la natalidad. Es decir, un poco llueve sobre mojado, porque ya íbamos por mal camino, ya estaban bajando los nacimientos, y ahora, esta crisis lo que hace es acelerar mucho más esta bajada", explica Albert Esteve, demógrafo y director del Centre d’Estudis Demográfics (CED).

El panorama

Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas, en diciembre de 2020 tan solo nacieron 23.226 niños, "un 20,4% menos que en el mismo mes del año 2019 y el valor mínimo en un mes desde que comenzó la serie estadística del INE en el año 1941". Si bien en enero de 2021 el número de nacimientos repuntó ligeramente hasta alcanzar los 24.061, la cifra aún es 20% inferior a la del mes del año anterior.
Pero no se trata de un problema meramente coyuntural por la pandemia, sino de un problema estructural que se arrastra desde hace más de tres décadas.
Un hombre con un hijo - Sputnik Mundo, 1920, 14.09.2016
Tecnología
El óvulo es cosa del pasado: científicos desarrollan una nueva manera de crear vida
"En el caso de España desde, fundamentalmente, la crisis del petróleo de los años 70, cuando empezó una caída sostenida de la fecundidad alcanzando niveles muy por debajo del reemplazo. Luego, otra cosa que ocurrió fue la crisis económica de 2008 que acentuó la caída de la fecundidad, sobre todo, en las parejas que estaban sin empleo o que tenían un trabajo precario. Esto ¿a qué ha conllevado? Básicamente que al retrasarse cada vez más la edad a la maternidad se tiene la posibilidad de tener menos número de hijos. Ya en el sur de Europa tener familias de tres, cuatro o cinco hijos es una rareza, lo que se convierte en normal es tener familias de 1 o 2 hijos", explica Diego Ramiro, director del Instituto de Economía, Geografía y Demografía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).
De acuerdo con el informe La infecundidad en España: tic-tac, tic-tac, tic-tac! de los autores Albert Esteve, Daniel Devolder y Andreu Domingo, hay cinco motivos principales para explicar esta infecundidad.
1. Mujeres que por razones biológicas no pueden tener hijos.
2. Las que son fértiles, pero no desean tener hijos y mantienen esta decisión a lo largo de su vida.
3. El caso de aquellas mujeres que pueden y quisieran tener hijos, pero no se lo plantean porque consideran que son demasiado jóvenes para tenerlos.
4. Mujeres que pueden y quieren tener hijos y están en las edades para ser madre pero que optan por posponer la decisión porque no reúnen las condiciones familiares y/o materiales óptimas para asumir los costes de la reproducción.
5. Mujeres que cuando deciden tener hijos, con o sin las condiciones que unos años antes juzgaban indispensables, no los tienen porque no se quedan embarazadas debido a la baja fertilidad o a la infertilidad sobrevenida con la edad.
De todos estos casos, aseguran los autores del informe, los que más peso tienen son los de aquellas mujeres que retrasan la maternidad por las dificultades de encontrar una estabilidad económica o material, porque entre las que no desean tener hijos o las que por problemas biológicos no pueden tenerlos apenas se llega al 7%.
Padre y su bebé (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 25.11.2020
Nacer en tiempos del COVID

Las causas

Pero ¿por qué las mujeres en España deciden posponer su maternidad? Según estos autores, "el desempleo, el trabajo precario, el acceso a la vivienda, la consolidación laboral, las largas jornadas, los bajos salarios y las escasas políticas públicas" provocan que la infecundidad "esté servida en la mesa" y que España encabece el retraso de maternidad en Europa.
"El problema que nos ocurre aquí, a diferencia de, por ejemplo, Suecia, Francia, es que en España las condiciones de precariedad de la gente joven se alargan mucho tiempo, incluso a los 30 años no acaban de conseguir la estabilidad. Se han formado, tienen una buena formación, tienen perspectiva de tener unos buenos empleos, pero no los acaban realizando. Entonces, hay un porcentaje importante que no tiene pareja, otro porcentaje que no acaba de reunir las condiciones económicas idóneas y otro grupo de personas, que por haber retrasado tanto esa decisión, se encuentra con problemas de fertilidad. Al sumar estas tres cosas: pareja, recursos económicos y dificultad de quedarse embarazada entre los 30 y 40 años, hace que en España sea cada vez más difícil tener hijos a una edad relativamente pronta", apunta Esteve.
Jóvenes - Sputnik Mundo, 1920, 11.08.2016
Internacional
El largo y duro camino de los jóvenes para encontrar un empleo en España
"En Suecia, las mujeres tampoco tienen muchas ganas de ser madres a los 25 años, como en España, en este sentido compartimos el patrón, pero la diferencia entre Suecia y España es que a los 29, 30 años, cuando ya entran en modo madre las mujeres y en modo padre los hombres, no encuentran tantos obstáculos para tener hijos como se encuentran en España. ¿Y eso por qué? Porque tienen un buen mercado laboral, tienen buenas políticas públicas, tienen toda una serie de ayudas a la reproducción", agrega.
"En Estados Unidos, por ejemplo, no tienen políticas públicas, pero en cambio tienen un buen mercado laboral, la gente que ha estudiado más o menos se gana la vida, y llegan a los 30 años y si quieren tener hijos, los pueden tener. Aquí en España los quieren tener, porque las estadísticas dicen que los quieren tener, pero no los pueden tener porque no acaban de reunir todos los requisitos", insiste Esteve.

Consecuencias

Los expertos alertan que la baja natalidad no solo afectará a las mujeres y a las parejas que no puedan cumplir sus planes de reproducción, sino a la sociedad en su conjunto.

"Lo que va a provocar eso es que es muy probablemente más parejas no tendrán hijos, no tendrán descendencia y esas parejas en el futuro serán personas mayores, sin familia, sin hijos que los atiendan y necesitarán una red de apoyo, y como las mujeres viven más que los hombres, pues supondrá una proporción de viudas o de mujeres mayores que tendrán que tener una red de apoyo de asistencia a esa proporción que será mayor que en la actualidad".

Diego Ramiro
Director del Instituto de Economía, Geografía y Demografía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)
Para Esteve, el problema no está solo en que la población envejezca o que se afecte la pirámide de la población, que hará "que la inmigración sea cada vez más necesaria para mantener cierto equilibrio demográfico". A él le preocupa más la frustración que se genera entre los ciudadanos de no poder cumplir con su etapa reproductiva.
Manos de anciano (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 10.10.2018
Internacional
Un cuarto de la población española será anciana en 2033
"No pasa nada, ya nos adaptaremos a una sociedad donde cada vez habrá más gente mayor, el problema es que no es lo que queremos. El problema es que cuando le preguntamos a los hombres y a las mujeres cuántos hijos quieren tener en promedio te dicen dos, y cuando miramos los que realmente tienen es la mitad. Cuando le preguntas a las mujeres ¿a qué edad te gustaría tener tu primer hijo? O ¿cuál es la edad ideal para el primer hijo? Lo que te dicen es a los 25, pero la realidad es que es a los 32 o 33, la media", asegura Esteve.

"Es una lástima que un país, que sobre el papel considerado como rico, desarrollado, etc, no pueda llevar a cabo los planes reproductivos de su población porque hay muchas personas que no tenían en sus planes no tener hijos, y por culpa de la pandemia y de la situación estructural en la que se encuentra este país, muchas personas se quedarán sin alcanzar sus preferencias reproductivas".

Albert Esteve
Demógrafo y director del Centre d’Estudis Demográfics (CED)

¿Soluciones?

A juicio de ambos expertos, las soluciones que se deben plantear para abordar esta problemática deben ser estructurales.
"La estabilidad laboral, el tener una perspectiva a medio o largo plazo económica, donde la pareja pueda ver que puede plantear un plan de vida, de futuro, tener una serie de recursos de apoyo a la pareja para ayudar a compatibilizar lo que sería el trabajo con la atención a los niños, es todo un conjunto de varias importantes medidas que ayudarían, una de ellas es una economía pujante, donde no haya paro, donde los dos miembros de la pareja tengan trabajo y para conseguir eso no se necesitan medidas demográficas, sino económicas y políticas", recomienda Ramiro.
La vista de una ciudad abandonada en las cercanias de Skrunda, Letonia - Sputnik Mundo, 1920, 08.06.2018
Internacional
Países en extinción: cómo desaparecen las antiguas repúblicas soviéticas
Esteve coincide en que la solución no debe ser plantear políticas natalistas porque "la gente ya está animada a tener hijos", sino en facilitarle condiciones para que cumplan sus proyectos de familia.
"Las medidas deben ayudar a las personas a percibir que no hay tantas barreras para tener hijos. Yo atacaría el problema desde los jóvenes y probablemente haría políticas públicas de emancipación de los jóvenes como hacen en otros países, que a los 18 años se van a la universidad, ya son independientes. Cuando se está hablando ahora de una Renta Mínima Universal, de dar unos subsidios, trabajaría muy bien las edades comprendidas entre los 22 y 32 años. Esas son edades claves porque en otros países a los 18 años se van de casa, a los 18 años han tenido tiempo de probar con dos o tres parejas, si no le gustan las cambian, llegan a los 30 años y ya parece que han encontrado pareja, ya tienen trabajo y cuando deciden tener hijos los tienen. Aquí si tenemos a la mitad de nuestros jóvenes con 30 años viviendo con los padres, cuando iniciamos una vida en pareja queremos los primeros años de disfrutar de la vida en pareja, empezamos a ver si es la buena o no, y cuando decidimos eso ya tenemos 36 o 37 años. Ya casi no da tiempo".
Un pueblo de España - Sputnik Mundo, 1920, 01.03.2021
España
La España rural (y vaciada) confía en los fondos europeos para renacer
"Vivir tiene un coste y ese coste lo podemos pagar con políticas públicas que ayuden a minimizar el impacto de esos costes, bien sea con políticas de alquiler, de incluir en la educación pública la escolarización de 0 a 3 años, o una cosa que parece que somos incapaces de hacer, que es que el mercado laboral funcione, que haya buenos trabajos. Ahí no hará falta que regules los alquileres porque la gente tiene dinero, entonces, al final el dinero tiene que salir de algún lugar. Ahora sale de las familias, de los padres que les prestan dinero, que ayudan a los hijos a comprarse un piso, que ayudan a los hijos con los nietos, y claro, el que no tiene la suerte de tener unos padres que le puedan ayudar, que los tengan cerca, pues se complican todavía más. Ahora, si la gente tuviera buenos salarios podría pagarse una guardería, las clases extraescolares, comprarse una casa, compatibilizar el trabajo con los cuidados de los hijos", insiste Esteve.
Y mientras algunas mujeres españolas sienten el agobio de intentar encontrar estabilidad laboral y económica mientras un reloj biológico hace tic tac, los expertos alertan que ese peso no puede recaer en los hombros de las mujeres y que ese minutero realmente "marca las horas de nuestra sociedad en su conjunto y mide, nada más y nada menos, que la distancia que nos separa de una sociedad más justa e igualitaria, de la que todos somos responsables. Empezando por nuestras instituciones".
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала