Widgets Magazine
06:16 GMT +320 Octubre 2019
En directo
    El sistema de defensa antimisiles ruso S-400

    La rebelión de Turquía, el aliado ejemplar de EEUU y la OTAN

    © REUTERS / Vitaly Nevar
    Firmas
    URL corto
    Por
    6210
    Síguenos en

    Ampliar el castigo a Turquía o apaciguar la crisis. Estados Unidos duda en el próximo paso que debe dar frente a uno de sus principales aliados militares dentro de la Alianza Atlántica.

    Hasta hace poco, en Washington nadie podría creer que un día un gobierno turco decidiría optar por el sistema de defensa antimisiles ruso S-400, rechazando el "Patriot" norteamericano. Turquía, por su posición estratégica entre Asia y Europa, fue uno de los principales baluartes de la defensa occidental durante la guerra y la pos Guerra Fría. Las bases de Incirlik y de Kurecik siguen siendo dos pilares estratégicos para Estados Unidos y la OTAN. El duelo verbal entre ambos aliados incluye —por parte turca— una amenaza sobre la futura utilización de los dos lugares.

    Con los primeros componentes del sistema S-400 en territorio turco, bien publicitados por el gobierno de Recep Tayyip Erdogan, los ánimos se encrespan en Washington, donde algunos piden duras represalias contra Ankara. La "ofensa" turca al aparato político-militar-industrial de Estados Unidos no puede limitarse "solo" a la cancelación de la venta de un centenar de cazas F-35. Negociar con Rusia, el enemigo, conlleva otras represalias.

    El Congreso norteamericano pone a punto la Ley para Contrarrestar a los Adversarios de EEUU a través de Sanciones (Caatsa, en inglés), que castiga a los países que compran armas a Rusia. Y si de ello se puede salvar —de momento— India, no será el caso de Turquía, no solo por la alianza militar que une a Estados Unidos y la OTAN con el país euroasiático, sino por el papel que Ankara juega en el volátil tablero de Oriente Medio, donde el conflicto sirio se añadió a la disputa entre Arabia Saudí e Irán en el mundo musulmán, la situación de inestabilidad en el Golfo y el eterno conflicto palestino-israelí.

    Bases turcas, vitales para EEUU

    De momento, Donald Trump parece frenar los intentos de aplicar la Caatsa. Así lo ha manifestado personalmente a su homólogo turco, pero es difícil saber si la postura del presidente norteamericano no cambiará en un tuit nocturno. Por si acaso, el responsable turco de exteriores ya lo ha anunciado: las facilidades militares en las bases de Incirlik y Kurecik peligrarán como respuesta. Una decisión que supondría mucho más que un seísmo para el sistema de defensa de la OTAN y de Estados Unidos, el país que comanda esa organización militar.

    Los sistemas S-400
    © Sputnik / Oficina de Información de la región del Báltico
    Por el momento, el mandatario norteamericano ha puesto más énfasis en el aspecto económico y laboral interno, lamentando que la empresa Lockheed Martin, fabricante de los F-35 vaya a sufrir las consecuencias de la crisis. Habría que añadir que todas las partes son conscientes de que el sistema S-400 sería más "interoperativo" con los aviones SU-35 rusos que con sus rivales norteamericanos.

    Ankara comparten también el convencimiento de que la economía turca, en plena crisis, podría ser empujada al límite con algunos movimientos desde Estados Unidos, pero se siente capaz de responder, a sabiendas de que esa sería una opción peligrosa para el ánimo nacionalista turco y de incalculables consecuencias.

    La OTAN, desarmada y desunida

    La reacción del secretario general de la OTAN, Jens Stoltemberg, va encaminada a rebajar el golpe que supone el cóctel S-400/F-35. Para el noruego, la cooperación entre Turquía y la OTAN "es más profunda que los F-35". "Cada país escoge el sistema de defensa antimisiles que quiere instalar", concede apesadumbrado Stoltemberg, que, sin embargo, preferiría que esos sistemas "fueran compatibles con los de la Alianza Atlántica".

    Los aliados europeos de la OTAN han preferido sacar sus catálogos de venta de aviones y sistemas de misiles antes que criticar la decisión de Ankara que, además de aliado estratégico, es sobre todo un mercado necesitado de armas y la llave que cierra la llegada de refugiados por el este del Viejo Continente. Eurofighter, Mirage, Eurosam…la oferta en busca de negocios parece importar más que la tensión con Rusia. Pésimo regalo para la OTAN en su 70 aniversario.

    La medida adoptada por Erdogan se produce también en el tercer aniversario del intento de golpe del que el presidente turco acusó, más o menos indirectamente, a Estados Unidos. Desde julio de 2016, la relación de Ankara con la Administración de Barack Obama fue empeorando entre acusaciones y exigencias por ambas partes, protagonizadas en buena parte por el apoyo de Washington a las guerrillas kurdas de Siria.

    Seis meses después, Trump accedía a la Casa Blanca y una nueva relación se abría entre los dos países. El actual dirigente norteamericano culpa a su predecesor de la actual crisis. Un argumento fácil, pero que no servirá para justificar un empeoramiento de las relaciones entre los dos aliados, especialmente, si Ankara sigue jugando con el "factor ruso".

    Erdogan se reivindica como un aliado difícil para Washington, pero ello no implica que se alinee con todos los postulados defendidos desde Moscú. Turquía y Rusia acercaron posiciones después de la crisis originada por el derribo de un SU-24 ruso en 2015 y el asesinato del embajador ruso en Ankara, un año más tarde.

    Pero en Siria no siempre los intereses de ambos países coinciden. La obsesión turca con las milicias kurdas de Siria y su apoyo a ciertos grupos islamistas locales son ejemplos que demuestran que las diferencias de Erdogan con el presidente sirio, Bashar Asad, han bajado de tono, pero no han desaparecido por completo.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Etiquetas:
    Recep Tayyip Erdogan, Donald Trump, EEUU, S-400 Triumf, Turquía, OTAN, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik