01:01 GMT +315 Diciembre 2019
En directo
    El presidente de EEUU, George Bush, y el líder soviético, Mijaíl Gorbachov, en la Cumbre de Malta

    Así acabó la Guerra Fría y el 'imperio del mal'

    © AP Photo /
    Opinión & Análisis
    URL corto
    7817
    Síguenos en

    Hace exactamente 30 años se celebró la cumbre que puso fin a la Guerra Fría. La columnista de Sputnik Galía Ibragímova recopiló las memorias que tienen de ese día las personas que asistieron a este histórico encuentro entre Mijaíl Gorbachov y George Bush.

    En el evento, que tuvo lugar entre el 2 y 3 de diciembre, los líderes de las dos superpotencias anunciaron que se ponía fin a la Guerra Fría. Sin embargo y según lo ha destacado el propio líder soviético 30 años más tarde, la confrontación sigue allí y la amenaza militar persiste.

    ¿Cuáles fueron las expectativas y esperanzas de la Cumbre de Malta que no han llegado a cumplirse?

    Momentos emotivos

    "EEUU y la URSS están destinados al diálogo y cooperación. No puede ser de otra manera. Pero debemos dejar de vernos como a enemigos. Por ahora esto está en nuestras mentes. Tampoco podemos contemplar nuestras relaciones solo desde el punto de vista militar", dijo el líder soviético a su homólogo estadounidense.

    Antes de ello, el mandatario del país norteamericano tenía sospechas con respecto a la perestroika soviética y la nueva política de Moscú. Por esta razón no respondía a las llamadas de Gorbachov sobre la paz, señala la columnista.

    La Cumbre de Malta lo cambió todo: en respuesta a la invitación del secretario general de la URSS, George Bush se levantó y le estrechó la mano. Según Ibragímova, este apretón de manos resultó ser muy simbólico.

    "Fue un momento vibrante. Dos superpotencias, que durante 45 años mantuvieron el mundo en tensión y confrontación, se negaron a considerarse enemigas", recordó el ayudante del secretario general para asuntos internacionales, Anatoli Cherniaev.

    La distensión en las relaciones internacionales, de acuerdo con el diplomático Pável Palazhchenko, quien estuvo presente en la Cumbre de Malta,  comenzó durante el gobierno de Ronald Reagan, quien durante su visita a Moscú en 1988 dijo que no veía en la URSS a un imperio del mal. De acuerdo con Palazhchenko, Gorbachev difundió el mismo mensaje en la isla mediterránea.

    Todos los que participaron en estas negociaciones se daban cuenta de que se estaba escribiendo la historia delante de sus ojos. De hecho, incluso hoy en día muchos consideran que Malta es el lugar donde se puso fin a la Guerra Fría.

    Símbolos por todas partes

    Fue George Bush el que propuso Malta como el lugar de encuentro, donde los dos líderes podrían reunirse lejos de los periodistas y mantener un diálogo más abierto. También se contemplaba la opción de Camp David, pero Gorbachov se negó a cruzar el océano por tercera vez en un año.

    Según el plan original, las negociaciones tenían que ocurrir a bordo de los buques militares en la bahía Marsaxlokk. La primera sesión se celebraría sobre el crucero soviético Slava y la segunda a bordo del buque estadounidense Belknap. Pero no todo sucedió de acuerdo a lo planificado.

    "Cuando la delegación soviética arribó en Malta, todos los hoteles ya estaban ocupados por los estadounidenses. Surgió la cuestión de dónde nos podíamos alojar. Para ello trajimos al puerto el buque de cruceros civiles 'Maksim Gorki', donde se alojó toda nuestra delegación, incluido el secretario general", contó a Sputnik el que fue el jefe del servicio de protocolo del Kremlin, Vladímir Shevchenko.   

    El primer día, el tiempo empeoró y comenzó una fuerte tormenta. Los buques que estaban en la bahía se arrojaban de un lado a otro. Debido a ello, Gorbachov le propuso a Bush que se celebrara el primer día de negociaciones a bordo del Maksim Gorki."Nuestro buque civil estaba amarrado en el puerto. También se agitaba, pero no hasta el punto que hiciera falta agarrarse por las paredes al caminar por los pasillos", relató Cherniaev.

    Por su parte, Palazhchenko se sorprendió cuando el presidente estadounidense accedió al cambio del plan, puesto que al ser un exmilitar que participó en la Segunda Guerra Mundial, el entorno militar era importante para él. De tal modo, el mal tiempo hizo que la cumbre entre dos superpotencias que llevaron una carrera armamentística se celebró a bordo de un buque civil.

    A pesar de que el buque de cruceros soviético no estaba preparado para el evento, el servicio del protocolo del Kremlin pudo concertar un entorno adecuado para el encuentro de las dos delegaciones, que a su vez mostraban mucho optimismo, destacó Palazhchenko.

    Desconfianza hacia la perestroika

    No todos compartían este entusiasmo por la posible reconciliación entre la URSS y EEUU, señala Ibragímova. Uno de ellos era Brent Scowcroft, el consejero de Seguridad Nacional del país norteamericano, quien decía que "la URSS engañará a EEUU en caso de que sea necesario y les dará la vuelta a sus reformas. Todavía es temprano para reducir la tensión de la Guerra Fría".

    Sin embargo, las acciones de Gorbachov en Europa mostraban lo contrario. El mandatario soviético trajo consigo la caída del muro de Berlín. Además de ello, en Polonia, Hungría y Checoeslovaquia los comunistas fueron relegados del poder. De tal modo, Gorbachov se ganó una buena reputación entre los líderes europeos, quienes abogaban por su encuentro con el presidente estadounidense, subraya la columnista.   

    Al ver todo esto, George Bush "no pudo mantener el silencio por mucho tiempo y propuso celebrar la Cumbre en Malta", explica Shevchenko.

    Pluralismo de opiniones

    Durante su encuentro a bordo del Maksim Gorki, los dos mandatarios expresaron sus opiniones con respecto a la política internacional de cada país. Los líderes también discutieron sobre el futuro de la Alemania reunificada: Gorbachov expresó su preocupación por la posible integración de Alemania Este a la OTAN.

    Por su parte, Bush le prometió que "no emprendería acciones precipitadas y tomaría las decisiones con cautela". Otro importante tema de discusión fueron las armas estratégicas: los mandatarios acordaron revisar el tema de sus arsenales nucleares y químicos.

    También fueron tratados los temas de la cooperación en el marco del acuerdo START y el Tratado sobre Misiles Antibalísticos.  

    Las promesas de Malta

    Uno de los aspectos que más sorprendió a la delegación soviética en la Cumbre de Malta, fue el deseo de EEUU por ayudar a la economía de la URSS. Una de las medidas que estaba prevista para tal fin era abolir las leyes que prohibían conceder créditos a la Unión Soviética.

    Otro aspecto novedoso de la cumbre fue una rueda de prensa conjunta entre los dos mandatarios, propuesta por Gorbachov. Antes de ello, ningún presidente estadounidense ni secretario de Estado, se podían permitir el lujo de mostrar tanta confianza, indica Cherniaev.

    Precisamente, durante esta rueda de prensa el secretario general soviético mostró al mundo las intenciones de la cumbre.

    "El mundo está saliendo de una época para entrar en otra. Estamos en el principio de un largo camino hacia una era pacífica y duradera. La amenaza con la fuerza y la desconfianza, la lucha ideológica y psicológica deben quedar como cosas del pasado", dijo Gorbachov.

    Dos años más tarde, la Unión Soviética dejó de existir como país, y con ella se desvanecieron los créditos y la cooperación económica prometidos por EEUU, narra la columnista. Fue entonces cuando EEUU se autoproclamó como la única superpotencia. En los años 90 fueron emprendidos algunos intentos por establecer un diálogo constructivo, pero no culminaron con éxito.

    Más tarde, en 2001, George W. Bush le dio la vuelta al acuerdo concertado por su padre y anunció la retirada unilateral de EEUU del Tratado sobre Misiles Antibalísticos. Poco después se anunció la creación de un escudo antimisiles en Europa del Este.

    Moscú acusó al país norteamericano de intentar reiniciar la guerra armamentística. Barak Obama intentó eliminar las tensiones en las relaciones de los dos países con lo que se llamó como la política de reinicio, pero esto tampoco duró mucho.

    Con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, las relaciones no han mejorado. EEUU se retiró unilateralmente del Tratado sobre las Fuerzas Nucleares de Alcance Medio, conocido como el tratado INF. Dicho documento era uno de los pilares principales para prevenir una carrera armamentística.

    Crítica contra Gorbachov

    El último mandatario soviético fue criticado por haber aceptado solo palabras de apoyo a cambio de su compromiso de no entrometerse en los asuntos de Europa del Este.

    Y así, 30 años más tarde, el propio Gorbachov reconoció que a pesar de haber intentado parar la confrontación en 1989, las relaciones internacionales siguen siendo reinadas por los ultimatos, injerencias en los asuntos internos de otros Estados y las intervenciones militares.   

    Etiquetas:
    Rusia, EEUU, Guerra Fría
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik