11:26 GMT +317 Noviembre 2019
En directo
    Elecciones en España

    La izquierda española pierde la batalla de Madrid

    © REUTERS / Susana Vera
    Firmas
    URL corto
    Por
    262
    Síguenos en

    La victoria de los socialistas en las elecciones municipales, regionales y europeas quedó ensombrecida por su derrota en Madrid, que pasa a manos de la derecha.

    España acudió a las urnas por segunda vez en menos de un mes. El éxito del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), dirigido por Pedro Sánchez, en las legislativas del 28 de abril volvió a repetirse en los comicios municipales, autonómicos y para el Parlamento Europeo, pero con algo más que un borrón.

    La alcaldía de Madrid, en manos de la izquierda desde 2015, tras un acuerdo entre Podemos y los socialistas, volverá a ser ocupada por el Partido Popular, tras un más que seguro pacto con el partido de centroderecha  Ciudadanos y los nacionalpopulistas de VOX.

    La derrota de Manuela Carmena, la regidora de la capital, es un punto negro en la noche tri-electoral de la izquierda, pero no es el único. La derecha consigue también conservar la comunidad autónoma de Madrid, el gobierno regional, si, como en el caso de la ciudad, las tres fuerzas a la derecha del PSOE se ponen de acuerdo en un pacto como el que les permite gobernar en Andalucía. Se trata de una repetición del acuerdo "de las derechas" o del "trifachito", como lo define la izquierda.

    Temas relacionados: La derecha española celebra la suspensión de los diputados independentistas

    El bipartidismo en España forma parte del pasado. Como consecuencia, partidos que ganan sin mayoría pueden ser relegados del poder, como puede ser el caso del PSOE, ganador en términos generales en las tres elecciones celebradas el 26 de mayo. Vence en 10 de las 12 regiones que celebraban comicios, pero encabezar los resultados no les garantizará la victoria, pues necesitarán el apoyo de otros partidos y se enfrentará al desafío de la centroderecha en La Rioja, Castilla-León y Murcia, por ejemplo.

    El Partido Popular (PP) acudía a las tres urnas en estado comatoso, tras su debacle en las generales del 28 de abril. Su relativo éxito en Madrid, ciudad y región, salvan a su líder, Pablo Casado, de una destitución que se veía segura si volvía a cosechar resultados negativos. La alegría desbordante en la sede de los populares en la capital de España compensaba la amargura de un partido que se jugaba el futuro a solo dos cartas.

    Además de "derrotar" a la izquierda en Madrid, el PP puede sentirse aliviado por no haber sido adelantado por Ciudadanos, el partido que pretende hacerse con el liderazgo de la oposición a los socialistas. La formación de Albert Rivera se mantiene como tercera fuerza política nacional, pero su participación es clave en la formación de gobiernos municipales y regionales, y no solo para el PP, sino también para armar coaliciones con el PSOE, por mucho que C's insista en mantener el "cordón sanitario" contra los socialistas.

    La noche negra de Podemos

    La fragmentación de la izquierda en Madrid, las divisiones internas, la crisis dentro de Unidas Podemos, personificada por la escisión protagonizada por Iñigo Errejón, han frustrado las esperanzas de la izquierda. El espectacular derrumbe de Unidas Podemos en ciudades y regiones es otra de las noticias de la jornada. Pablo Iglesias, líder del partido, fue el único político que no apareció ante la prensa en la noche negra de su formación.

    No solo el partido pierde poder en toda España, sino que las formaciones disidentes, nacidas dentro del movimiento que Iglesias lideró en su día, cosechan buenos resultados. Es el caso de Cádiz, donde el alcalde, José María González, "Kichi", al frente de "Adelante Cádiz", una formación que se reclama anticapitalista, y crítica con Iglesias, obtiene casi la mayoría absoluta para poder gobernar.

    Te puede interesar: España: donde manda capitán, ¿no manda marinero?

    Podemos, que hace cuatro años se convirtió en un partido imprescindible para la formación de gobiernos de izquierda municipales y autonómicos, desaparece del mapa electoral de ciudades y regiones. La debacle ha provocado ya enfrentamientos personales entre los fundadores del partido. Así, Juan Carlos Monedero acusó a Iñigo Errejón de "romper Podemos".

    Para Pedro Sánchez, la caída de Podemos y el aumento del voto independentista en las municipales de Cataluña suponen un quebradero de cabeza para la investidura en Las Cortes y para la formación de su futuro gobierno. Pablo Iglesias daba por hecho antes del descalabro electoral del 26M que él y otros compañeros de partido entrarían en un gobierno de coalición con el PSOE.

    ¿De eurorefugiado a eurodiputado?

    En la ciudad de Barcelona, los socialistas deberán decidir si apoyan una coalición anti-independentista o dejan gobernar al candidato de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que gana por pocos votos a la actual alcaldesa, Ada Colau. De las negociaciones con ERC puede depender también su futura acción en el gobierno nacional.

    Cataluña, en todo caso, seguirá siendo una de las preocupaciones principales para Pedro Sánchez. El expresidente del gobierno catalán, fugado de la Justicia española, Carles Puigdemont, ha obtenido un escaño en el Parlamento Europeo. Para poder ejercer como eurodiputado, deberá pasar por Madrid, como exige el reglamento europeo. Pero si pone un pie en territorio español, será detenido. El separatismo catalán ha encontrado en las urnas una nueva oportunidad para hacerse oír en Europa.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Etiquetas:
    Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), elecciones, Pedro Sánchez, Unidas Podemos, PSOE, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik