05:17 GMT +315 Noviembre 2018
En directo
    La bandera de México (archivo)

    Revelan una "caja negra" en presupuesto discrecional de los presidentes de México

    CC0 / Pixabay
    América del Norte
    URL corto
    1 0 0

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — Los presidentes de México gozaron durante décadas de una "caja negra" que en los últimos cinco años repartió más de 17.000 millones de dólares en forma discrecional a gobiernos provinciales, reveló una investigación anticorrupción del centro independiente México Evalúa.

    El fondo federal cuyo destino decide cada año el presidente con su gabinete de Finanzas, destinado a los gobiernos de los 31 estados y la Ciudad de México, se llama Ramo 23, un nombre encriptado que, además, "no está regulado por una ley, sino por el criterio discrecional del Gobierno", dice el documento.

    El estudio titulado "Arquitectura del Ramo 23", elaborado por expertos de México Evalúa, concluye que el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) "ha gastado 318.000 millones de pesos (más de 17.000 millones de dólares) dentro de estos programas, que equivale a 30% del incremento en la recaudación tributaria entre 2014 y 2017".

    La arquitectura discrecional del gasto público federal "permite opacidad, simulación y gasto de recursos en programas que no están orientados a alcanzar objetivos de política pública, por lo que es urgente mejorar y blindar la asignación de los recursos públicos, especialmente del Ramo 23", recomiendan los autores de la investigación.

    Le puede interesar: Cámara de Diputados de México aprueba gasto público de $294.000 millones para 2018

    Por ejemplo, durante el Gobierno de Felipe Calderón (2006-2012, centroderecha), de esa bolsa opaca salió, cada año, un gasto promedio de unos 785 millones de dólares al cambio actual (14.230 millones de pesos).

    Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que gobernó sin pausa 71 años hasta 2000, multiplicó por cinco ese fondo y lo elevó a un promedio de 3.560 millones de dólares al año (63.693 millones de pesos) desde 2012 a 2017.

    "Los datos exhiben que los montos transferidos a gobiernos estatales, mediante tres programas de subsidios del 'Ramo 23', sin reglas de operación, han variado en función de simpatía partidista con la administración federal en turno", dijo en la presentación del informe la directora de México Evalúa, Edna Jaime.

    Fin a la discrecionalidad

    Los especialistas apuntaron la necesidad "promover una toma de decisión más objetiva y democrática" para terminar con la discrecionalidad del gasto público.

    El análisis de 52 páginas examina, por ejemplo, las llamadas "provisiones salariales y económicas" del presupuesto federal.

    Los expertos observaron específicamente tres programas de subsidios opacos dirigidos a los estados: un fondo para el fortalecimiento financiero, los programas regionales y las contingencias económicas.

    "La forma en la que opera el Ramo 23 no es un accidente; estamos ante una arquitectura institucional que ya está excedida, pues está permitiendo una toma de decisión sin garantía de objetividad, y que deriva en una mala calidad de gasto", lamentó Jaime.

    Lea también: Polémica en México por enorme gasto público de $1.400 millones para elecciones

    Los datos de estas transferencias hechas por Calderón y Peña Nieto "reflejan patrones específicos que se agrupan bajo dos escenarios: años previos a la elección presidencial y años regulares sin elección federal", dijo la coordinadora del área de rendición de cuentas de México Evalúa, Mariana Campos.

    La conclusión central es que "los cambios en los montos transferidos coinciden con afinidades políticas, o en su caso, con negociaciones en momentos clave, como lo han sido las reformas estructurales", aprobadas por el Congreso tras largas negociaciones legislativas.

    En los años 2011 y 2017, previos a elecciones presidenciales, las investigaciones detectaron "claramente que el Gobierno federal transfirió más recursos a los estados con gobiernos de su mismo partido político", dijo Campos.

    Esa bolsa millonaria de recursos, cuya asignación queda a criterio exclusivo de la cartera federal de Finanzas, "es una institución que opera con un equipo que llega y cambia en función del interés del titular del Ejecutivo", enfatizó Campos.

    Más aquí: Precandidato oficialista de México presenta proyecto de ley anticorrupción

    Los programas analizados no tienen reglas de operación, ni diseño ni normatividad.

    La coordinadora de este estudio advirtió que esos enormes recursos financieros "no están orientados a la obtención de resultados, y sí son susceptibles de usarse políticamente".

    El caso más reciente de disputa por esa bolsa ocurrió a principios de este año, cuando el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, opositor a Peña Nieto, marchó más de 1.000 kilómetros en una caravana para exigir el equivalente a unos 50 millones de dólares que le había congelado el Gobierno federal.

    Corral denunció que "se trató de un castigo por el combate a las redes de corrupción política descubiertas en Chihuahua, que llegan hasta la dirección nacional del PRI".

    El gobernador predecesor de Chihuahua, César Duarte, del PRI, está prófugo por un multimillonario peculado.

    Lea más: Falta de fiscales y jueces frenan funcionamiento del Sistema Anticorrupción en México

    La nueva fiscalía de Chihuahua descubrió una trama para desviar fondos federales a las campañas políticas del PRI, lo que generó un choque abierto con el Gobierno federal que aún no termina de resolverse.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Líderes de principales partidos de México favorecidos por gasto público
    Peña Nieto incorpora al presupuesto del Gobierno de México metas del PNUD para 2030
    Etiquetas:
    investigación, presupuesto, México