05:12 GMT27 Septiembre 2020
En directo
    España
    URL corto
    Por
    0 110
    Síguenos en

    En España se espera la sentencia por una de las masacres que más conmocionó a América Latina en los años 80: el asesinato de los sacerdotes jesuitas en la Universidad Centroamericana de El Salvador. 30 años después del crimen, uno de los autores intelectuales podría ser condenado. La Fiscalía española pide 150 años de prisión para él.

    La madrugada del 16 de noviembre de 1989, el Batallón Atlácatl del Ejército salvadoreño ingresa en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas de El Salvador (UCA). Tenían la orden de asesinar al sacerdote español y rector de esa universidad, Ignacio Ellacuría, y no dejar ningún testigo. Así lo hicieron. A los seis sacerdotes jesuitas que dormían en la residencia de la universidad (cinco españoles y un salvadoreño), a la cocinera y a su hija de 16 años los mataron a tiros. El Alto Mando militar salvadoreño consideraba a la UCA "un refugio de comunistas".

    "Para ellos los jesuitas estorbaban porque querían la paz, también por el liderazgo social que tenían, por defender a los más desvalidos, por estar al lado de las personas que más lo necesitaban en esa sociedad. Por esas razones eran considerados personas a exterminar. Pero la persecución contra ellos no solo fue en el año 1989, sino que venía de mucho antes. El padre Ellacuría en los años 80 tuvo que abandonar hasta tres o cuatro veces El Salvador para poder salvar su vida y cuando el padre Ellacuría, entre otra de sus reivindicaciones, dice que hay que sacar a La Tandona de esas negociaciones de paz que se estaban iniciando, La Tandona no se lo perdonó", explica el abogado de esta causa, Manuel Ollé, quien representa a la Asociación Pro-Derechos Humanos de España (Apdhe).

    La Tandona era la promoción de oficiales de 1966 que en plena guerra estaba al mando de las Fuerzas Armadas Salvadoreñas. Uno de sus miembros era el coronel Inocente Orlando Montano, exviceministro de Seguridad Pública, y quien, según señalan los abogados de la parte acusatoria, estuvo presente en las reuniones donde el Alto Mando militar salvadoreño organizó y ordenó la masacre.

    "Fue un crimen cometido desde el Estado y por el Estado. Ese crimen pretendió, y lo consiguió, alterar la vida de los ciudadanos, crear el terror utilizando las estructuras y medios materiales del Estado para cometer el crimen. La Tandona era un aparato organizado de poder criminal", detalla el abogado Ollé, quien ha llevado otros casos de justicia internacional como el enjuiciamiento al dictador Augusto Pinochet, la condena al represor argentino, Adolfo Scilingo, y crímenes de lesa humanidad cometidos en el Sáhara occidental, Tibet y Guatemala.

    En 2017, el coronel salvadoreño Inocente Montano fue extraditado de Estados Unidos a España. Ahora se enfrenta a la justicia y podría pagar una pena de 150 años de cárcel, tal como lo pide la Fiscalía española.

    "Evidentemente es una noticia positiva, pero no se nos escapa que un intento de justicia 30 años después llega tarde y que hay necesidad de saber quiénes son los autores intelectuales y qué habría detrás de esos autores materiales. Evidentemente hay un presidente [Alfredo Cristiani Burkard] unos Escuadrones de la Muerte, un partido político que es Arena, y Estados Unidos, que en aquellos momentos era un agente de primer orden en El Salvador", opina Pascual Serrano, periodista español que durante cuatro meses cubrió en el terreno la guerra de El Salvador.

    Para Manuel Ollé, abogado director y portavoz de la parte acusatoria, junto a Almudena Bernabeu y quien desde 2008 ha intentado que los tribunales españoles se pronuncien por el asesinato de los sacerdotes jesuitas, lo importante ahora es que se haga justicia.

    "Siempre se ha dicho que la justicia tardía no es la misma justicia si llega en el momento oportuno, pero yo creo que todo es relativo y, en este caso, por todas las trabas, todos los obstáculos jurídicos, judiciales, leyes de amnistía, encubrimiento y ocultación que ha tenido el caso, lo importante es que la justicia llegue", destaca Ollé.

    Tierra arrasada

    El periodista español Pascual Serrano llegó a El Salvador poco después de la masacre contra los sacerdotes jesuitas.

    "Estuve en la residencia de ellos y hablé con los jesuitas supervivientes, con el entorno de la UCA de aquellos tiempos. La convulsión era tremenda. Los jesuitas me recordaban que los asesinatos eran muchos más que los de los propios sacerdotes jesuitas, que los Escuadrones de la Muerte habían cometido muchos más crímenes y que las masacres del Ejército eran mayores. Ellos muchas veces me recalcaban y recordaban la Masacre de El Mozote, que fue toda una aldea arrasada por el Ejército", detalla Serrano sobre una esa masacre también cometida por el Batallón Atlácalt y que acabó con la vida de entre 800 y 1.200 personas.

    Unas 75.000 personas fueron asesinadas y unas 8.000 fueron desaparecidas entre 1979 y 1992, lo que duró la guerra civil que enfrentó al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional contra el Gobierno salvadoreño. Se estima que un 80% de esas víctimas eran civiles inocentes. El Ejército salvadoreño, apoyado por el entonces presidente Ronald Reagan, aplicó técnicas de guerra ya utilizadas por EEUU en Vietnam.

    "Los crímenes de El Salvador, al igual que los de Guatemala, son los que se llamaron de tierra quemada, es decir, la idea era pensar que si había una comunidad campesina o una aldea que había estado en la órbita de la guerrilla, lo que procedía no era solo acabar con los elementos armados de esta comunidad, sino directamente arrasar y acabar con toda esa comunidad: mujeres, niños, viviendas, animales, todo. Cuando una comunidad retrocedía, todo el que era pillado por el Ejército era masacrado. Cuando te digo todo era todo, incluido un viejito, una madre, un niño, un pozo de agua, un cerdito, un cultivo, algo así como una lava de un volcán que va arrasando todo, y todo el que no puede huir sea animal, cosecha, niño o guerrillero acaba masacrado", detalla Serrano.

    "Esa era un política perfectamente definida y diseñada por Ronald Reagan en la que la teoría, que venía de Vietnam, era quitarle el agua al pez. Quitarle el agua al pez quería decir que había que arrasar con los cultivos, con las comunidades, mujeres, niños y todo lo que podría ser el ecosistema o el sustento de un potencial guerrillero", agrega Serrano.

    Las peores masacres cometidas contra el pueblo salvadoreño fueron ejecutadas por los tristemente recordados Escuadrones de la Muerte, un grupo de exterminio creado por el mayor Roberto d'Aubuisson, del partido Arena, y por el ejército salvadoreño, para el que Estados Unidos destinaba casi un millón de dólares diarios y para quienes creó y entrenó al cuerpo élite Atlácatl.

    "Ese batallón estaba absolutamente entrenado por EEUU, entrenados en la Escuelas de las Américas, es verdad que formaba parte de la estructura del Ejército salvadoreño, pero el ejército salvadoreño, como el guatemalteco, como todos ellos, no tenían capacidad de entrenar a un grupo de élite contrainsurgencia. Este entrenamiento y la logística que tenían era de EEUU. Yo, que viví algún control militar con ellos, veía que su nivel de dotación militar y logística era impensable en un país empobrecido como era El Salvador de los 80, donde la gente vivía en chabolas. Toda la logística y la tecnología que tenía un soldado del Batallón Atlácatl valía más que todas las propiedades de mil campesinos que vivían alrededor de él", explica Serrano.

    El juicio

    El juicio en España por el asesinato de los sacerdotes jesuitas es considerado como uno de los más esperados del año en materia de justicia internacional.

    El acusado, Inocente Orlando Montano, de 76 años, insiste en que él es inocente y que la masacre de los sacerdotes jesuitas fue "un error gravísimo que hicieron los soldados". Su defensa dice que las pruebas presentadas durante el juicio son insuficientes. Para el abogado acusador, Manuel Ollé, hay un "torrente de pruebas" que incriminan a Montano.

    "Hay un arsenal de pruebas. Tenemos recopiladas muchas. Primero hay un informe de la profesora Terry Karl, que ha estudiado unos 14.000 cables desclasificados desde Estados Unidos, todos los informes que se produjeron, se ha entrevistado con militares, no militares, defensores de DDHH, jueces, fiscales, con todas las personas que de alguna forma podían dar información. También tenemos el testimonio del teniente René Yusshy Mendoza, el testimonio de Guillermo Benavides, de referencia del teniente Mendoza, tenemos el diario de Benavides y todo calza. No hay lugar a dudas. Él participó, él decidió, él estuvo presente en las reuniones y, por tanto, fue uno de los que participó en la decisión de acabar con los padres jesuitas", insiste el abogado Manuel Ollé.

    Ollé también señala que, además de Montano, hay otros militares que fueron autores intelectuales de la masacre. Apunta a Emilio René Ponce, Rafael Humberto Larios, Juan Rafael Bustillo y Guillermo Benavides. Asegura que ellos seguirán investigando hasta llegar a la verdad.

    "El Salvador no se puede escudar en leyes de amnistía porque son contrarias a las obligaciones internacionales. El Salvador tendrá que hacer los deberes en materia de derecho penal internacional. Olvidar es la falacia de los asesinos que buscan la impunidad en favor de una pretendida paz social. Es absolutamente aberrante. Las patas de todo tipo de justicia, en el caso de la justicia transicional como pudiera ser El Salvador, pasa por la justicia no por el olvido. La reconciliación, la consolidación de un Estado de derecho, democrático, de instituciones democráticas, se consigue con la acción de la justicia y no con el olvido. Con la justicia también se debe conseguir la garantía de no repetición, de que esos crímenes jamás se vuelvan a cometer", concluye Ollé, no sin antes recordar que una posible sentencia a favor de las víctimas dejará un claro mensaje a los violadores de derechos humanos.

    "En vuestro país os refugiareis, al ser el brazo del poder el que ha ejecutado estos crímenes, pero cuidado con la comunidad internacional porque la justicia internacional va a actuar y os va a sentar en el banquillo, desde luego, ante un proceso justo y con todas las garantías, pero si se encuentran pruebas os va a condenar", advierte Ollé.
    Etiquetas:
    El Salvador, España, justicia, Guerra civil de El Salvador, masacre, jesuitas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook