En directo
    España
    URL corto
    Los escándalos financieros del rey emérito de España Juan Carlos I (72)
    0 59
    Síguenos en

    El rey emérito sirvió de enlace en 2010 entre el hijo de su hermana Pilar de Borbón y Emiratos Árabes para gestionar inversiones de entidades españolas a través de un fondo de capital riesgo.

    Juan Carlos I ayudó a su sobrino Bruno Gómez-Acebo a poner en marcha un fondo de capital riesgo para canalizar inversiones de compañías españolas en los Emiratos Árabes. El hijo de la infanta Pilar de Borbón le envió una carta al monarca en 2010 para agradecerle su interés y pedirle nuevas gestiones, tal y como ha adelantado el diario El Confidencial, que ha publicado la misiva. La información se suma a la lista de escándalos financieros de la corona y al desgaste de la institución.

    Uno de los favores que le pide su sobrino al rey emérito es tener acceso directo a las principales autoridades de la federación árabe. El tercero de los cinco hijos de la hermana del monarca creó en 2009 una sociedad, cobijada bajo el fondo de capital riesgo Gala Fund Management, para captar y gestionar dinero de empresas nacionales interesadas en entrar en el mercado de las infraestructuras del golfo Pérsico. Lo llamó Fondo de Infraestructuras España-Emiratos (Suaeif, por sus siglas en inglés) y su capacidad .

    El objetivo era atraer grandes inversiones. Activos por valor de entre 700 y 1.500 millones de dólares (entre 550 y 1.150 millones de euros al cambio del momento). Esas cantidades de dinero se destinarían a financiar obras hidráulicas, medioambientales, sanitarias, educativas, energéticas y del transporte. El beneficio anual estaría en el 15% y los socios de Gómez-Acebo cobraría un 1,75% por "compromisos acumulados", según los documentos que menciona el periódico español.

    ​Un negocio que requería notables dosis de confianza y contactos. Para generar beneficios, las compañías de ambos países tendrían que fiarse y aprobar contratos. Por eso, Gómez-Acebo recurrió a su tío, Juan Carlos I. "Querido tío, me alegra mucho verte en forma después del susto, ahora toca cuidarse y tomárselo con calma", le escribía en una carta, después de una operación de pulmón.

    "Desde hace un año y medio trabajo en un fondo de inversión que se llama Gala Fund Management (…) La idea inicial de Gala era de crear un fondo para aglutinar inversión de la zona del Golfo en España", continúa, alegando que su meta había cambiado después de hablar con la embajadora de Emiratos Árabes: "Me propuso crear una plataforma para animar a las grandes empresas de infraestructuras de España a participar en el proyecto de país que tienen ahí (…) Le propuse a la señora embajadora crear un vehículo común para todas estas compañías, para que se sintieran más arropadas, y le pareció buena idea, de forma que creamos Suaeif (Spain-UAE Infraestructure Fund)".

    Gracias al emérito, Gómez-Acebo había contactado con la embajada de Emiratos Árabes en Madrid y con el entonces ministro de Economía de la federación, Sultan bin Saeed al Mansoori. Según relata, le habían mencionado al monarca: "No solo me mandó recuerdos y sinceros abrazos para ti, sino que me dijo que el proyecto le encantaba y que tenía que haber ido a hablar con él desde el principio. Se ha comprometido personalmente a impulsar desde su lado el proyecto", señalaba.

    ​No obstante, la misiva tiene un propósito claro: culminar estas operaciones mediante la influencia de Juan Carlos I. Ni desde los emiratos ni desde las empresas españolas se concretaba nada. Y las empresas con las que contaba el fondo creado por el sobrino del rey (Abengoa, Acciona, ACS, Adif, Enagás, Endesa, FCC, Ferrovial, Gamesa, Grupo Villar Mir, Iberdrola, OHL, Renfe, Repsol, Talgo y Técnicas Reunidas, entre otras) no se atrevían a dar el salto. Por eso, Gómez-Acebo insinuó al monarca que sería bueno para sus intereses que él mismo o Felipe VI –que todavía era príncipe de Asturias y acababa de visitar la zona- realizaran una visita oficial a Emiratos.

    "Creemos que el papel de España en la zona está muy por debajo de nuestras capacidades, históricas y económicas, y desde la visita de Felipe en enero pasado, no paran de preguntarme cuándo va a volver, él, o incluso tú. Porque me consta el fuerte cariño que tienen a nuestro país, y a la familia real, y creo que vuestros últimos viajes por la zona han dejado un poso que no debemos dejar enfriar", argumentaba Gómez-Acebo.

    Bajo esta premisa, expone: "Llegados a este punto y para estos proyectos, tu ayuda nos vendría fenomenal, ya que las cosas en esta parte del mundo funcionan así". Y concluye: "Te mando un cariñoso abrazo, con mi deseo de que estés ya en plena forma, y poder verte muy pronto. Tu sobrino, Bruno".

    Hasta 2014, Juan Carlos I no volvió en viaje oficial a la región. Pero en 2011 y 2012 realizó varias visitas privadas a Abu Dabi y, según afirman en el diario digital, usó su cargo para hablar con empresas de ambas zonas geográficas. De hecho, en enero de 2011 la Secretaría de Estado de Comercio y la CEOE acordaron impulsar las inversiones españolas en ese país. Entre las compañías que estuvieron representadas en la escenificación del acuerdo, se encontraba Gala Fund Management.

    A pesar de la intervención del monarca, el fondo de capital fracasó. Ni la coyuntura económica de España ni la de Emiratos Árabes, con una fuerte caída del precio del petróleo, fueron favorables. Dos años después de escribir la carta, Gómez-Acebo salió de la operación y esta entró en vía muerta. Mientras, Juan Carlos demostraba su sintonía con la región, despidiéndose de su puesto en 2014 con un viaje oficial y volviendo el pasado verano por sus problemas con la justicia en España. Se instaló en un hotel de forma indefinida y ni ha regresado a la Zarzuela por Navidad ni se conocía su estado públicamente hasta la filtración de unas imágenes suyas.

    Opacidad en las cuentas suizas

    Mientras, los asuntos judiciales de Juan Carlos I siguen dando que hablar. Según el diario El País, el rey emérito no declaró los 65 millones de euros que recibió a través de la fundación Lucum e ingresó en el banco suizo Mirabaud. Nadie le exigió en ese país que hiciera aflorar esos activos millonarios en España, según las declaraciones al fiscal Yves Bertossa. Ni cuando abrió la cuenta en 2008 ni cuando dispuso de cantidades millonarias en diferentes tandas ni tampoco cuando transfirió cuatro años después los fondos al paraíso fiscal de Nassau (Bahamas).

    El monarca había recibido esa cantidad como una donación del Ministerio de Finanzas saudí. Y no lo declaró. La regularización que acaba de hacer en la Agencia Tributaria no es de ese movimiento (que ya habría prescrito y que realizó en un momento de inviolabilidad por su cargo) ni de otras partidas relacionadas con su amiga Corina Larssen, sino por las donaciones de un empresario mexicano.

    En las conversaciones obtenidas con el fiscal suizo resalta la opacidad de la cuenta y la permisividad de las autoridades para que Juan Carlos I y sus testaferros actuaran libremente.

     

    Tema:
    Los escándalos financieros del rey emérito de España Juan Carlos I (72)
    Etiquetas:
    sobrino, ayuda, escándalo, España, rey, Felipe VI, Juan Carlos I, Los escándalos del rey emérito de España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook