En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    3180
    Síguenos en

    El mensaje navideño del presidente de Chile, Sebastián Piñera, no ha conmovido a quienes acompañan la situación del país con atención. Su llamado a la "unidad nacional" no aplaca las críticas por graves violaciones a los derechos humanos desde el 18 de octubre, cuando estallaron en las calles las protestas sociales que siguen presentes.

    En su tradicional discurso de Navidad, Piñera destacó como temas centrales la unidad y la paz. Una paz también para su administración, que se enfrenta a varios desacuerdos internos. Sin embargo, no son estas discrepancias lo que tiene más complicado al presidente chileno este fin de año, sino las graves acusaciones de violación a los derechos humanos contra su Gobierno, y por las cuales enfrenta dos querellas judiciales.

    Saludo de navidad del presidente chileno, Sebastián Piñera
    © Foto : Gentileza Prensa de Presidencia de Chile
    Saludo de navidad del presidente chileno, Sebastián Piñera
    "Esperamos que quede constancia de estas violaciones y no queden en impunidad, porque la impunidad solo ayuda a que se repitan hechos tan lamentables como los traumas oculares que han sido a nivel mundial impactantes, con mutilaciones para el resto de la vida", señaló a Sputnik Marta Valdés, vocera de la Coordinadora de Víctimas de Trauma Ocular.

    Cientos de personas han perdido uno o ambos ojos por la acción de agentes del Estado. Un hecho que fue clasificado en su momento como una emergencia sanitaria tanto por el Colegio Médico de Chile como por el propio ministerio de salud del país suramericano.

    "Las violaciones a los derechos humanos no han cesado; incluso en vísperas de Navidad, ejemplo es el del joven de 20 años aplastado por dos carros lanza gases de Carabineros, provocándole lesiones graves", señala a Sputnik Ana Toro, médica colaboradora en temas de DDHH.

    Organismos internacionales y el propio Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile han corroborado los crímenes de lesa humanidad por parte del Estado contra ciudadanos durante las manifestaciones en las calles del país. Situación que llevó a distintos diputados y diputadas de oposición a presentar, el 14 de noviembre pasado, una acusación constitucional contra Piñera por la responsabilidad política del mandatario por estos hechos.

    Piñera y los delitos de lesa humanidad

    Protestas en los muros de Santiago de Chile
    © Sputnik / Carolina Trejo
    Protestas en los muros de Santiago de Chile

    Aunque la Cámara de Diputados rechazó finalmente la acusación constitucional presentada en el Congreso contra Piñera, este aún debe enfrentar dos acusaciones interpuestas ante la justicia chilena.

    Pintura de Chalaman, uno de los símbolos de las manifestaciones en Chile
    © Foto : Gentileza Primera Línea Bonilla
    El 7° Juzgado de Garantía de Santiago admitió, el 17 de diciembre, la querella por delitos de lesa humanidad que interpuso el senador y patrocinante de la Coordinadora de Víctimas de Trauma Ocular, Alejandro Navarro en contra del primer mandatario, por los cientos de personas que han perdido uno o ambos ojos por la acción de agentes del Estado.

    Esta querella se sumó a la interpuesta el 4 de noviembre por tres corporaciones de derechos humanos, y que fue admitida dos días después por el mismo juzgado de garantía.

    Ambas acusaciones tendrían fundamento y estarían corroboradas en el informe anual del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) presentado este lunes 23 de diciembre. Este reporte detalla que se han presentado 476 querellas por torturas y tratos crueles en favor de 568 víctimas entre 19 de octubre y el 30 de noviembre de 2019. Cifras nunca antes vistas en democracia.

    De este total, 433 fueron presentadas contra funcionarios de Carabineros de Chile; 33 por la participación de algún miembro de las Fuerzas Armadas, y 10 por participación de funcionarios de la Policía de Investigaciones. Todos son agentes del estado, y por cuya calidad darían sustento a las imputaciones contra la primera autoridad del país.

    El documento destaca que las denuncias presentadas contra Carabineros por torturas en los 9 años de historia del INDH previos al estallido social —entre 2010 y primer semestre de 2019— fueron 174. Menos de la mitad si se compara al total interpuestas en los dos meses de manifestaciones.

    Además, el informe sostiene que la revuelta social desarrollada en el país se gestó a partir de "décadas de falta de respuesta de nuestro sistema político a las demandas principalmente sociales".

    El informe del INDH termina de ratificar lo manifestado por otros organismos internacionales como la ONU, Amnistía Internacional y Human Rights Watch (HRW), que con anterioridad también señalaron que en Chile se han violado los derechos fundamentales de las personas.

    Protestas en los muros de Santiago de Chile contra la violación de derechos humanos
    © Sputnik / Carolina Trejo
    Protestas en los muros de Santiago de Chile contra la violación de derechos humanos

    El documento también reveló que el mayor número de muertes y la mayor cantidad de lesiones por trauma ocular, como de personas heridas, se produjo durante el período de estado de emergencia, lapso en que Andrés Chadwick Piñera, primo del presidente, estuvo a cargo de la cartera de Interior. Por esta razón, Chadwick fue acusado constitucionalmente y no podrá ejercer cargos públicos por cinco años tras la aprobación por parte del senado chileno de dicha acusación.

    En el informe también se detalla que se han presentado 96 querellas por torturas o tratos crueles con violencia sexual. El total de víctimas asciende a 135, de las cuales 71 son mujeres —equivalente al 53%— y 64 son varones —correspondiente al 47%—.

    El INDH, frente a sus propias cifras, acusa directamente al Estado de haber faltado gravemente a su deber de proteger una serie de derechos humanos como el derecho a la vida y a la integridad personal.

    Para Valdés este informe "ayuda mucho a darle fuerza a la querella interpuesta, a que no estamos equivocados al señalar que el responsable es el presidente Piñera. Porque el INDH reconoce la violación de derechos humanos cometidas en el país, y señala que han sido sistemáticas y brutales".

    La pena que arriesga el primer mandatario, en el caso de ser hallado culpable de violar el Artículo 5º de la ley 20357, que tipifica los crímenes de lesa humanidad y genocidio, es la de presidio mayor en cualquiera de sus grados, siendo el máximo el que contempla una pena que va desde 15 años y un día a 20 años.

    Tras dos meses de manifestaciones la pregunta que ronda el ambiente en el país suramericano es ¿qué se viene a nivel político? Las respuestas son múltiples según a quién se le pregunte, lo concreto es que finalizando el año las movilizaciones persisten y Sebastián Piñera enfrenta dos procesos judiciales por violaciones a los derechos humanos.

    A la luz de los informes realizados por los organismos especialistas en el tema, estas querellas complican el futuro judicial del presidente.

    Etiquetas:
    protestas, manifestaciones de protesta, querella, violación a los derechos humanos, Carabineros de Chile, Sebastián Piñera, Chile
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik