En directo
    España
    URL corto
    Los escándalos financieros del rey emérito de España Juan Carlos I (43)
    1115
    Síguenos en

    Juan Carlos I usó estas extracciones para gastos no declarados de la Casa Real. La justicia está investigando la procedencia de estos fondos y una abultada donación a Corinna Larsen.

    Los escándalos de la Casa Real de España no cesan. Las informaciones de Juan Carlos I, rey emérito, se amplían. Al supuesto cobro ilegal de comisiones por el proyecto del AVE a La Meca, la donación de 65 millones de euros a su amante Corinna Larsen o la estructura empresarial creada para redirigir todo este dinero se le suma otra más: según ha publicado El Confidencial, el monarca hizo retiradas de efectivo durante años de una cuenta de Ginebra (Suiza) que usó para esconder los 64,8 millones de euros de Arabia Saudí.

    Abierta a nombre de la sociedad panameña Lucum Foundation, la cuenta en la que ingresó 64,8 millones de euros sufrió movimientos continuos entre 2008 y 2012. Algunas de estas extracciones superan los 100.000 euros mensuales, alcanzando incluso los 300.000, tal y como se puede ver en los documentos revelados por el diario digital. Estas cantidades se habrían usado para sufragar gastos no declarados de la familia real.

    Por lo que se advierte en los papeles, la cuenta se abrió en 2008 y un día después llegaron los 64,8 millones de euros. Aunque el depósito pertenecía a una empresa panameña, la dirección del titular, el rey emérito, era la Zarzuela. La transferencia del rey Abdulá de Arabia Saudí entró en la cuenta número 505523 del banco Mirabaud el 8 de agosto de 2008. Solo unas semanas después, el depósito registró las primeras salidas para abonar los honorarios.

    Quienes ayudaron a Juan Carlos I en la estructura offshore (que la catalogaban como "bomba de relojería") fueron Dante Canonica y Arturo Fasana, los mismos dos gestores suizos a los que recurrió para tratar de camuflar la fortuna llegada de Arabia Saudí. Gracias a ellos inició una serie de transacciones que se tornaron en periódicas. El 12 de enero de 2009, por ejemplo, sacó 207.000 euros para hacer frente a supuestos "gastos personales". El 11 de marzo de 2009, hizo lo mismo con unos 205.000 euros. Dos semanas después, el 23 de marzo, fue anotado un reintegro de 105.000 euros. Y el 17 de junio, otros 209.000 euros.

    Los años posteriores se repitió el procedimiento. En ningún momento estos movimientos de dinero fueron declarados a la Hacienda Española. Tampoco otro ingreso posterior, de 1,9 millones de dólares (alrededor de 1,4 millones de euros al cambio de entonces) recibido del rey de Baréin, Hamad bin Isa Al Khalifa. Todas las operaciones son retiradas de dinero en ventanilla, aunque una vez llegaba a manos del monarca se usaran por el conjunto de miembros de la Zarzuela para pagar regalos, viajes, consumiciones y otros caprichos.

    En 2010 continúan las operaciones. El 2 de febrero salen de la cuenta 250.000 euros, con la firma de Juan Carlos de Borbón dejando constancia del acto. Dos meses después, el rey emérito coge otros 250.000 euros. Lo mismo ocurrió el 14 de junio de ese mismo año. Luego hay dos ingresos (de 200.000 y unos 47.000 euros) y en diciembre se vuelve a sacar 200.000 euros. Hasta que el 16 de ese mes retira unos 303.000 euros (en realidad, 388.000 francos suizos). En total, 1,5 millones de euros en todo el año que no declaró.

    A lo largo de 2011, la dinámica es similar. Los fondos de Arabia Saudí y Baréin van extrayéndose a cuentagotas. En uno de estos movimientos, Juan Carlos I autoriza a una persona a recoger 250.000 euros en Ginebra, según aporta un gestor de Mirabaud. "El montante retirado será utilizado para uso personal del beneficiario, según sus necesidades", se anotó el empleado de la entidad suiza. Estas actividades prosiguieron hasta el verano de 2012.

    ​Sin embargo, tras el accidente de Botsuana mientras estaba de caza (en abril de 2012), el banco se muestra incómodo por la existencia de esa cuenta. Y es cuando Juan Carlos I opta por transferirle los aproximadamente 60 millones de euros que quedaban a su amante del momento, Corinna Larsen, en concepto de donación. Después, Canonica y Fasana cerraron el depósito y disolvieron Lucum Foundation.

    No hubo más noticias de la cuenta hasta 2018. Entonces, Yves Bertossa, fiscal del cantón de Ginebra abrió una investigación ante la sospecha de que el rey emérito había utilizado el sistema financiero helvético para, presuntamente, blanquear comisiones por la adjudicación del proyecto saudí del AVE a La Meca a un consorcio de empresas españolas.

    Con estas investigaciones se averiguaron la donación a Corinna Larsen, el entramado empresarial que montó el monarca para ocultar la fortuna o los estatutos de Lucum Foundation, que desvelan cómo Juan Carlos I era el primer beneficiario y Felipe VI, el actual jefe de Estado, como segundo.

    Todo esto ha provocado que la Casa Real quiera desmarcar al sucesor de su padre. Ya en marzo, Felipe VI renunció a la herencia paterna le negó la adjudicación presupuestaria. Estos días, además, fue tendencia en redes. Pedían su abdicación o la posibilidad de hacer un referéndum sobre la monarquía. Además, las causas abiertas contra el rey emérito han agitado hasta la Moncloa, que ha querido mantenerse al margen. Pedro Sánchez ha alabado esta semana la función de la justicia o la prensa, a pesar de tildar de "inquietantes" las informaciones sobre las actividades de Juan Carlos I.

    Y el grupo en el gobierno Unidas Podemos intentó sacar una Comisión de Investigación en el Congreso junto a Compromís y ERC. El 10 de julio, Pablo Iglesias, líder del grupo, ha afirmado que "resulta complicado ignorar que la Monarquía es una institución hereditaria en la que la legitimidad descansa precisamente en la filiación".

    "La actual correlación de fuerzas en la política española y los procedimientos que fija nuestro ordenamiento jurídico hacen que un debate de esta naturaleza [por preguntar sobre la monarquía] difícilmente pueda traducirse en cambios a corto plazo". "Unidas Podemos está comprometido con la Ley aunque algunas leyes no nos gusten y trabajemos para cambiarlas democráticamente", ha sentenciado Pablo Iglesias.
    Tema:
    Los escándalos financieros del rey emérito de España Juan Carlos I (43)
    Etiquetas:
    Arabia Saudí, donaciones, Suiza, España, monarquía, Juan Carlos I, Felipe VI, rey
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook