En directo
    España
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    BARCELONA (Sputnik) — Las autoridades de Cataluña ultiman el dispositivo de seguridad que garantizará la celebración del partido de este 18 de diciembre entre el FC Barcelona y el Real Madrid, en vísperas de este gran evento del fútbol para el que hay convocadas masivas protestas independentistas.

    "El operativo se desplegará tanto para garantizar la movilización como para que también se pueda celebrar con total normalidad el partido, y contará con cuerpos de los Mossos d'Esquadra [la Policía catalana] y el apoyo de la Guardia Urbana de Barcelona", explicó la portavoz del Gobierno catalán, Meritxell Budó, en rueda de prensa.

    El Gobierno catalán abordó la cuestión de la seguridad del partido en una reunión del Consejo Ejecutivo en vísperas del evento deportivo del miércoles 18 de diciembre, para el que el movimiento independentista Tsunami Democrático convocó grandes manifestaciones.

    En total, 1.000 agentes de Mossos d'Esquadra y otros 2.000 efectivos de seguridad privada contratados por el club de fútbol garantizarán que el partido entre el FC Barcelona y el Real Madrid en el Camp Nou discurra con normalidad pese a las movilizaciones independentistas.

    Desde primera hora de la mañana, los Mossos activarán sus centros de coordinación para el amplio dispositivo que estará presente dentro y fuera del estadio.

    Por su parte, el Ministerio de Interior del Gobierno español reforzará la seguridad en Barcelona con unos 500 agentes antidisturbios de la Guardia Civil y la Policía Nacional, según informó el diario español La Vanguardia.

    Aunque los independentistas centrarán sus protestas en los accesos al estadio Camp Nou de Barcelona, el titular del departamento catalán de Interior, Miquel Buch, expuso que una de las principales preocupaciones de los organizadores del partido es la posibilidad de que manifestantes invadan el terreno de juego.

    "Se está trabajando con la seguridad privada del club y los Mossos d'Esquadra para velar que esto no pase", aseguró el consejero catalán en declaraciones radiofónicas, y recordó que se trata de un partido "de alto riesgo" en cuanto a seguridad porque también pesa la alerta terrorista en España con motivo de las fiestas navideñas.

    Con respecto a las medidas tomadas por el FC Barcelona, en una situación inusual en el mundo del fútbol los jugadores e integrantes del Barça y el Madrid compartirán hotel y desde allí se trasladarán a la misma hora, aunque en vehículos separados, al estadio.

    A pesar de las precauciones, el vicepresidente del Barça, Jordi Cardoner, se mostró optimista de que el partido se celebrará con normalidad y en un ambiente donde la gente "se pueda expresar libremente".

    Por su parte, el Tsunami Democrático reiteró que su intención no es que el partido se suspenda, sino que el objetivo es visibilizar la situación en Cataluña a través de una gran protesta, en la que ya constan más de 25.000 personas inscritas para participar.

    Este "clásico" entre el Barça y el Madrid debía celebrarse el pasado 26 de octubre pero fue aplazado por las autoridades del fútbol en España tras las protestas por la sentencia del Tribunal Supremo contra líderes y políticos independentistas.

    En ese momento se intentó trasladar el encuentro a Madrid u otra ciudad, pero ante la ausencia de acuerdo se decidió posponer la fecha.

    El independentismo mantuvo su voluntad de protestar en el contexto de este encuentro futbolístico por el interés mediático del evento deportivo, que enfrentará a dos de los equipos más seguidos en el mundo y principales rivales en España.

    El Tsunami Democrático, que anteriormente coordinó movilizaciones como la ocupación del aeropuerto de Barcelona o los cortes de carreteras en la frontera con Francia, pretende con esta acción dirigir de nuevo el foco internacional al movimiento independentista.

    Etiquetas:
    protestas, Real Madrid, FC Barcelona, Cataluña
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik