Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del mundo.

Turquía y Europa firman un cese el fuego provisional

© REUTERS / Christian HartmannEl presidente de Francia, Emmanuel Macron, y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan - Sputnik Mundo, 1920, 29.03.2021
Síguenos en
Ofrecer zanahoria sin dejar de lado el palo. La Unión Europea prefiere relanzar la cooperación con Turquía tras la tensión política y militar vivida en los últimos meses.
La Unión Europea y Turquía acercan posturas, pero la desconfianza mutua permanece. Ankara sabe aprovechar las diferencias entre los 27 sobre la política a seguir con el incómodo vecino oriental.
La reunión virtual celebrada entre los jefes de Estado europeos la semana pasada era la fecha decidida en diciembre para aplicar sanciones al gobierno de Recep Tayyip Erdogan por la exploración de hidrocarburos en zonas del Mediterráneo que Grecia considera de su soberanía y que estuvo a punto de provocar un enfrentamiento entre fragatas militares turcas, griegas y francesas en apoyo de Atenas.
Según el comunicado final de Bruselas, la UE apuesta por el relanzamiento de una cooperación, "progresiva, proporcionada y reversible". Jerga diplomática que se debe traducir como dejar la puerta abierta a seguir negociando asuntos de beneficio mutuo, pero con la posibilidad de portazo si Ankara vuelve a las andadas.

Unión aduanera "profunda pero reversible"

Esa cooperación se centra en dos aspectos:
1.
Turquía seguirá frenando la llegada de inmigrantes hacia el Viejo Continente
2.
y la UE se compromete a acelerar el proyecto de Unión aduanera que abriría Europa a los productos agrícolas y los mercados públicos a sus empresas.
Se trataría de renovar los acuerdos que sobre esos dos asuntos existen entre las dos partes.
Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía - Sputnik Mundo, 1920, 12.01.2021
Internacional
Erdogan: la incertidumbre en la UE terminará cuando Turquía obtenga la membresía
Una Unión aduanera "profunda" reverdecería el pacto sellado en 1990, cuando todavía se veía cerca una adhesión de Turquía a la UE. El acuerdo sobre emigración cumple ahora cinco años y es el arma de destrucción psicológica más importante del arsenal con el que Ankara amenaza a Bruselas. En marzo de 2016, los 27 y Ankara llegaron a un acuerdo para impedir la llegada a territorio de la UE de millones de personas que huían del conflicto en Siria o de otros países de la zona, también por cuestiones económicas. Desde entonces, sobre suelo turco viven más de tres millones de refugiados, a cambio de 6.000 millones de euros pagados por la Unión Europea.
El gobierno de Erdogan, que siempre ha acusado a la UE de no haber hecho efectivo el pago total de la suma, pide ahora su renovación. Portavoces comunitarios insisten en que la cantidad ha sido gastada en ayuda a la instalación de organizaciones europeas no gubernamentales en territorio turco y en ayuda directa. Europa se encarga de sufragar la construcción de viviendas de socorro para refugiados, pero también de la instrucción escolar y universitaria de los niños y jóvenes inmigrantes.

Erdogan divide a Europa

La desescalada de la tensión entre la UE y Ankara es, sin embargo, más aparente que real. Dentro de la Unión Europea la política turca divide a sus miembros. Por un lado se sitúan Grecia, rival histórico de Turquía y que a principios de años sufrió la amenaza de una entrada masiva y desordenada —por no decir salvaje— de inmigrantes atizada por Ankara; Chipre, país dividido tras la invasión militar turca en 1974 y que dio lugar a la 'República de Chipre del Norte', entidad solo reconocida internacionalmente por Turquía; y Francia, cuyo jefe de Estado, Emmanuel Macron, mantiene un pugilato verbal con su homólogo turco y llegó a enviar a sus marinos de guerra en apoyo a Atenas en el Mediterráneo.
En la parte opuesta, Alemania, Italia y España, aunque es Berlín el país que más se opone a una política dura hacia Ankara. Francia y Alemania han dejado aparcada la política común en múltiples aspectos dentro de la UE; en el caso de Turquía las diferencias son abrumadoras.
Emmanuel Macron, pocas horas antes de la "cumbre" europea, embistió contra el gobierno turco asegurando que el gobierno de Recep Tayyip Erdogan intentará injerir en la elección presidencial francesa de 2022.
Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía - Sputnik Mundo, 1920, 13.01.2021
Internacional
Turquía, en la encrucijada entre la vía europea y la gloria neo-otomana
París y Ankara mantienen diferendos que han tensado sus relaciones y su guerra dialéctica. Ergogan dudó de la salud mental de Macron y acusó al inquilino del palacio del Elíseo de "islamofobia" por la ley contra el separatismo islamista propiciada por el partido del presidente francés.
Por su parte, París ilegalizó al grupo nacionalista pro-turco Lobos grises en territorio francés y ha paralizado en las últimas horas las obras de la mezquita de la ciudad de Estrasburgo, un enorme complejo religioso y cultural sufragado por Turquía.

Macron acusa: injerenia electoral turca

Que Macron lanzara esas acusaciones en vísperas de la reunión con sus colegas europeos no fue un lapsus. Francia es el país europeo cuya política exterior se opone con más diferencia a las ambiciones turcas. Tanto en Libia, como en el conflicto entre Azerbaiyán y Armenia, en Siria o en el Mediterráneo Oriental, Macron y Erdogan apoyan a bandos distintos.
Macron tiene razones de índole nacional también para subrayar su discordia con Ankara. La penetración del islam político en su país, con el apoyo principalmente turco, según denuncian sus portavoces, será uno de los argumentos electorales más potentes en su probable enfrentamiento final con Marine Le Pen por el sillón presidencial en los comicios del año que viene. En Francia viven 80.000 ciudadanos turcos o de origen turco, una quinta columna que Erdogan puede instrumentalizar en contra del aspirante a la reelección.
Marine Le Pen, política francesa, líder del partido Agrupación Nacional - Sputnik Mundo, 1920, 01.03.2021
Internacional
Macron "normaliza" a Le Pen para evitar otro rival en 2022
El arma electoral de la diáspora turca es también una amenaza para la Canciller alemana, Angela Merkel. En las últimas elecciones al Bundestag, celebradas en 2017, Recep Tayyip Erdogan se permitió empujar a sus fieles en territorio alemán —más de tres millones de personas— a votar contra el partido de Merkel, la Unión Cristiano Demócrata (CDU). Alemania celebra elecciones el próximo septiembre. Merkel no se presentará, pero no puede arriesgarse a perder el apoyo del voto turco-alemán.

Ankara no cede en asuntos internos

Turquía, cuya economía pasa por difíciles momentos, necesita seguir comerciando con su principal cliente e inversor, Europa. Pero ello no le priva de seguir mostrando su independencia política respecto a sus vecinos del oeste. Poco antes de la reunión europea que debería haber impuesto las sanciones decididas en diciembre, Ankara ilegalizó al partido de la izquierda kurda, HDP y canceló su compromiso con el Acuerdo de Estambul, que aboga contra la violencia a las mujeres.
Una patada en el trasero de la política de defensa de derechos humanos que la Unión Europea blande como su principio más importante, pero que se oscurece cuando los intereses comerciales y electorales están en juego. Emmanuel Macron, el Quijote europeo antiErdogan, afila su lengua contra Ankara, pero acaba reconociendo: "si abren la puerta a tres millones de refugiados, tendremos un problema".
LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
EN VIVO
Заголовок открываемого материала
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала