En directo
    Sociedad
    URL corto
    1100
    Síguenos en

    Antes de la pandemia de COVID-19, trabajar desde casa parecía una postal idílica. Pero la realidad es bastante más dura. Vida laboral y personal se mezclan, el estrés fluye, las expensas y tareas domésticas aumentan y la jornada de trabajo se alarga más allá de lo habitual.

    La implementación del teletrabajo en el contexto de la pandemia ha dado que hablar. En Argentina, una encuesta de la Universidad Nacional de La Matanza señala que la evaluación de la experiencia del teletrabajo es en general positiva (65% de los encuestados). No obstante, hay quejas respecto a la modalidad, ya que se trabaja más tiempo y con una rebaja salarial, según indicó a Sputnik el sociólogo Manuel Zunino, referente del estudio.

    Por su parte, Maia Pelman, docente y periodista argentina, dijo a Sputnik que trabaja más horas que antes del aislamiento social obligatorio impuesto por el Gobierno. "Trabajo mucho más que antes porque me cuesta desconectar", señaló.

    Para la socióloga, docente e investigadora uruguaya Soledad Nion, una jornada diaria en la que se mezclan vida personal y laboral es determinante, aunque la situación impacta de maneras diversas en los trabajadores dependiendo del contexto familiar y de las "características socioemocionales" de cada uno.

    Además de que el aislamiento ya es un factor que puede generar estrés, estudios confirman que "se termina trabajando más horas que las que están pactadas", evaluó Nion en entrevista con la radio uruguaya M24.

    Esta misma conclusión fue la de un estudio liderado por Christine Grant, psicóloga ocupacional de la Universidad de Coventry, publicado en Employee Relations, donde se señaló que el teletrabajo puede conducir a un exceso de trabajo. Al trabajar desde casa, la vida doméstica puede solaparse con la laboral y "causar problemas relacionados a la salud mental" que genera un impacto en el bienestar. Así, el aparente beneficio de la flexibilidad que en teoría supone el teletrabajo se ve sobrepasado por el exceso de horas no remuneradas.

    Esta sobrecarga horaria debería ser "desalentada por los mandos directivos y las empresas", advirtió la Asociación Estadounidense de Psicología —APA, por sus siglas en inglés—, ya que la persona terminará por agotarse ante la falta de límites precisos entre vida laboral y vida privada.

    En España, según un estudio realizado por Ipsos Digital, el 49% de las personas ha trabajado a distancia desde que el estado de alarma fue declarado por el Gobierno, que incluso ha decido mantener el teletrabajo como prioridad durante mayo y junio.

    El reporte indicó también que en seis semanas se duplicó el descontento de los españoles respecto a trabajar desde casa: antes del estado de alarma, un 8 % desaprobaba la modalidad; a fines de abril, ascendió al 15 %. La investigación arrojó más datos:

    • El 30 % de los trabajadores afirmó que las empresas le han exigido más durante este período de aislamiento social.
    • No obstante, el 56 % (un 24 % más que antes del confinamiento) cree que rindió más.
    • Por su parte, un 28 % cree que su desempeño fue peor y menos productivo. En este segmento, un 20 % corresponde a madres que señalan las distracciones en el hogar.
    • El 56 % de las personas querría tener algún día de la semana de teletrabajo (crecimiento del 14 %).
    • En cuanto al equipamiento, solo el 34 % trabajó con equipos brindados por la empresa.

    En internet también abundan manifestaciones sobre jornadas laborales extendidas más allá de lo habitual, entre otros tópicos vinculados al tema, como la formulación de leyes que regulan el trabajo a distancia y consideraciones sobre la amenaza a la privacidad personal y empresarial que supone esta modalidad.

    ​¿Cuántas horas extras se trabajan en la cuarentena?

    Con la multiplicación de trabajadores a distancia también aumentó el uso de redes virtuales privadas o VPN, por sus siglas en inglés. Esta tecnología permite una conexión remota de varios usuarios a una red privada mediante internet. De esta manera, los empleados pueden acceder desde sus casas o cualquier lugar fuera de la oficina a la red local de la empresa de forma segura.

    NordVPN, una compañía que ofrece este tipo de tecnología, divulgó los cambios en el tiempo de conexión a los VPN empresariales de los usuarios de distintos países. En nueve de los 10 casos referidos en el informe, los empleados se conectaron más horas que las habituales en las jornadas de trabajo precuarentena. Estados Unidos es donde más horas extra se trabajan, casi un 40% más de tiempo laboral.

    • Reino Unido: pasó de 9 horas laborales a 11 horas durante las semanas de teletrabajo.
    • EEUU: pasó de 8 a 11 horas.
    • Francia: de 8 a 10 horas.
    • Dinamarca: de 9 a 10 horas.
    • Países Bajos: de 9 a 10 horas.
    • Bélgica: de 9 a 10 horas.
    • España: de 8 a 10 horas.
    • Canadá: de 9 a 11 horas.
    • Austria: de 9 a 10 horas.
    • Italia: se mantuvo su jornada de 8 horas.

    Según indicó Daniel Markuson, un técnico de NordVPN, al portal especializado Business Facilities, además de trabajar más horas, los empleados empiezan a hacerlo más temprano. La razón podría ser que el tiempo antes destinado a viajar diariamente al trabajo ahora es volcado a las propias tareas laborales.

    Etiquetas:
    salud mental, trabajo, coronavirus en América Latina, coronavirus en España, pandemia de coronavirus, coronavirus, COVID-19, teletrabajo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook