Widgets Magazine
En directo
    Qué pasa

    Trump-Kim: de "hombre cohete" y "viejo demente" a "maravillosa relación"

    Qué pasa
    URL corto
    Javier Benítez
    180

    Encendido de buenos ánimos. Así fue como quisieron transmitir sus propios protagonistas el tono general del encuentro por generación espontánea tuitera que promovió el inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, y al que el líder de Corea del Norte, Kim-Jong un, devolvió con su presencia en la frontera entre su país y Corea del Sur.

    De la manga. Como si se tratara de un mago. De allí sacó –o se inventó, aparentemente– el presidente norteamericano este cónclave con Kim. Un día antes, Trump había tomado su caña de pescar y la había lanzado con anzuelo y carnada.

    "Después de algunas reuniones muy importantes, incluida mi reunión con el Presidente Xi de China, partiré de Japón hacia Corea del Sur (con el Presidente Moon). Mientras esté allí, si el presidente Kim de Corea del Norte ve esto, me encontraría con él en la frontera sólo para estrecharle la mano y decir ¡Hola (?)!"

    Y Kim no falló, y casi como si se tratara de un encuentro casual, aleatorio, imprevisto, saludó al mandatario estadounidense con estas palabras: "¡Qué bueno volver a verlo! ¡Nunca imaginé que lo encontraría aquí!". Para desterrar cualquier vestigio de duda respecto a lo espontáneo del encuentro, el líder norcoreano enfatizó que la reunión no fue acordada de antemano y que fue una sorpresa para él. Añadió que esto fue posible sólo gracias a la "maravillosa relación" entre ambos.

    A su turno, también llegó la retribución de Trump: "Quiero agradecer al líder Kim por otra cosa. Cuando publiqué la notificación en las redes sociales, si él no aparecía, la prensa me hubiese hecho quedar muy mal. Así que nos hizo quedar bien a los dos y yo lo agradezco".

    El Dr. Armando Fernández Steinko entiende que la diplomacia de Trump forma parte de una manera de entender la realidad propia de un sector de la sociedad norteamericana.

    "Es una visión del mundo efímera, basada en gestos, en símbolos, y una incapacidad bastante considerable, yo diría cultural, incluso filosófica, de ver el mundo en su dimensión estructural, en su dimensión profunda, reconocer las grandes tendencias a las que hay que hacer frente, y sustituir esa forma de ver las cosas, por lo que conocemos como las nuevas tecnologías. Es decir, mensajes virtuales, efectos mediáticos, una simplificación constante de la realidad para el consumo de unos 'clientes', como 'clientes' que son los ciudadanos norteamericanos, sobre todo en períodos electorales".

    Sin embargo, el profesor establece un matiz. "Lo que sí está haciendo Trump es una política de hechos consumados. No amenazar con subir aranceles, sino prácticamente subirlos ya y luego negociar, que es la forma unilateral de hacer las cosas: primero amenazo con pegarte un porrazo en la cabeza, tengo el martillo ya en la mano, y entonces negocio, ¿no?", ironiza el experto. "Eso es un poco lo que está haciendo con Irán, China, pero las cosas son más complejas, y es muy interesante por ejemplo, la marcha atrás que ha tenido que dar Trump en relación con Huawei", observa el analista.

    La interrogante es en qué momento y de qué manera se pasó del "hombre cohete" y del "no tendremos otra opción más que destruir totalmente a Corea del Norte" que le lanzó Trump y la respuesta consiguiente de Kim de "domar con fuego a este viejo demente estadounidense", a esta "maravillosa relación".

    "Obviamente yo creo que detrás de la política de acercamiento a Corea del Norte hay algo parecido a una política de contención, de intento de rodear a China y reducir su influencia en Corea del Norte para hacer ahí una especie de cuña, y separarla de Rusia y China. Puede haber una reflexión a nivel estratégico por parte de su gente en EEUU en el Departamento de Estado y en la Casa Blanca, de aislar a China. Pero me temo que ni siquiera eso es ejecutable con este tipo de diplomacia", explica Fernández Steinko.

    Además: El Kremlin aplaude la reciente reunión entre Kim y Trump

    Mientras, el jefe del Comité Internacional del Consejo de la Federación [Senado ruso], Konstantín Kosachov, reaccionó a esta cumbre espontánea. "En general, el problema es más de carácter bilateral: sin garantías por parte de Washington seguramente no habrá desnuclearización alguna […] pero tengo un sentimiento de que sin la participación de terceras partes, Rusia y China, no habrá soluciones a largo plazo del problema".

    "Efectivamente no hay nada que hacer en Corea [del Norte] sin Rusia y sin China, es completamente imposible. Pero ese es el voluntarismo de Trump, ese intento de abrir una división, entremeterse ahí en esa zona del mundo, pero ¿con qué aliados? […] Porque incluso Japón por mucho que forme parte de una alianza estratégica con EEUU, la diplomacia japonesa da síntomas muchas veces de querer distanciarse de esas aventuras diplomáticas de Trump. […] Desde luego si no son un poco más serios, yo creo que con esa diplomacia de Twitter no van a llegar muy lejos", sentencia el Dr. Armando Fernández Steinko.

    Etiquetas:
    relaciones bilaterales, encuentro, Kim Jong-un, Donald Trump, EEUU, Corea del Norte
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik