En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    La detención de Álvaro Uribe (34)
    0 30
    Síguenos en

    BOGOTÁ (Sputnik) — La justicia de Colombia sigue atando cabos en la investigación por presunta manipulación de testigos por la que se dictó detención domiciliaria contra el senador y expresidente Álvaro Uribe (2002-2010). Ahora, un juez capitalino decidió aplicarle la misma medida a su exabogado, Diego Cadena.

    No obstante, el magistrado dejó libre al socio de este, Juan José Salazar.

    Hace sólo once días Cadena y Salazar asistieron a la audiencia de imputación de cargos por soborno y fraude procesal, los mismos que se le imputan a Uribe, por lo que todo apuntaba que la situación judicial de ambos abogados se resolvería incluso antes que la del senador.

    Álvaro Uribe
    © REUTERS / Luisa Gonzalez
    Pero los tiempos procesales variaron: la Corte Suprema de Justicia ordenó el 4 de agosto la detención domiciliaria de Uribe, y el 6 de agosto el magistrado Cifulfo Hernández Toro, del juzgado 35 de control de garantías de Bogotá, falló contra Cadena y dejó libre a su socio.

    El 5 de agosto, en diálogo con Sputnik, el senador de izquierda Iván Cepeda —acreditado como víctima en este caso— aseguró que el proceso contra Cadena "es fundamental", porque junto con el de Uribe permitirá que la Corte Suprema de Justicia pueda "dar a conocer en toda su extensión y detalles las pruebas" del expediente de 1.554 páginas en el cual se basó para dictar la medida de prisión domiciliaria al expresidente.

    El caso

    Cadena y Salazar son investigados en un caso de presunta manipulación de exparamilitares que declararon en contra de Uribe desde las prisiones en las que se encuentran.

    Cadena es la figura más notoria del caso, ya que fue contratado directamente por Uribe y sería el responsable de que el expresidente —el más popular en la historia reciente del país— se encuentre detenido.

    Los hechos se remontan al año 2014, cuando en un debate en el Congreso el senador Cepeda, uno de los máximos oponentes de Uribe, lo acusó de tener nexos con grupos paramilitares y narcotraficantes, para lo cual presentó varios testimonios de antiguos paramilitares, entre ellos Carlos Enrique Vélez y Juan Guillermo Monsalve.

    Con base en esos testimonios, Cepeda fue más allá y acusó a Uribe y a su hermano, Santiago, de crear un grupo paramilitar que enfrentó a las guerrillas y que se cobró la vida de miles de civiles en medio de esa lucha.

    Tras esos señalamientos, Uribe demandó a Cepeda ante la Corte Suprema de Justicia y lo acusó de frecuentar a exparas en las prisiones para que sirvieran como falsos testigos en su contra.

    La Corte siguió el caso por varios años, pero en un giro inesperado encontró que era Uribe quien manipulaba a los testigos para afectar la carrera política de Cepeda, para lo cual se valió de Cadena, quien visitó a los exparas Vélez y Monsalve en la cárcel.

    Según la investigación, Cadena le ofreció 200 millones de pesos (52.600 dólares) a Vélez para que cambiara su versión, pero sólo habría alcanzado a pagarle 48 millones (12.632 dólares) por intermedio de Salazar, mientras que a Monsalve le ofreció asesoría para que su caso como paramilitar fuera atendido por la Justicia Especial de Paz (JEP), que sólo se encarga de casos de exguerrilleros y militares en el conflicto armado.

    Las pruebas

    El expediente al que se refirió Cepeda en diálogo con Sputnik contendría todas las pruebas que involucran a los dos abogados y a Uribe en el soborno a los exparas, y que estaría compuesto por testimonios, documentos, grabaciones, rastreo de los pagos e incluso interceptaciones telefónicas en las cuales se escucha a Cadena dialogar con Uribe después de las visitas que hizo a Vélez y Monsalve.

    Sin embargo, Uribe sostiene que nunca tuvo conocimiento de los ofrecimientos que hizo Cadena, y que de haberlo sabido no lo habría permitido, mientras que Cadena acepta que sí hizo pagos a Vélez pero con una intención humanitaria, no como soborno, y que para ello designó a Salazar.

    Asimismo, asegura que la asesoría a Monsalve sólo fue un ofrecimiento, no una certeza de que su caso pasaría a la JEP.

    La medida

    Para la Fiscalía de Colombia es claro que Cadena y Salazar actuaron con un interés en "desarrollar actividades delictivas, cada uno con un aporte de vital importancia para el trabajo criminal que se acordó y dividió", por lo que pidió detención domiciliaria para ambos.

    Al final de la audiencia en la mañana del 6 de agosto, el juez 35 de Control de Garantías de Bogotá, Cidulfo Hernández Toro, resolvió dictar detención domiciliaria contra Cadena por considerar que podía obstaculizar la investigación si continuaba en libertad, mientras que al no observar indicios que indiquen esa posibilidad en el caso de Salazar, lo dejó en libertad, aunque aún vinculado al proceso.

    Cadena deberá cumplir con la detención domiciliaria en un apartamento que tiene en la ciudad de Cali (suroeste).

    ¿Quién es Cadena?

    Cadena, de 39 años, es conocido por haber representado a capos del Cartel del Norte del Valle (suroeste) a quienes ayudó para que gestionaran acuerdos con el Departamento Antidrogas de Estados Unidos (DEA), luego de lo cual, en 2016, fue contratado por Uribe para que recaudara evidencia en las cárceles sobre el supuesto montaje en su contra.

    Según el diario local El Tiempo, Cadena, que se moviliza en vehículos lujosos custodiados por escoltas, cuenta con bienes en Colombia avaluados en 1,2 millones de dólares y se transporta en jet privado entre este país y EEUU, donde tiene compañías en Miami y Delaware.

    En enero de 2019, Cadena creó el bufete de abogados Cadena y Asociados Law Office, con sede en EEUU.

    Tema:
    La detención de Álvaro Uribe (34)
    Etiquetas:
    Álvaro Uribe Vélez, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook