En directo
    Cerveza (imagen referencial)

    Un medio belga sugiere combatir el alcoholismo con recetas rusas

    CC0 / Pixabay
    Europa
    URL corto
    160

    En Rusia se han valorado los logros del país en la lucha contra el consumo excesivo de alcohol. Pero un reconocimiento verdadero sería la adopción de sus enfoques por parte de otros países que padecen de un problema similar.

    El columnista del medio belga RTBF, Fabrice Grossfilley, sugiere "acabar con los clichés" y analizar la experiencia de Moscú en su lucha contra este problema.

    "El vodka ya no es lo que era. Los rusos consumen hoy en día menos alcohol que los belgas", afirmó el autor citando los datos de la Organización Mundial de Salud.

    Si bien el promedio de 12,2 litros anuales por un ciudadano todavía no suena como un éxito definitivo ante los 13 de Bélgica, Alemania y Francia, es importante destacar que en 10 años, el consumo en Rusia ha disminuido en un tercio.

    Aunque es posible dudar de las estadísticas oficiales, admite Grossfilley, cabe reconocer un importante "cambio de conciencia" de los rusos frente al alcohol.

    "Este resultado es una prueba de que una acción enérgica por parte de las autoridades puede traer sus frutos", reconoce.

    El periodista belga destaca dos importantes aspectos del éxito de la política antialcohol rusa.

    Primero, el esfuerzo personal del presidente Vladímir Putin. El líder ruso convirtió la salud en una prioridad nacional y personalmente hizo su aportación a esta imagen, siendo una figura muy en contraste con el expresidente Borís Yeltsin, conocido por su adicción al alcohol.

    Vea más: Cada año crece el número de los rusos que practican deporte

    En segundo lugar, la legislación contra el alcohol que ha ido introduciéndose desde el año 2006. La prohibición de la publicidad y de la venta nocturna, así como la introducción del límite sobre el precio mínimo del vodka causaron que se dispararan los precios del alcohol. 

    El periodista comenta que una de las consecuencias negativas de las reformas ha sido un cierto auge de un mercado ilícito de alcohol, y en casos extremos, la ingestión de las sustancias no diseñadas para el consumo, como los disolventes que lo contienen.

    Pero sin duda alguna, "el ejemplo ruso demuestra que sí es posible hacer disminuir el consumo" a nivel estatal.

    "Se requiere voluntad legislativa y enfrentarse con los productores de vodka… o de cerveza", concluye evocando la 'especialidad' nacional de Bélgica.

    Le puede interesar: La cultura del consumo de alcohol cambia en Rusia

    Además:

    Los rusos pierden interés en el vodka
    Científico ruso revela las condiciones imprescindibles para tener una vida saludable
    Diferentes bebidas, distintos efectos: así te cambia el alcohol
    La esperanza de vida de los rusos bate los récords
    Los diez éxitos de Putin que reconoce Occidente
    Etiquetas:
    alcoholismo, salud, alcohol, Bélgica, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik