Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

El mapa político boliviano se reconfigura de cara a las elecciones subnacionales

© AP Photo / Juan KaritaElecciones en Bolivia (archivo)
Elecciones en Bolivia (archivo) - Sputnik Mundo
Síguenos en
En las elecciones subnacionales de 2021, el MAS deberá enfrentar a una oposición que intenta rearmarse, luego del aplastante triunfo de Luis Arce en octubre pasado. El oficialismo además tendrá que lidiar en las urnas con sus propios exmilitantes, que abandonaron el partido.
Ya recuperada la democracia, Bolivia comienza 2021 con un panorama político totalmente renovado, o al menos reacomodado. Las elecciones del 18 de octubre del año pasado, cuando el presidente Luis Arce obtuvo el 55,1% de votos, dejaron noqueadas a las agrupaciones opositoras, las cuales habían apoyado al golpe de Estado de 2019 y se creían instaladas en el poder por varios años más. Para el próximo llamado de las urnas, el 7 de marzo, intentarán aferrarse a sus espacios de poder territorial, ya sean departamentales o municipales.
En las elecciones subnacionales se elegirán gobernadores para los nueve departamentos, así como alcaldes o alcaldesas para sus 342 municipios, además de concejales y otras autoridades. Pero de continuar la pandemia de COVID-19 para esa fecha, como probablemente ocurrirá, ya se evalúa la posibilidad de retrasar el día para acudir a las urnas.
Elecciones en Argentina - Sputnik Mundo
América Latina
El agitado calendario electoral de América Latina en 2021
Desde diciembre, Bolivia registra el inicio de la segunda ola de contagios de coronavirus. Según previsiones de los especialistas, habrá que esperar hasta abril para el descenso de la curva de casos. Recién para esa fecha el Gobierno nacional prevé iniciar una campaña de vacunación que alcance a la mayoría de sus 11 millones de habitantes.
La diputada Betty Yañíquez, del Movimiento Al Socialismo (MAS), comentó a Sputnik que la Asamblea Legislativa Plurinacional está abierta a cambiar la fecha de las próximas elecciones, si la situación sanitaria lo requiere.
La aparición de nuevas cepas de coronavirus, así como la escalada de la segunda ola en Bolivia "son aspectos que deben ser analizados para actuar acorde a la situación y al momento en que nos encontramos, siempre priorizando la salud", sostuvo la legisladora. 
"Se puede retrasar o mantener la fecha de elecciones, previo análisis de las estadísticas de lo que ocurre en Bolivia. Vamos a actuar viendo la situación real en nuestro país", afirmó Yañíquez, quien es la única entre 166 legisladores reelegida para un segundo mandato. 
Desde la oposición se manifestó en el mismo sentido Óscar Ortiz, quien actualmente solo ostenta el cargo de opositor al MAS. Anteriormente fue ministro de Economía y también de Desarrollo Productivo del Gobierno de facto de Jeanine Áñez (en 2020), fue senador por Demócratas (2015-2020) y senador por la ya extinta alianza Poder Democrático Social (Podemos), además de presidente de esa Cámara (2006-2010). 
"Propongo que se posterguen las elecciones por 60 días, a fin de que evitemos que se llegue a una situación de colapso hospitalario en la cual será muy difícil atender a quienes necesiten de los hospitales", dijo Ortiz en un video que difundió en redes sociales.
Hasta el momento, Bolivia registra 164.000 contagios de COVID-19 y 9.200 fallecimientos por este virus.

"El único partido que existe" 

El MAS es el partido más grande del país. "Creo que el MAS es el único partido que existe en Bolivia, porque está organizado a nivel nacional, lo que no ocurre con otras agrupaciones de amigos, que ni siquiera tienen afinidad en cuanto a principios ideológicos", aseguró Yañíquez. 
En la oposición "se unen fácilmente con otras agrupaciones, sin comulgar con sus propios principios. Esto hace ver que en Bolivia el único partido responsable ante el pueblo y que tiene una ideología clara es el MAS. Los demás son clubes de amigos", enfatizó la diputada. 
Seguidores de Evo Morales y del Movimiento Al Socialismo - Sputnik Mundo
América Latina
"Queremos gente nueva": el grito de la militancia del MAS hacia las elecciones subnacionales
Pero la elección de candidatos del MAS no fue una taza de leche, como dicen aquí. Varias de las reuniones orgánicas en todos los puntos del país concluyeron a los golpes. Incluso el expresidente Evo Morales recibió un sillazo por la espalda, durante un encuentro para elegir autoridades que tuvo lugar en Lauca Ñ, bastión del oficialismo en el Trópico de Cochabamba. 
Mientras Morales fue presidente, entre 2006 y 2019, en las elecciones subnacionales él personalmente se encargaba de definir las candidaturas. Pero luego de haber pasado un año en el exilio, hasta el 9 de noviembre pasado, volvió para encontrarse con que las bases ya no obedecen ciegamente a sus decisiones. 
Durante 2020, en municipios, ciudades y barrios del país la población tuvo que defenderse como pudo, durante la ausencia de su líder, ante los embates de un Gobierno de facto que dejó a 1.500 personas judicializadas por causas políticas.
"Creo que uno de los grandes problemas que tuvo el MAS, que también es herencia de ciertas características de la cultura política boliviana, es el caudillismo. Creo que es una de las taras que recoge el MAS de forma muy intensa", dijo a Sputnik la socióloga Rocío Estremadoiro.
En los 14 años de Gobierno de Morales "hubo un culto a la personalidad que trató de proporcionar el mismo Estado. Ahora hay coliseos con el nombre del expresidente, escuelas, hasta las juventudes del MAS se llamaban 'Generación Evo'", comentó Estremadoiro, quien es catedrática de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS).

Más de 1.800 candidatos 

Hasta el 4 de enero, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) habilitó 1.812 candidatas y candidatos. De esta cifra, 86 se anotaron para ser gobernadores y 1.726 para ser alcaldes o concejales. Si bien el MAS es el único partido con presencia en todo el país, en cada municipio deberá librar una batalla contra poderes regionales, muchas veces vinculados a partidos de derecha. 
Protestas en Bolivia - Sputnik Mundo
América Latina
Oposición al MAS junta sus pedazos para las elecciones de 2021 en Bolivia
En ocasiones, la oposición está conformada por militantes masistas que no encontraron espacios de participación en la estructura partidaria y decidieron irse con sus votos.
Es lo que hizo Eva Copa en la ciudad de El Alto. Quien fuera presidenta de la Cámara de Senadores hasta octubre pasado por el MAS, no tenía el visto bueno del expresidente Evo Morales para candidatearse como alcaldesa de la urbe alteña. Por ello se refugió en la agrupación política Jallalla, la misma que propone al histórico dirigente campesino Felipe Quispe para gobernar el departamento de La Paz.
El candidato a gobernar Santa Cruz para Morales era Mario Cronenbold, hasta que dijo públicamente que abandonaría el partido si se procesaba al también candidato Luis Fernando Camacho por su participación en el golpe de Estado de 2019. Por estas declaraciones quedó descartado y la cúpula del MAS ofreció el cargo a Pedro García, un presentador televisivo con antecedentes de violencia de género. 
Las organizaciones sociales cruceñas se opusieron a esta designación y defendieron la candidatura de Cronenbold. Y Morales tuvo que aceptar la decisión de las bases.
Luis Fernando Camacho, líder cívico boliviano - Sputnik Mundo
Internacional
Partido ultraderechista Creemos boliviano denuncia persecución política por golpe de 2019
El departamento de Santa Cruz es gobernado desde 2006 por Rubén Costas, de Demócratas, un permanente opositor al MAS. En las elecciones del 18 de octubre pasado no brindó su apoyo a ninguno de los candidatos presidenciales de la oposición, ni Carlos Mesa (2003-2005) ni Camacho. 
Para las elecciones del 7 de marzo, Demócratas no presentará ningún candidato a la Gobernación, pero sí para la Alcaldía. Se apoyará mutuamente con Creemos, el partido de Camacho, quien a su vez apoyará a los candidatos de Costas para el municipio cruceño.  
"El problema es que todos los partidos responden siempre al calor del puesto de poder que van a ocupar, cómo se lo van a repartir entre los militantes, qué cuota le tocará a los aliados", consideró Estremadoiro. Y planteó que así "los partidos se convierten en agencias de empleos".
Por ello, cuando el ganador asume la gestión "ahí se ven los resultados: obras improvisadas, que responden a caprichos a veces, personas que ocupan cargos para los cuales no tienen experiencia. Por eso la gestión pública en Bolivia deja mucho que desear, sea a nivel municipal, departamental o nacional", consideró.
Para la diputada Yañíquez, en las próximas elecciones "hay que pensar en el pueblo boliviano, hay que pensar en el futuro de nuestros hijos, nuestros nietos y futuras generaciones. Para ellos es el camino que tenemos que seguir. Actuemos con conciencia, con cariño y amor a nuestra patria".
Jeanine Áñez, ex presidenta transitoria de Bolivia (archivo) - Sputnik Mundo
América Latina
La expresidenta Áñez lidera desafío al MAS en las elecciones regionales en Bolivia
La diputada fue procesada en cinco delitos por el Gobierno de Áñez, ya que participó en las marchas de agosto pasado, en las cuales se exigió la definición de una fecha de elecciones. El ministro de Áñez que en ese momento había anunciado el procesamiento fue Yerko Núñez, quien fue filmado en el pasado amanecer del Año Nuevo presuntamente incentivando a una pelea callejera en el municipio de Rurrenabaque, en Beni.
"Hay una diferencia abismal con lo que vivimos en la anterior gestión, especialmente después del golpe de Estado. Ahora se respira libertad, se respira democracia", aseguró la diputada.
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала