En directo
    Política
    URL corto
    El alto el fuego en Nagorno Karabaj (119)
    11408
    Síguenos en

    Turquía nunca ha ocultado que apoya a Azerbaiyán en Nagorno Karabaj, estas son las consecuencias geopolíticas del colapso de la URSS, declaró el presidente de Rusia, Vladímir Putin.

    "En cuanto a Turquía, el papel de Turquía, esto se sabe bien. Azerbaiyán lo ha dicho directamente varias veces, y la parte turca nunca lo ocultó. Apoyó a Azerbaiyán de manera unilateral", dijo Putin en entrevista con el canal de televisión Rossiya 24.

    "¿Qué puedo decirles?, son las consecuencias geopolíticas del colapso de la Unión Soviética. Hablamos de esto todo el tiempo en general. En esta ocasión no se trata de algo en general, sino de acontecimientos muy concretos que estamos viendo en estos momentos", añadió.

    Putin agregó que "se puede evaluar de cualquier manera las acciones de Turquía, pero es difícil acusarla de violación del derecho internacional".

    "En cuanto a la misión de paz, sí, realmente, tanto Azerbaiyán como Turquía siempre han hablado de la posibilidad de que Turquía participe en las misiones de paz; me parece que se ha logrado persuadir tanto a nuestros socios turcos como a nuestros colegas en Azerbaiyán de que no hay que crear condiciones (...) o premisas para la ruptura de nuestros acuerdos" sobre Nagorno Karabaj, dijo el líder ruso.

    Putin advirtió que la presencia de militares turcos en la línea de contacto en Karabaj sería una provocación.

    "Creo que el presidente [turco Recep Tayyip] Erdogan lo entendió perfectamente. No tuvimos ningún problema con eso", indicó.

    El líder ruso subrayó que el estatus definitivo de Nagorno Karabaj no está determinado y Moscú mantiene el statu quo sobre esta cuestión.

    Afirmó también que habría significado "un suicidio" para Armenia haber rechazado el acuerdo actual sobre Karabaj.

    Añadió que incluso Armenia no reconoció la independencia de Nagorno Karabaj, lo que significa que Bakú estaba tratando de devolver sus territorios.

    "Nadie, ni siquiera Armenia, reconoció la independencia de Karabaj. ¿Qué significa esto desde el punto de vista del derecho internacional? Que Azerbaiyán devolvió los territorios que consideraba suyos, como toda la comunidad internacional. Pues, en este sentido, tenía el derecho de elegir a cualquier aliado que le preste una ayuda conocida", destacó el mandatario ruso.

    Putin enfatizó que Azerbaiyán es un Estado independiente y "tiene el derecho de elegir a sus aliados como considere conveniente".

    Además, el presidente ruso dijo que asumió el papel de mediador para resolver la situación en la región. Escuchó a ambas partes del conflicto y se puso en contacto con el primer ministro armenio, Nikol Pashinián y con el presidente azerbaiyano, Ilham Aliyev.

    "Fue un proceso difícil, diría yo, que consume energía, creo que de todos lados. Esto sucedió como resultado de consultas trilaterales. De hecho, tuve que asumir el rol de mediador cuando hablé con ambos líderes. Escuchaba sus demandas, objeciones al texto, introducía algunos cambios. Después me ponía en contacto con la otra parte, escuchaba sus deseos y demandas. Luego consultaba con el primero sobre la aceptabilidad de estas disposiciones para los otros socios. De hecho, fue un trabajo trilateral igualitario", dijo Putin al canal de televisión Rossiya 24.

    Repatriación de refugiados

    Además, afirmó que las fuerzas de paz rusas se encargarán de la repatriación de refugiados a Nagorno Karabaj.

    "Se necesita tiempo para que todo se calme, para que la gente sienta que la vida pacífica ha vuelto a sus corazones, a sus almas (...) Y para ello, claro, hay que pensar en la seguridad real de las personas que regresan de ambas partes", dijo Putin, al añadir que "los soldados de paz rusos se encargarán de esta misión".

    Al comentar el conflicto de Nagorno Karabaj, Putin afirmó también que el tema de la devolución a Azerbaiyán "de cinco distritos, y después de otros dos, que se encontraban de hecho bajo al control de Armenia" fue discutido durante un largo período de tiempo.

    Sin embargo, precisó que la cuestión sobre el estatus de la ciudad de Shusha surgió solo durante esta nueva espiral del conflicto en Nagorno Karabaj.

    Putin reveló también que en octubre pasado, durante conversaciones telefónicas, convenció al presidente azerbaiyano, Ilham Aliyev, de cesar los combates en Nagorno Karabaj a condición del regreso de refugiados a Shusha, pero el primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián, se opuso.

    El líder ruso destacó que Moscú considera suficiente la cantidad de soldados de paz rusos en Karabaj y el contingente puede ser incrementado solo por un acuerdo entre las partes.

    Al referirse al trabajo del centro conjunto para la observación de la situación en Nagorno Karabaj, Putin precisó que Bakú decidirá por sí mismo dónde este se ubicará.

    Indicó que el centro ruso-turco para Karabaj usará drones.

    Putin destacó que lo más importante que se ha logrado hacer en Nagorno Karabaj es cesar el derramamiento de sangre.

    "Más de 4.000 personas fallecieron, y eso solo según datos oficiales, en realidad creo que son más; decenas (de personas) están heridas, mutiladas; no es una película, es una tragedia que sucede con personas concretas, con familias concretas", dijo.

    En cuanto a la situación interna en Armenia, cuya capital vivió una serie de protestas promovidas por la oposición después de que fuera firmado el acuerdo sobre el cese del fuego en Nagorno Karabaj, Putin afirmó que "la división del país no lleva a nada bueno".

    "Hay que consolidar a la sociedad y no destruirla", dijo.

    Putin subrayó que la situación en Armenia tras el acuerdo sobre Karabaj es un asunto interno de ese país.

    En los últimos días Pashinián ha sido criticado fuertemente por firmar el 9 de noviembre una declaración conjunta con Azerbaiyán y Rusia sobre el cese de hostilidades en Nagorno Karabaj.

    El acuerdo supone la pérdida de una parte considerable de los territorios en Nagorno Karabaj, incluida Shusha, centro estratégico en la república autoproclamada, por el cual pasa una carretera que conecta la región con Armenia.

    Las hostilidades en Nagorno Karabaj, que volvieron a estallar a fines de septiembre pasado y provocaron miles de muertos durante 44 días de combates con el uso de aviación, tanques, artillería y sistemas de misiles, cesaron el 10 de noviembre gracias a una declaración acordada por los líderes de Armenia, Azerbaiyán y Rusia.

    Conforme al documento, los bandos en conflicto han de permanecer en sus posiciones actuales, realizar un intercambio de prisioneros de guerra, otros detenidos y de los cuerpos de los caídos.

    Por su parte, Rusia ya procedió a emplazar en Nagorno Karabaj sus fuerzas de paz —1.960 militares, 90 transportes blindados y 380 medios técnicos— por un plazo de cinco años en un principio.

    El despliegue del contingente de paz se lleva a cabo paralelamente a la retirada gradual de fuerzas armenias desde los distritos de Agdam, Kelbecer (Kalbajar) y Lachín, ocupados durante la guerra de 1992-1994.

    Las fuerzas de paz rusas ejercerán el control sobre el llamado corredor de Lachín, que conecta a Nagorno Karabaj con Armenia. Esta última, por su parte, se compromete a garantizar el transporte entre la república autónoma de Najicheván, el exclave azerbaiyano que se encuentra entre Armenia, Irán y Turquía, y las zonas del oeste de Azerbaiyán.

    Tema:
    El alto el fuego en Nagorno Karabaj (119)
    Etiquetas:
    Vladímir Putin, Azerbaiyán, Armenia, Nagorno Karabaj
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook