En directo
    Qué pasa

    China estrangula a Canadá y ahoga a EEUU de un golpe

    Qué pasa
    URL corto
    Javier Benítez
    392617

    Lo niegan ambos países: que el arresto del excónsul de Canadá en China por parte de Pekín esté vinculado con el de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, en Vancouver. Pero la cronología marca que luego del encarcelamiento del exdiplomático Michael Kovrig, Canadá aceptó dejar libre bajo fianza a la ciudadana china.

    Con la habilidad de las milenarias artes marciales orientales, que permite a un practicante dejar fuera de combate a más de un oponente de un sólo golpe, China, voluntaria, o involuntariamente –de acuerdo a sus afirmaciones y al asentimiento de Ottawa de que los casos no guardan ninguna relación–, ha puesto a Canadá entre la espada y la pared, y a EEUU a tener que lidiar con su vecino durante los próximos casi dos meses y ver qué hacen con la empresaria y futura heredera del imperio Huawei detenida en Vancouver.

    Meng fue detenida a la solicitud de EEUU –el mismo día en que Donald Trump y Xi Jinping enterraban el hacha de guerra en Buenos Aires, al menos por un tiempo– so pretexto de burlar las sanciones a Irán. Lo que 'canta' aquí, es que la burla a las sanciones contra Teherán por parte de otras empresas de otros países, Washington las había saldado con una simple multa, y nunca con un arresto como en este caso, lo que deja al desnudo un trasfondo geopolítico en esta situación.

    Además: China y EEUU abordan plazos para celebrar las consultas comerciales

    La tregua en la guerra comercial a la que se comprometió EEUU, no fue más que una actuación por parte de Trump, explica el presidente del Observatorio Hispano-Ruso de Eurasia, Fernando Moragón.

    Opina que en Washington "ya se han dado cuenta de que China es una potencia global en ascenso y que si no intentan algo, irremediablemente será la próxima potencia hegemónica mundial. […] Con lo cual han entendido que tienen que ir a por China y estrangular –por lo menos parcialmente– su economía para que no puedan alcanzarles desde el punto de vista tecnológico". 

    La ecuación, que en principio EEUU suponía fácil, tanto como jugar y cobrar, tomó un giro que probablemente no era el esperado, a menos que Canadá estuviera dispuesto de antemano a sacrificar algunos peones durante la partida, y que ahora esté haciendo un papel de Oscar.

    Lo cierto es que tras el arresto de Meng, China prometió el infierno a Canadá. "Serias consecuencias", dijeron, si Ottawa no liberaba ipso facto. "China insiste en que Canadá libere a la ejecutiva detenida, garantice la observación de sus derechos legítimos e intereses, en otro caso esto tendrá serias consecuencias, y Canadá tendrá que asumir plena responsabilidad", rezaba un comunicado de la Cancillería del gigante asiático. 

    Inmediatamente después de esta advertencia, el gigante asiático canceló unas negociaciones con los productores de madera de la Columbia Británica. Y casi al mismo tiempo se supo del arresto por parte de Pekín del excónsul canadiense en China. Consultadas las autoridades de ambos países sobre un posible vínculo entre los arrestos en su conjunto, niegan cualquier relación.

    Increíblemente, y casi sin margen para un respiro entre una cosa y otra, un juez en Canadá otorgó libertad condicional a Meng tras abonar una fianza de 10 millones de dólares canadienses, unos 7,5 millones de dólares estadounidenses.

    Al respecto, Moragón explica que China se vio empujada a tomar medidas contundentes porque de lo contrario, esto hubiera dado pie a que EEUU se creciera y pusiera más tipos de sanciones [contra China] o hicieran cosas parecidas a lo que hicieron con la directora financiera de Huawei. Incide en que el arresto al exdiplomático canadiense fue una forma de decir que "están dispuestos a enfrentarse y que EEUU no se va a salir con la suya, al menos, sin grandes costes. Y aquellos aliados, como Canadá, que le sigan, que también se preparen para lo mismo".

    Te puede interesar: Desaparece el segundo ciudadano canadiense en China

    Y en un pronunciamiento que llegó y sonó a destiempo, luego de que las aguas ya estaban del todo revueltas y que China le había puesto la soga al cuello a Canadá, va Trump y hace una declaración que a muchos sonó, como poco, sospechosa. Dijo que intervendría en el caso de Meng si ello sirviera a los intereses de la seguridad nacional de EEUU, o ayudara a cerrar un acuerdo comercial con Pekín. Quedó todo más que claro.

    Moragón afirma que estas palabras de Trump dan constancia del trasfondo político del arresto de Meng. "En esta situación el perdedor es Canadá, no EEUU. Es como pasó con el tema de las sanciones a Rusia. El perdedor no ha sido EEUU, ha sido Europa. […] Y esto le va a pasar a Canadá. Se va a ver obligada a seguir la política de EEUU, pagando las consecuencias, como suele ser habitual", concluye Fernando Moragón.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    EEUU sanciona a una empresa china por violar restricciones a Irán
    Guerra high-tech de EEUU vs China: secuestro judicial de la hija del dueño de Huawei
    China convoca al embajador de EEUU por el caso Huawei
    Rusia no quiere escoger bando en la guerra comercial entre EEUU y China
    Etiquetas:
    guerra comercial, arresto, Huawei, Michael Kovrig, Meng Wanzhou, Donald Trump, Xi Jinping, China, Canadá, EEUU