En directo
    URL corto
    Por
    0 1589
    Síguenos en

    El Fiscal General de los EEUU acusó al presidente de Venezuela de "haber participado en una asociación criminal", seguidamente, Mike Pompeo ofreció una recompensa de 15 millones de dólares por información relacionada con el mandatario venezolano. ¿Es ésta la estocada final de Maduro o el epitafio de toda una política fracasada hacia Venezuela?

    Hagamos un poquito de historia en los años 50 del siglo XX, en aquel contexto de la Guerra Fría, los EEUU mantenían en Venezuela un dictador a su medida: Marcos Evangelista Pérez Jiménez (MEPJ), implacable contra el comunismo, torturador, perseguidor y asesino de miles de izquierdistas; creó un régimen basado en el orden a sangre y fuego, aprovechó la circunstancia mundial de altos precios del petróleo (Guerra de Corea), para realizar obras civiles de envergadura, que forman parte fundamental de la infraestructura de la Nación suramericana.

    MEPJ a medida que su prestigio internacional aumentó, producto de sus logros inobjetables en materia económica, entre 1949 y 1953 Venezuela era el cuarto país con la renta per cápita más alta del Mundo, luego de EEUU, Reino Unido y Francia; y por encima de la Alemania Federal, URSS, Italia y Japón, intentó desafiar la hegemonía norteamericana en la Región, con la amenaza de creación de un fondo para la inversión, que quería impulsar su gobierno con un aporte inicial de 100 millones de dólares.

    Circunstancia que por supuesto no fue del agrado de los EEUU, ni de las nacientes Instituciones Globales de la Segunda Guerra Mundial, aunado a otras medidas de carácter nacionalista, como exigir un mejor equipamiento para su ejército, así como un presunto intento de recuperar por la fuerza el territorio al este del Río Esequibo; se llegó a la conclusión en Washington de derrocarlo e imponer un gobierno más proclive a las compañías petroleras norteamericanas, que mandaron hasta la llegada de Hugo Chávez Frías en 1999.

    Es de hacer resaltar que el 13 de febrero de 1954 le fue impuesta a MEPJ por el embajador de los EEUU en Venezuela Fletcher Warren, la "Legion of Merit" alta condecoración de ese País otorgada a un extranjero, honor que lo habían recibido personalidades como el Mariscal Gueorgi Zhúkov o el Generalísimo Chiang Kai-Shek, para tener una idea de la estima que tenía la administración de Eisenhower por su tirano.

    Cuando se sobrevino el derrocamiento de aquel gobierno en 1958, como "casualidad" histórica MEPJ se refugió en los EEUU-Miami sus protectores y benefactores, pasó algún tiempo y cambiaron las circunstancias, ganó John Kennedy y Rómulo Betancourt, por lo que fue pedido en extradición, encarcelado y en las propias palabras de MEPJ en su libro "Frente a la Infamia", humillado por la policía de Florida hasta el punto de hacerle un tacto rectal.

    Hay un adagio en relaciones internacionales, que las potencias no tienen amigos sino intereses, el tema Juan Guaidó es una vil patraña insostenible por unos imperices circunstanciales del Departamento de Estado que tarde o temprano se caerá por su propio peso, muy probablemente luego de la pandemia y de la crisis económica mundial que está a días de explotar, cambiará el escenario político y económico de los gobiernos que apoyan al autoproclamado.

    Mientras, Nicolás Maduro dando cátedra de buen gobierno, de diplomacia, de líder excepcional en quizás el momento más difícil que ha afrontado la República en su historia, lo acusan vilmente de narcotraficante, precisamente el narco estado más grande de la historia, luego del Imperio Británico y sus guerras del opio.

    Venezuela de seguro, luego de superar la pandemia del COVID-19, se convocarán a elecciones parlamentarias, la crisis unirá a las fuerzas democráticas en un solo rumbo de reconstrucción y se tendrá de una u otra manera, que hacer justicia a esa oposición minoritaria y entreguista que tanto daño le ha hecho a la Nación.

    No obstante, los tiempos cambiarán de seguro para bien, la justicia se tendrá que implantar en ese nuevo orden, que acelera su llegada con las tristes noticias de miles muriendo por culpa de un sistema sanitario profundamente ineficiente y costoso, así como una economía puesta en servicio de los intereses más egoístas de la historia humana.

    Todo cambio dependerá en los EEUU si se afecta la economía, ha optado Trump por seguir las actividades, por miedo a perder las elecciones, ¿será esto una causa justificada para que se apilen por millares los cadáveres en las esquinas de los EEUU?, amanecerá y veremos, sin embargo, podrían muchos de los que hoy quieren ver a Maduro tras las rejas, verse humillados por el dedo inquisidor imperial, cuando se tengan que rendir cuentas a la justicia.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK Y LOS TEXTOS ESTÁN AUTOEDITADOS POR LOS PROPIOS BLOGUEROS

    Etiquetas:
    Juan Guaidó, Nicolás Maduro, EEUU, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook