En directo
    Política
    URL corto
    Por
    171978
    Síguenos en

    Bielorrusia, país vecino de Rusia, corre el riesgo de una posible agresión rusa a no ser que empiece la transición hacia "la democracia y la libertad". Así lo expresó el exsecretario general de la OTAN y actual consejero del presidente de Ucrania, Anders Fogh Rasmussen, en una entrevista a un medio ucraniano.

    Según las palabras del ex primer ministro de Dinamarca, el riesgo clave para Minsk es la repetición de un escenario a la ucraniana "de guerra y anexión". Rasmussen se refirió así al apoyo de Rusia a las repúblicas autoproclamadas de Donbás —en el este de Ucrania— y a la reincorporación de Crimea a Rusia, respectivamente.

    El consejero de Petró Poroshenko opina que ahora le toca a Bielorrusia sufrir. Minsk puede correr la misma suerte que Ucrania, según Rasmussen.

    "Rusia nunca se atrevería a llevar a cabo la anexión de Bielorrusia porque es un aliado cercano a Moscú. Simplemente no existe ninguna necesidad de hacerlo", comentó a Sputnik el vicedirector del Instituto de los países de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), Vladímir Zharijin.

    Y así es, Minsk y Moscú tienen lazos que la capital rusa y Kiev jamás tuvieron. En primer lugar, Bielorrusia forma parte de la CEI, una organización compuesta por algunas repúblicas exsoviéticas, mientras que Ucrania ya no es miembro de este organismo supranacional.

    Te puede interesar: Minsk tilda de delirio la declaración de Rasmussen sobre anexión de Bielorrusia por Rusia

    En segundo lugar, los dos forman parte de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, un bloque militar que también vincula algunos de los países de la antigua URSS. Ucrania nunca formó parte de dicho bloque. Y el último, pero no menos importante, Rusia y Bielorrusia son los dos únicos países integrantes del Estado de la Unión, una entidad supranacional y una posible confederación entre dos naciones.

    Pésimo ejemplo

    El ejemplo de Ucrania es de verdad ilustrativo. Muestra cómo un país más o menos desarrollado puede caer por el precipicio en cuestión de pocos años. Anders Fogh Rasmussen dice en su entrevista que Bielorrusia debe iniciar reformas para alcanzar "la democracia y la libertad".

    "Bielorrusia es un país próspero, dotado de un nivel de vida muy alto, especialmente en comparación con su vecino, Ucrania", declaró Vladímir Zharijin.

    Este mes de febrero se cumple el 5º aniversario del golpe de Estado en Ucrania. Según el entrevistado, hoy todo es posible y una intentona golpista en Bielorrusia al estilo del Maidán no sería descartable.

    Más: Bielorrusia, abierta para un diálogo paritario y transparente con la OTAN

    Una revolución difícilmente saldría bien en Bielorrusia, porque el líder del país, Alexandr Lukashenko, no se parece al expresidente ucraniano, Víktor Yanukovich, quien huyó de su país en mitad del golpe de Estado, añadió.

    Lukashenko defendería el orden público con todas las medidas que le permite la Carta Magna del país, algo en lo que Yanukovich fracasó.

    "La posibilidad de un nuevo Maidán aumenta si el líder piensa en cómo salvar sus ahorros del bloqueo en vez de en la preservación del orden en su país", declaró.

    No te lo pierdas: Cómo Bielorrusia planea defenderse de Polonia

    ¿Revolución a la vista?

    Las condiciones previas para la guerra aparecen siempre y cuando un país se encuentre en el punto de mira de la OTAN, expresó Zharijin.

    "Creo que es poco probable que logren hacer algo con Bielorrusia. Si se trata de los cambios que han sucedido en Ucrania en los últimos años, es dudoso que los bielorrusos aspiren a semejante futuro para sí mismos. No puede haber otros escenarios para el inicio de reformas que la violencia", enfatizó.

    En Bielorrusia sí existe oposición al Gobierno actual de Alexandr Lukashenko. Dicha oposición organizó protestas contra el líder del país cuando este último fue reelegido en 2006 y 2010. Estas tenían como meta hacer dimitir al mandatario, pero fracasaron. Para el experto, hoy el ejemplo de Ucrania no puede extenderse a Bielorrusia.

    "Lo que de verdad sorprende es el grado de cinismo y vergüenza del consejero de Poroshenko. Dice que Bielorrusia 'vive bajo la opresión' de Vladímir Putin. Sin embargo, el nivel de vida en Ucrania es muy inferior. En la Bielorrusia de Lukashenko reina el orden y la paz, a diferencia del país que está siendo reformado por Rasmussen", concluyó.

    Más: Una sutil insinuación: ¿qué país podría 'acabar con la soberanía' de Bielorrusia?

    Etiquetas:
    agresión militar, Anders Fogh Rasmussen, Rusia, Bielorrusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook