En directo
    Política
    URL corto
    0 80
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Moscú y Washington no mantienen negociaciones sobre el canje del estadounidense Paul Whelan, sentenciado por espionaje, por ciudadanos rusos encarcelados en EEUU, declaró la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova.

    "Quisiera subrayar que los rumores sobre supuestas discusiones con EEUU de posibles planes de canje (...) de Whelan por nuestros ciudadanos no corresponden a la realidad", dijo Zajárova.

    El abogado Vladímir Zherebenkov dijo a Sputnik que estaban en curso unas supuestas negociaciones de intercambio de Whelan por rusos encarcelados en EEUU.

    Según el abogado, tanto Whelan como su defensa no participan en las negociaciones de las cuales supieron de forma extraoficial.

    Zherebenkov también afirmó que en la lista de candidatos para el canje figuran el empresario Víctor Bout o el piloto Konstantín Yaroshenko, reclusos en el país norteamericano.

    Yaroshenko fue arrestado en Liberia en mayo de 2010, como sospechoso de narcotráfico.

    Un año después fue extraditado a EEUU y condenado a 20 años de prisión por presuntamente integrar una organización encargada de ingresar droga a ese país; él niega todos los cargos.

    Bout, por su parte, fue detenido en 2008 en Tailandia a pedido del Gobierno de EEUU, como resultado de una operación de los servicios especiales del país norteamericano.

    El hombre fue enviado a EEUU, donde una corte lo halló culpable de conspirar para matar ciudadanos estadounidenses y de terrorismo.

    Mientras que Paul Whelan fue detenido en Moscú a finales de 2018 durante una actividad de espionaje.

    El pasado 15 de junio, un tribunal de Moscú lo condenó a 16 años de prisión.

    La defensa del norteamericano insiste en que Whelan fue víctima de una provocación.

    Sanciones de Londres

    Además, Zajárova declaró que las sanciones de Londres por el caso Magnitski son un intento de presionar a la justicia rusa y entremeterse en los asuntos de Rusia.

    "Estas acciones del Reino Unido no son más que un intento de injerencia en los asuntos internos de otro Estado y ejercer presión sobre la justicia rusa", dijo Zajárova en una rueda de prensa.

    La diplomática indicó que se trata de "otro paso inamistoso" de Londres.

    "La decisión del Gobierno británico de imponer sanciones a funcionarios rusos en el marco del llamado caso Magnitski, es otro paso inamistoso emprendido por las autoridades británicas", apuntó.

    Zajárova advirtió que ante esta situación Moscú se reserva el derecho de adoptar contramedidas.

    "El principio de reciprocidad es uno de los fundamentales en las relaciones internacionales y por lo tanto nos reservamos el derecho de tomar contramedidas adecuadas", señaló la diplomática rusa.

    Zajárova además instó a Londres a renunciar al lenguaje de acusaciones infundadas.

    "Exhortamos a Londres a abandonar el lenguaje de acusaciones inconsistentes y elegir el camino del diálogo civilizado sobre los problemas y preocupaciones existentes", dijo la portavoz de la Cancillería rusa.

    El 6 de julio Reino Unido publicó una lista de 49 personas y entidades sujetas a sanciones por su presunta implicación en abusos de derechos humanos. A todas ellas les queda prohibida la entrada en el país y se congelan sus activos en el territorio británico.

    En la lista figuran 25 rusos a los que Londres responsabiliza de la "tortura y muerte" del abogado ruso Serguéi Magnitski, 20 saudíes sospechosos del asesinato del periodista Jamal Khashoggi, dos generales birmanos por la persecución de la comunidad rohinyá y dos organizaciones norcoreanas acusadas de torturas, asesinatos y explotación de prisioneros.

    Discriminación de medios rusos en países bálticos

    La portavoz del Ministerio ruso de Exteriore denunció la falta de respuesta de Bruselas ante la discriminación de la cadena rusa RT en Letonia, Lituania y Estonia.

    "Consideramos que precisamente el silencio inaceptable de Bruselas respecto a numerosos episodios de discriminación de medios rusos en los países de esa región, en particular, en los países bálticos desató las manos a los líderes de estos países hasta el punto de que ahora ni siquiera se preocupan de encontrar una explicación plausible de sus pasos, medidas, acciones en torno al grupo mediático rusos", dijo Zajárova.

    Denunció que ninguno de los funcionarios europeos ha comentado hasta ahora "la violación brusca de libertad de expresión y la lucha contra formas de pensar de manera diferente en los países bálticos".

    "Estos pasos antidemocráticos, sin duda, desacreditan a Vilna, Riga y Tallin a los ojos de la comunidad internacional y contradicen las obligaciones internacionales de estas capitales sobre la necesidad de garantizar la libertad de prensa y el acceso libre a la información", añadió Zajárova.

    El 8 de julio se informó que la Comisión de Radio y Televisión de Lituania (LRTK) tomó la decisión de prohibir la transmisión de cinco canales de la televisión rusa RT. La decisión de LRTK entra en vigor este 9 de julio y afectará a los canales RT, RT HD, RT en Español, RT Documentary HD y RT Documentary.

    La semana pasada el Consejo Nacional para los Medios de Comunicación Electrónicos de Letonia (NEPLP, por sus siglas en letón) prohibió la transmisión de los canales RT, RT HD, RT Arabic, RT en Español, RT Documentary HD, RT Documentary y RT TV.

    El organismo argumentó que estos medios son controlados por Dmitri Kiseliov, que se encuentra en la lista de sanciones de la UE, pese a que en realidad dirige otro medio ruso, la agencia Rossiya Segodnya.

    Además esta semana el ministro de Exteriores de Estonia, Urmas Reinsalu, afirmó que el Gobierno de su país también estudia la posibilidad de prohibir la transmisión de los canales RT.

    Etiquetas:
    EEUU, Rusia, canje, sanciones, Paul Whelan
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook