Widgets Magazine
12:28 GMT +318 Septiembre 2019
En directo
    Refugiados rohinyás (archivo)

    La ONU llama a Bangladés a no deportar a los refugiados rohinyás a Birmania

    © REUTERS / Mohammad Ponir Hossain
    Asia y Oceanía
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    GINEBRA (Sputnik) — La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, llamó a las autoridades de Bangladés a no deportar a los refugiados rohinyás a Birmania donde sus vidas corren peligro.

    "Una expulsión forzada o la repatriación de los refugiados y solicitantes de asilo a su país natal sería una clara violación del principio jurídico básico de no expulsión que prohíbe la repatriación a lugares donde existen amenazas de persecución o muerte, o amenazas para la libertad o integridad física de un individuo", dijo Bachelet en un comunicado difundido este 13 de noviembre por el servicio de prensa del organismo.

    Explicó que las violaciones de los derechos humanos continúan en Birmania.

    De esta manera, Bachelet comunicó que la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos sigue recibiendo informaciones sobre asesinatos, desapariciones, detenciones extrajudiciales de los rohinyás que permanecen en el estado birmano de Rakáin, así como sobre restricciones de movimiento, educación y sanidad para ellos.

    Más: General birmano: comunidad internacional no puede decidir sobre asuntos soberanos

    En este contexto, pidió al Gobierno de Bangladés que garantice que la repatriación se celebre en conformidad con los estándares internacionales, sea voluntaria, segura y transparente y que se realice solo cuando se creen las condiciones necesarias.

    Se agrega en el comunicado que unos 130.000 desplazados internos, en su mayoría rohinyás, se quedan actualmente en los campamentos temporales en el centro del estado, por eso muchos refugiados prefieren suicidarse en caso de ser deportados.

    Bachelet llamó a las autoridades de Birmania a crear las condiciones para el regreso de sus ciudadanos a través de la resolución de los problemas principales que causaron la crisis.

    En particular, se subraya, es necesario poner fin a la discriminación sistemática y a la persecución de los rohinyás.

    También: Rusia asignará $1.000.000 a Birmania y otros tantos a Bangladés

    Más de 700.000 rohinyás, la minoría musulmana del estado birmano de Rakáin, huyeron a la zona limítrofe de Bangladés en poco menos de un año desde finales de agosto de 2017, por el brote de la violencia provocado por un ataque del llamado Ejército de Salvación Rohinyá de Arakán (antiguo nombre de Rakáin) contra 30 puestos policiales y las represalias de las Fuerzas Armadas.

    El total de los rohinyás en el distrito bangladesí de Cox's Bazar se estima en casi un millón de personas, según los datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

    El pasado octubre, Birmania y Bangladés llegaron a un acuerdo para repatriar al primer grupo de refugiados rohinyás antes de mediados de noviembre, como parte del plan de repatriación acordado por los dos países a finales de 2017.

    Tema relacionado: La ONU expresa "extrema preocupación" por el hallazgo de posibles fosas comunes en Birmania

    Mientras tanto, muchos de estos refugiados tienen miedo de regresar a su país de origen porque temen volver a enfrentarse allí a persecuciones y violaciones de sus derechos fundamentales.

    Birmania, una nación mayoritariamente budista, deniega ciudadanía y derechos civiles a esta comunidad musulmana estimada entre 1,1 y 1,5 millones de personas, alegando que son inmigrantes bengalíes; el conflicto y la crisis humanitaria se agravaron especialmente con la transición política de un régimen militar a uno civil ocurrida entre 2011 y 2012.

    Etiquetas:
    deportación, rohinyás, ONU, Michelle Bachelet, Birmania, Bangladés
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik