En directo

    América Latina 2020: "Es más importante que se vaya Trump a que llegue Biden"

    Telescopio
    URL corto
    Repasamos el 2020, el año que lo cambió todo (87)
    0 71
    Síguenos en

    Más de medio millón de fallecidos y de 15 millones de contagiados es el trágico saldo que hasta este miércoles 30 dejó la pandemia del coronavirus en Latinoamérica, desde que fue detectado en Brasil el 26 de febrero. En este contexto, Bolivia acaba de anunciar la compra de 5,2 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V.

    El país del altiplano se suma a los de la región que comenzaron a adquirir vacunas de manera directa con sus fabricantes, a la espera de que se habilite el mecanismo Covax de la ONU. Primero fueron Chile y México, que comenzaron a inocular el 24 y 25 diciembre respectivamente, con la vacuna de la farmacéutica Pfizer.

    Este 29 de diciembre se sumó Argentina, pero en su caso con la vacuna rusa Sputnik V, la misma que adquirió Bolivia. Su presidente, Luis Arce, anunció la compra vía Twitter.

    "La vacuna Sputnik V es segura, eficaz y tiene mucha demanda. Lamentablemente, el Gobierno de facto no mantenía relaciones con los gobiernos ruso, chino, argentino o mexicano. Esta adquisición no hubiera sido posible si el pueblo boliviano no hubiese elegido un gobierno democrático", escribió.

    Para Rafael Cuevas Molina, presidente de la Asociación por la Unidad de Nuestra América (AUNA), con sede en Costa Rica, no cabe duda que la pandemia fue el tema dominante en 2020, pero no solo por las cuestiones vinculadas a la salud.

    Afirmó que "en países en los que no hay Gobiernos que tengan alguna preocupación por lo menos mínima por lo social, lo evidente es que esta situación fue aprovechada por grupos conservadores que vienen en una ofensiva muy importante desde hace tres o cuatro años en América Latina".

    En este sentido, la pandemia funcionó como una plataforma ideal para "profundizar aún más una serie de cambios y modificaciones que tienen que ver con el modelo neoliberal", acotó.

    Así cualquiera

    "El neoliberalismo se defiende panza arriba y profundizando sus reformas", ironizó Cuevas al destacar que las muertes, la masividad de los contagios y los efectos sociales y económicos los sufrieron mayoritariamente los sectores más relegados en cada uno de los países.

    Por el contrario, las élites del poder económico y político regional aceleraron determinadas reformas que prometen al mismo tiempo flexibilizar aún más las leyes laborales y endurecer aquellas vinculadas a los derechos sociales.

    "Haber tenido que pasar a marcha forzada a la virtualización nos evidencia como hay una transformación importante en el capitalismo, fundamentalmente en las formas como se asume el trabajo contemporáneo", señaló el entrevistado con respecto al teletrabajo.

    Este fenómeno que explotó en 2020 se emparenta con otras características del mundo del trabajo actual y futuro como la robotización y la mecanización, que en su opinión también avizoran perfiles nuevos de lo que se ha dado en llamar "la nueva normalidad".

    Cuevas aportó un dato sobre esta realidad vinculada al impacto negativo que ya provoca el trabajo a distancia en los procesos colectivos: "En Costa Rica, en el último año hubo una desafiliación sindical del 12% porque hay un proceso de desmovilización".

    Y sin embargo, se mueve

    Pese a esta realidad de fragmentación y aislamiento social que dominó el año, el presidente de AUNA remarcó que de todos modos la movilización social sigue siendo una seña de identidad latinoamericana.

    "Ante esa ofensiva tan fuerte de la derecha", dijo, era en cierto modo esperable que las organizaciones sociales buscaran manifestarse. "Creo que América Latina continúa siendo el espacio en el cual se expresan de forma más clara y contundente las perspectivas nuevas de desarrollo del movimiento social", opinó.

    Algunos de los ejemplos son las marchas en Costa Rica contra el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), las de Guatemala contra el presupuesto, las de Colombia contra la represión policial, las de Argentina a favor del aborto legal, y las de Chile por la reforma constitucional y de Bolivia por la democracia.

    Sobre este último país, sostuvo que "podría haber sido otra Honduras u otro Paraguay. Sin embargo se ha logrado revertir, pero no por los mecanismos tradicionales de la democracia y el juego de partidos, sino porque hay un potente movimiento popular".

    "La principal enseñanza que nos deja Bolivia es que sin organización popular real y sin autonomía del movimiento popular, nuestros movimientos populares progresistas, eventualmente de izquierda, tienen pocas posibilidades de sobrevivencia en un mundo en el cual la reacción de la derecha es tan agresiva", manifestó.

    Finalmente, Cuevas se refirió a otro de los hechos destacados de 2020: las controvertidas elecciones en EEUU, que coronaron a Joe Biden y dejaron al presidente, Donald Trump, sin reelección.

    "Creo que es más importante que se vaya Trump a que llegue Biden", dijo. Cuevas consideró que si bien podrán verse algunos cambios para América Latina con respecto a las políticas que "impulsó el trumpismo hacia Cuba, Venezuela, o las antimigratorias que llevaron a situaciones de inhumanidad, etcétera", el panorama no cambiará mucho con la salida del republicano y la llegada del demócrata a partir del 20 de enero.

    Por otro lado, advirtió que "el hecho de que se vaya [el presidente] no significa que el trumpismo haya sido derrotado. Recordemos que 70 millones de personas, casi la mitad de la población que votó en EEUU, lo apoyó, está con él, comparte sus valores y está al acecho".

    Tema:
    Repasamos el 2020, el año que lo cambió todo (87)
    Etiquetas:
    crisis social, crisis económica, trabajo, neoliberalismo, manifestaciones de protesta, protestas, vacuna contra coronavirus, pandemia de coronavirus, coronavirus en América Latina, Sputnik V (vacuna), Centroamérica, Bolivia, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook