Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

Emergencia educativa al sureste de Madrid: cuando tu colegio es un barracón a 8 km de casa

© Sputnik / SHRSolar destinado a la construcción de un colegio en Rivas-Vaciamadrid
Solar destinado a la construcción de un colegio en Rivas-Vaciamadrid - Sputnik Mundo, 1920, 21.06.2021
Síguenos en
Los problemas de la educación pública madrileña tienen su expresión más preocupante en la ciudad más importante del sureste regional, donde faltan centros educativos y los que hay están al borde del colapso. Responsables municipales y organizaciones ciudadanas se quejan de maltrato y de incumplimientos reiterados por parte del Gobierno autonómico.
Varios elementos han coincidido en Rivas-Vaciamadrid hasta desembocar en una situación insostenible. Un rápido crecimiento demográfico, una población muy joven y los retrasos en la construcción de centros educativos han creado un efecto de bola de nieve que, si ya era notorio antes de la pandemia, ahora amenaza con socavar seriamente el derecho a la educación de la ciudadanía en edad escolar.
La masificación en las aulas es uno de los problemas que afecta a la educación en España en general. En la región de Madrid, la sufren localidades como Parla, Arganda del Rey o Rivas-Vaciamadrid, pero en esta última se agrava especialmente debido a la falta física de al menos dos centros educativos, solicitados por el Ayuntamiento ya en 2018. En mayo concluyó el proceso de admisión de alumnos para las etapas de Infantil, Primaria y Secundaria, y numerosas familias han obtenido plazas en centros que solo existen sobre el papel. Muchos alumnos son derivados a aulas prefabricadas instaladas en las zonas comunes de colegios e institutos, los llamados barracones. En el peor de los casos, ni eso. Al no tener un centro asignado, hay quien obtendrá plaza en otras poblaciones.
Aula vacía - Sputnik Mundo, 1920, 05.03.2020
España
Educación pública en España: ¿un enfermo crónico?
Situada a 19 kilómetros al sureste de la capital, la ciudad tiene en la actualidad 97.243 habitantes. Es una población muy joven (36,59 años de media en 2020), de las más jóvenes de toda España. Esto explica en parte el vertiginoso crecimiento demográfico experimentado en los últimos años y el venidero; al margen de la llegada de nuevas familias a la ciudad, su población se reproduce de forma natural (con picos de más de 1.000 nacimientos anuales hasta 2018). En otras palabras, Rivas-Vaciamadrid está llena de niños y jóvenes en edad escolar.

La inversión regional

La Comunidad de Madrid destina cada año "una importante cantidad de recursos" para construir y ampliar las infraestructuras. "Es una constante del Gobierno regional", aseguran a Sputnik en la Consejería de Educación. donde resaltan la inversión de "más de 55 millones de euros para construir tres institutos, un colegio de educación especial y ampliar otros nueve centros", que deben estar operativos para el curso 2022-2023.
Uno de los institutos y cinco de los nueve centros deberán estarlo antes, para el curso 2021-2022, según anunció el consejero de Educación regional. Según datos de la Comunidad, en el curso 2020-2021 se ha experimentado un aumento de 16.488 alumnos (13.385 de ellos matriculados en centros públicos).

Problemas directos

"El colegio está a una distancia terrible, a ocho kilómetros de nuestra casa, es un instituto que aún no está construido y van a meter a los niños en barracones". Así se expresa una de las afectadas, madre de un niño de 11 años, que prefiere mantener el anonimato.
Se refiere a las aulas de Secundaria, todavía no edificadas, del Centro de Educación Infantil, Primaria y Secundaria Obligatoria (Ceipso) La Luna, cuyas instalaciones solo albergan líneas de Infantil y Primaria. "No nos han asignado ninguna de las cuatro opciones solicitadas, nos mandan al centro que está sin construir", declara a Sputnik. La situación creada provoca varios problemas graves. A juicio de Jaime de León, presidente de la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos (FAPA) de Rivas, uno de ellos es la "enorme incertidumbre" que prende en las familias cada vez que hay un proceso de admisión de plazas, dada la extensión urbana y que "posiblemente a tu niño le toque ir muy lejos".
"El segundo problema", declara a Sputnik, "es que se aportan soluciones temporales, como la ampliación de los centros y el emplazamiento de barracones, lo cual pervierte el normal funcionamiento de los centros". La masificación de las aulas, explica, implica que se pierdan "espacios importantes", como las aulas de música, de informática, de psicomotricidad o de profesores. "Es decir, los espacios diseñados para aportar calidad a la enseñanza".
En los cálculos realizados por FAPA-Rivas, a principios de 2021 ya se perfilaba claramente el atasco. "Solo con los pupitres ocupados de 6º de Primaria en los centros públicos, nos salían que 180 niños y niñas no iban a tener plaza en 1º de ESO", recuerda. Son seis aulas que se tienen que repartir por el resto de centros. "Pero la población está en expansión, las familias crecen, y vienen otras con los niños crecidos". Tres de estas aulas las asumirá el Ceipso La Luna, pero siguen pendientes de construcción. Las otras tres se repartirán en barracones instalados en centros ya de por sí sobrecargados. "Hay cientos de alumnos de Infantil y Primaria que son absorbidos de esta forma: ampliando número de aulas y ampliando ratios".

"Y aun con todas estas trampas que hace la Administración para meter a los niños, finalmente hay cerca de 200 familias en una situación de anormalidad después del proceso de admisión. En septiembre, por un proceso de escolarización extraordinario, 'se resolverán' estas circunstancias".

Jaime de León
Presidente de FAPA-Rivas
En la Consejería de Educación afirman que la construcción de infraestructuras atiende a "una planificación basada en las previsiones demográficas y los datos de población" aportados por los ayuntamientos, y que las ratios de alumnos por clase cumplen con lo marcado por la normativa estatal. A juicio de la Comunidad, "la de la reducción de aulas y por tanto de plazas educativas es una crítica habitual que hacen algunos sindicatos todos los cursos, pero no se sustenta cuando finaliza el proceso de admisión y se constatan las cifras oficiales".

Los barracones

Durante la pandemia, estos bloques prefabricados han servido para rebajar la media de alumnos por aula: hasta 20 en Primaria y hasta 23 en Secundaria y Bachillerato. Pero el Gobierno regional de Isabel Díaz Ayuso ya ha anunciado que se recuperarán las ratios anteriores (llegaban a 25, 30 y 35, respectivamente). En el caso de Rivas-Vaciamadrid, los barracones han ido apareciendo cuales setas después de la lluvia en casi todos los centros educativos de la ciudad.
Es decir, no basta con aumentar los ratios y con convertir espacios complementarios en aulas. Los barracones se llenarán de alumnos tras la pandemia, una vuelta de tuerca a la masificación de los centros. En la Consejería de Educación minimizan el impacto de los barracones: "En total, hubo 250 aulas, lo que representa el 0,38%". Pero en el sureste madrileño la apreciación es otra. "Su instalación este año no atiende a la situación de COVID-19, sino para atender las necesidades derivadas de la mala planificación de la Comunidad de Madrid", declara a Sputnik José Luis Alfaro, concejal de Educación, Infancia y Juventud de Rivas-Vaciamadrid, para quien en la medida en que las infraestructuras sigan sin construirse, "su situación se prolongará".
"La Comunidad entiende que cumple con su obligación poniendo un pupitre a un niño en el espacio que sea", afirma Jaime de León. "Pero si su tarea de proporcionar una educación de calidad acaba ahí, es una equivocación".
Pero para las personas a cuyos hijos se les ha adjudicado plaza en un centro (o proyecto de centro) lejano, lo peor es otra cosa. "No son solo los barracones, la cuestión es que a un niño de 11 años no debe hacer solo y a diario un trayecto de ocho km con una mochila de casi 20 kg", añade la madre afectada. "Nuestra perspectiva es intentar cambiar de centro el año que viene, pero sin ninguna garantía. En 2009 hubo muchísimos nacimientos en Rivas, así que el año que viene también va a ser complicado".
"Nosotros nos ofrecimos para adelantar la construcción y la financiación de los centros, y aunque la Comunidad se comprometió al firmar el convenio, todavía no lo ha hecho", recuerda Alfaro, subrayando la "apuesta clara" del consistorio por la escuela pública en tanto que "mejor respuesta" a las necesidades del alumnado. "Es la preferencia de las familias de la ciudad".
Una niña pinta un mural en su colegio de Sorihuela del Guadalimar, Jaén, España - Sputnik Mundo, 1920, 08.04.2021
España
España quiere ser Finlandia en educación, ¿conseguirá la ley Celaá lo que otras no han logrado?

¿Cómo se ha llegado a esta situación?

La ciudad cuenta hasta la fecha con 15 colegios y cinco institutos de titularidad pública. También hay un centro privado (laico) y dos concertados (uno laico y otro religioso). Los centros públicos en Rivas venían distinguiéndose en los últimos años por su buena calidad. El IES Julio Pérez, por ejemplo, fue premiado en 2011 a nivel estatal por su calidad educativa. El CEIP José Hierro se distingue también por su excelencia y buenas infraestructuras.
Pero la masificación amenaza con desbaratar el prestigio labrado y también la mejora del rendimiento académico observado en los centros gracias a la reducción de ratios en las aulas por la pandemia. En los dos primeros trimestres del curso 2020-2021, en el CEIP José Iturzaeta han observado una mejora de casi un punto de media en las notas respecto al curso anterior.
"La problemática no es solo que hayan adjudicado plazas en colegios que todavía no se han construido", matiza Jaime de León. "Lo que ha pasado ahora es el último coletazo de una problemática que se arrastra desde hace muchos años". La problemática, dice, radica en que se han dejado de construir centros educativos al ritmo del crecimiento poblacional. "En los años 90 se inauguraba uno cada dos años. Pero de diez años para acá no, y hemos ido perdiendo calidad".

"Llevamos años solicitando a la Comunidad más plazas educativas públicas", declara José Luis Alfaro. "Es una pelea histórica de la ciudad, las familias quieren y eligen la escuela pública, pero la Comunidad no responde a tiempo con la construcción de los centros como es su competencia".

El Ayuntamiento, explica Alfaro, trata de ser "proactivo". En 2017 la ciudad adelantó el dinero para financiar la construcción de la primera fase del último colegio, el Ceipso La Luna. "El 16 de junio la Comunidad licitó su ampliación, pero llega tarde", advierte, recordando que en noviembre de 2018 la alcaldía ya puso a disposición del Gobierno regional dos parcelas para construir un colegio y un instituto. "Pero cuando se inauguren el nuevo colegio y el nuevo instituto, ya llegaremos tarde", conviene Javier Tabarés, miembro de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.
A esos dos centros, para los que la ciudadanía eligió los nombres de Mercedes Vera y Margarita Salas mediante votación popular abierta, cabe sumar la necesidad de un centro de Formación Profesional y la ya mencionada ampliación del Ceipso La Luna. La crisis económica, el mal funcionamiento de las instituciones e incluso el hecho de que la Comunidad de Madrid (PP) y el Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid (coalición entre IU-Equo-Más Madrid, PSOE y Podemos Rivas) sean de signo político contrario, pueden también haber contribuido a la actual situación, estima Jaime de León.
Escuela (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 09.05.2020
Internacional
Los colegios son el nuevo campo de batalla en la gestión de la pandemia de España

¿Libertad de elección?

Las familias perciben con inquietud el inicio del curso escolar 2021-2022, cuyo proceso de adjudicación de plazas terminó en junio. En Rivas-Vaciamadrid es especialmente angustioso. Y lo es porque en toda la Comunidad de Madrid la adjudicación de plazas en centros educativos públicos se rige por un sistema de distrito único, y no de proximidad al domicilio.
El sistema de zona única de escolarización fue promovido por la Comunidad de Madrid en 2011 para "favorecer la capacidad de elección de las familias en igualdad de oportunidades", explican en la Consejería de Educación. "La única excepción a la zona única es el municipio de Madrid, donde los alumnos cuentan con medio punto más si se escolarizan en el mismo distrito en el que residen".
El sistema conjuga un baremo de puntuación y una fórmula matemática, pero no tiene en cuenta la proximidad de los centros con los domicilios, sino que prima la primera opción. "Para el curso 2021-2022, el porcentaje de alumnos admitidos en centros marcados como primera opción "ha sido del 95,8%, el mayor porcentaje registrado en la región en toda la serie histórica", señalan en la Consejería. Pero si esta no es concedida, el descenso hacia el resto de opciones puede obrar la obtención de plaza en el colegio o instituto más lejano, pues la primera opción suele ser la más cercana. En el caso de Rivas-Vaciamadrid de extensión longitudinal, esta circunstancia puede llegar a ser perversa: hay familias que llevan a sus niños a un extremo de la ciudad, y viceversa.
"El lema de la campaña municipal de todos los años es El mejor cole, el público de tu barrio, instando a las familias a que se vinculen al centro de su barrio", explica José Luis Alfaro. Califica el sistema de distrito único de "política negativa" porque "no favorece la proximidad". Y recuerda que la ciudad tiene "casi 9 km" de punta a punta. "Tener que pasar por delante de dos institutos antes de llegar al que te ha tocado, que encima está a 8 km de donde vives, pues no es razonable", lamenta Alfaro, para quien la normativa de zona única debería modificarse.
"La libertad de elección está sobre el papel, pero luego no se cumple. Existe libertad de petición, pero la libertad de elección de centro no es real".
José Luis Alfaro
Concejal de Educación en Rivas-Vaciamadrid
"Evidentemente, no se pueden satisfacer todas las primeras opciones de las familias, puesto que hay algún centro educativo que acapara gran parte de la demanda", argumentan en la Comunidad de Madrid, cuyo cometido, subrayan es "garantizar la escolarización de todos los alumnos en un centro sostenido con fondos públicos". Con el sistema de zona única, explican, "las familias pueden alegar o solicitar plaza escolar, según su preferencia, en función de su domicilio familiar o de su domicilio laboral, que no siempre están ubicados en la misma localidad".

Las familias se organizan

La relación con el Gobierno regional es compleja. "A nivel general le cuesta mucho apostar por la escuela pública y por construir nuevos centros públicos", lamenta Alfaro, que subraya la preferencia de la ciudadanía local por la escuela pública y la disposición del Ayuntamiento "por pelear".
Javier Tabarés, miembro de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas y uno de sus portavoces, también constata esa falta de apoyo institucional. "La situación se ha ido denunciando con datos desde hace muchos años, pero la Comunidad de Madrid siempre tiene otros intereses, con la educación concertada. El resultado es que hace oídos sordos", asegura a Sputnik. Agrupadas en esta plataforma desde febrero de 2020, las familias tienen claro que no deben cejar en la protesta. "La plataforma reivindica la educación pública y de calidad. Nos hemos juntado mucha gente con el convencimiento de que con la pelea se pueden mover las cosas", asegura Tabarés.
"Los grupos de padres son muy combativos, y saben que lo que les está pasando ya les pasó el año pasado a otros, y el anterior a otros. Por eso hay que seguir peleando, también por los que vienen".
Javier Tabarés
Plataforma Emergencia Educativa Rivas
En un acto informativo el 17 de junio junto al solar en el que tendría que estar construido el CEIP Mercedes Vera, varios portavoces dieron lectura a la carta dirigida al consejero de Educación de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio. En la misiva, que exige el cumplimiento de los compromisos adoptados y promesas realizadas, se subraya también el hecho de que la actual situación puede vulnerar derechos fundamentales de los menores afectados.
"Queremos que se tenga en cuenta la Ley 6/1995 Derechos de la Infancia y de la Adolescencia de la Comunidad de Madrid, ya que se están vulnerando sus derechos, por ejemplo el de garantizar la existencia de plazas escolares en la población que lo soliciten. […] De igual forma, la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de Enero, de Protección jurídica del Menor que enumera los principios rectores de la acción administrativa: mantenimiento del menor en el medio familiar, su integración familiar y social y la prevención de situaciones que puedan perjudicar su desarrollo personal".
En el escrito también se consigna la queja de varias familias a las que se ha conminado a matricularse en el colegio Santa Mónica, un centro privado concertado "con una línea religiosa e ideológica muy marcada" que además implica unos gastos inexistentes en los centros públicos y que no todas las familias pueden asumir, como el cobro de cuotas mensuales encubiertas y el coste de los uniformes.
Un efecto colateral de la masificación de los colegios de Rivas-Vaciamadrid son los atascos de tráfico. Si hace algunos años una mayoría de alumnos podía ir andando a clase, ahora una densa circulación, también con estacionamientos en doble fila, distingue los accesos a los centros durante las mañanas. "Para nosotros es importante que el alumno tenga autonomía y pueda ir andando a su centro educativo, que es también un elemento de socialización en el barrio", concluye José Luis Alfaro. Para paliar la contingencia, el Ayuntamiento se suele dirigir al Consorcio Regional de Transportes "para establecer rutas a los colegios y un refuerzo de líneas con autobuses lanzadera".
© Sputnik / SHR

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.   - Sputnik Mundo
1/7

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

© Sputnik / SHR

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.  - Sputnik Mundo
2/7

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

© Sputnik / SHR

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.  - Sputnik Mundo
3/7

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

© Sputnik / SHR

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.  - Sputnik Mundo
4/7

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

© Sputnik / SHR

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.  - Sputnik Mundo
5/7

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

© Sputnik / SHR

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.  - Sputnik Mundo
6/7

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

© Sputnik / SHR

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.  - Sputnik Mundo
7/7

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

1/7

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

2/7

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

3/7

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

4/7

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

5/7

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

6/7

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

7/7

Acto informativo de la Plataforma Emergencia Educativa Rivas.

La Comunidad, señalan en la Consejería, da becas a los estudiantes cuyo centro esté situado a más de 5 kilómetros de su casa y carezcan de una ruta de transporte. Si los alumnos no pudieran utilizar las rutas de transporte contratadas, sus familias reciben una ayuda. En el curso 2020-2021, el Gobierno regional "invirtió 350.000 euros para que cerca de 1.000 familias puedan beneficiarse de las ayudas directas para transporte escolar". Pero estas ayudas, que van desde los 260 hasta los 1.100 euros por alumno y curso, suelen destinarse a los estudiantes de zonas rurales.
"Somos conscientes de lo que ha ocurrido en las elecciones a la Comunidad y lo aceptamos, la persona que no está haciendo nada por la educación pública va a continuar al menos dos años más. Pero nosotros vamos a hacer nuestra parte, no vamos a bajar la guardia".
Javier Tabarés
Plataforma Emergencia Educativa Rivas
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала