En directo
    Manifestante palestino quema una bandera israelí

    El desarollo del conflicto entre Palestina e Israel paso a paso

    © REUTERS/ Mohamad Torokman
    Oriente Medio
    URL corto
    32229 0 0

    MOSCÚ (Sputnik) — El presidente ruso, Vladímir Putin, se reunirá el 11 de mayo con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás.

    El encuentro tendrá lugar en la ciudad rusa de Sochi y se centrará en la situación en Oriente Próximo y en el conflicto palestino-israelí.

    El comienzo del conflicto data de la década de 1940, cuando el 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de la ONU votó por la creación de dos Estados, uno hebreo y otro árabe, en la ribera occidental del río Jordán y la zona internacional de Jerusalén.

    Por la partición de Palestina votaron 33 Estados, incluyendo a Francia, EEUU y la URSS, en contra 12 y se abstuvieron 10, en particular el Reino Unido.

    Esta decisión fue rechazada inicialmente por los Estados árabes vecinos y la población árabe de Palestina.

    Además: La UE espera de Hamás soluciones para crear un estado palestino en las fronteras de 1967

    Los árabes no querían aceptar la idea del retorno de los hebreos a Palestina, al considerar estos territorios como propios, hecho que dio pie a enfrentamientos abiertos entre grupos armados hebreos y árabes.

    La proclamación del Estado de Israel en 1948 se realizó en medio de la guerra árabe-israelí (1947-1949) durante la cual los israelíes tomaron aproximadamente la mitad de los territorios destinados al Estado árabe.

    Las restantes tierras, la ribera occidental del río Jordán y el sector de Gaza (un total del 22% de la Palestina histórica) fueron ocupados por Jordania y Egipto respectivamente.

    Otra de las consecuencias del conflicto fue la retirada de los territorios controlados por Israel de 700.000 refugiados palestinos.

    Durante las guerras árabe-israelíes de 1967 y 1973 Israel ocupó el resto de los territorios palestinos, incluyendo Jerusalén Este, así como los Altos del Golán sirios y la península del Sinaí de Egipto.

    Además, en el marco de las operaciones militares de 1978 y 1982 los israelíes ocuparon territorios del sur del Líbano.

    En 1979 Israel firmó un acuerdo de paz con Egipto que preveía la devolución del Sinaí y en 1994 otro con Jordania.

    En 1964 fue creada la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que unió a los árabes palestinos en sus aspiraciones a crear un Estado propio, organización liderada desde su fundación hasta 2004 por Yasir Arafat y a partir de ese año por Mahmud Abás.

    Lea también: "Israel sirve a los intereses del imperio estadounidense"

    Durante más de cuarenta años los palestinos no aceptaron la resolución de la ONU del 29 de noviembre de 1947 y llevaron a cabo una lucha política y armada contra Israel por liberar toda Palestina.

    Los ataques armados de la OLP y especialmente los grupos extremistas palestinos que usaban a menudo métodos terroristas obligaban a Israel a tomar medidas de respuesta.

    La ausencia de actitudes constructivas de ambos bandos en la solución del problema palestino condujo en diciembre de 1987 a manifestaciones espontáneas de desobediencia civil de los palestinos conocidas como intifadas.

    El 15 de noviembre de 1988 el Consejo Nacional de Palestina (órgano supremo de la OLP) declaró la creación del Estado de Palestina, reconoció la división de Palestina en las zonas árabe y hebrea con la condición de que Israel se retirase de todos los territorios ocupados en 1967, incluyendo a Jerusalén Este y destruyese todas las colonias hebreas construidas en estas regiones.

    La OLP renunció al uso de cualquier forma de terrorismo como método de lucha, lo cual facilitó el fortalecimiento de sus posiciones a nivel internacional y le permitió iniciar el diálogo con Israel.

    Lea más: Jordania promete a Israel garantías de seguridad si deja territorios ocupados

    Una de las conferencias de mayor envergadura en la solución de este conflicto fue la Conferencia de Paz Madrid, realizada entre el 30 de octubre y el 1 de noviembre de 1991, que estableció el principio "tierras a cambio de paz".

    A principios de 1993 arrancaron en Oslo conversaciones secretas entre ambas partes, a consecuencia de las cuales se preparó un acuerdo sobre el fin del conflicto entre la OLP e Israel, la renuncia de los palestinos a los planes de destrucción del Estado Israelí, la retirada de las tropas israelíes del sector de Gaza y la ribera occidental del río Jordán y la creación de una Administración Palestina limitada.

    Ese mismo año tuvo lugar una reunión en Washington del líder de la OLP Yasir Arafat con el primer ministro de Israel Isaac Rabin en presencia del presidente de EEUU, Bill Clinton, donde se firmaron los acuerdos.

    Israel y la OLP suscribieron el acuerdo sobre el reconocimiento mutuo en calidad de socios de diálogo.

    Posteriormente, en correspondencia con los acuerdos de Oslo, la OLP retiró de la Convención Nacional Palestina la declaración de no reconocimiento del Estado hebreo.

    Más aquí: Un palestino hiere a cuatro israelíes en Tel Aviv

    En 1994 fue firmado un acuerdo sobre los puestos de paso a través de las líneas divisorias y sobre las garantías de seguridad de los colonos hebreos en Gaza, el acuerdo de la primera fase de establecimiento del gobierno autónomo en Gaza y en Jericó.

    En 1995 se firmó el acuerdo Oslo 2 sobre los principios de organización de los gobiernos autónomos en Gaza y la ribera occidental del río Jordán, mientras que Israel se comprometió a retirar las tropas de otras seis ciudades en esta región.

    A fines de ese año el primer ministro Rabin fue asesinado por un extremista israelí y en 1996 el cargo fue asumido por Benjamin Netanyahu, por lo que el proceso de paz se detuvo.

    En 1999 tuvieron lugar varios cambios luego de la llegada al poder de Ehud Barak, al llegarse al acuerdo sobre el cumplimiento por etapas de los compromisos anteriormente firmados y la reanudación de los diálogos sobre el estatus final de la Autoridad Nacional Palestina.

    En correspondencia con los mencionados acuerdos, su autoridad se extendería de un modo u otros a solo el 40% de los territorios de la ribera occidental del Jordán y cerca del 96% de Gaza.

    Para mediados de 2000, el 98% de los árabes palestinos vivían bajo jurisdicción de la Autoridad Nacional Palestina.

    El resto de las tierras palestinas, al igual que el espacio aéreo, las aguas territoriales y las fronteras terrestres de las regiones antes mencionadas se encuentran bajo control total de Israel.

    En esas condiciones Israel llevaba a cabo la construcción de colonias hebreas, levantaba el muro de contención, creaba zonas militares cerradas y llevaba a cabo incursiones y arrestos periódicos.

    En 2000 tuvo lugar la segunda intifada, motivada por la visita del líder derechista hebreo Ariel Sharon y varios de sus seguidores a la Explanada de las Mezquitas.

    Durante la intifada, representantes de grupos extremistas palestinos comenzaron a realizar ataques terroristas en territorio de Israel contra la población civil.

    Israel respondía a los ataques de misiles y bombas con la eliminación de los líderes militares palestinos y operaciones militares, llegando a bloquear la residencia de Arafat en Ramala.

    ​A consecuencia de la ola de violencia murieron cientos de personas.

    En 2002 EEUU, la UE, Rusia y la ONU propusieron un nuevo plan de solución del conflicto israelí-palestino conocido como Hoja de Ruta, que preveía la reanudación del diálogo y una solución paulatina que llevaría a la creación de un Estado árabe independiente palestino junto al israelí.

    Pese a que el plan fue formalmente aceptado tanto por Israel como por Palestina, ya desde el momento de su anuncio una serie de analistas lo calificaron inmediatamente como "irrealizable".

    Tras la muerte de Yasir Arafat, en enero de 2005, fue electo presidente de la Autoridad Nacional Palestina Mahmud Abás, quien logró llegar a un acuerdo con Israel sobre el cese de la violencia.

    En marzo de 2005 Israel cedió oficialmente el control sobre Jericó y otras cuatro zonas a la Autoridad Nacional Palestina.

    El primer ministro de Israel, Ariel Sharón, logró en 2004 pese a las protestas en las filas de su propia coalición, la aprobación del plan de la retirada unilateral de Israel de la Franja de Gaza.

    En agosto de 2005 Israel evacuó las colonias de Gaza y varios poblados en la ribera occidental del Jordán y en septiembre retiró a los militares de la franja, poniendo fin a 38 años de ocupación.

    Los períodos de calma relativa en la zona del conflicto palestino-israelí se suceden con incrementos de las tensiones, incluyendo enfrentamientos armados.

    La confrontación se agudizó luego de que el grupo radical Hamás tomase el poder en la Franja de Gaza en enero de 2006.

    Los israelíes establecieron el bloqueo de la Franja de Gaza y tras el secuestro de un militar israelí perpetrado por grupos extremistas palestinos en julio de 2006, comenzaron a llevar a cabo operaciones militares en este territorio.

    Más: Cientos de palestinos presos en Israel inician una huelga de hambre

    La solución del conflicto pasó a ser una tarea internacional y surgieron varios planes de solución pacífica del conflicto.

    Los contactos directos entre las partes reiniciaron el 2 de septiembre de 2010 en Washington.

    El 14 y 15 de septiembre de ese año tuvieron lugar la segunda y tercera ronda de diálogo directo entre los líderes de ambas partes, que no condujeron a mayor progreso, y ambos políticos solo intercambiaron un apretón de manos a final de 2015, en el marco de la conferencia climática de París, explicado por Netanyahu como una exigencia del protocolo diplomático.

    Todos los programas de solución hasta el momento se han frustrado porque tanto palestinos como israelíes presentan cada vez nuevas condiciones inaceptables para la contraparte.

    Cada intento nuevo diálogo se interrumpía por atentados terroristas, explosiones de bombas, lanzamientos de misiles y provocaciones.

    El desarrollo de una red de poblados en la ribera occidental del río Jordán y Jerusalén Este, donde viven alrededor de medio millón de israelíes, suele ser considerado como la principal causa de malestar entre Israel y la comunidad internacional y uno de los obstáculos fundamentales en la búsqueda de la paz con Palestina.

    La situación volvió a tensarse en los últimos meses de 2015, durante medio años más de 30 israelíes murieron y más de 300 resultaron heridos a consecuencia de ataques árabes perpetrados casi a diario.

    Por la parte palestina murieron cerca de 200 personas, la mayoría de los cuales perdieron la vida cuando trataban de atacar a israelíes usando armas de fuego, armas blancas o mediante atropellos con vehículos.

    Israel reconoció que estos ataques eran obra de "lobos solitarios", pero responsabilizó a las autoridades y grupos palestinos, así como los medios de prensa que controlan, de atizar los estados de ánimo radicales, especialmente entre los jóvenes.

    Durante los últimos tiempos se observa un incremento considerable de las actividades de creación de poblados por parte de Israel en los territorios palestinos ocupados.

    ​El 24 de enero de 2015 se hizo pública la decisión de las autoridades del país de construir 2.500 nuevas viviendas en esta región; dos días antes se aprobó la construcción de 566 apartamentos en Jerusalén Este.

    En correspondencia con el derecho internacional estas prácticas de Israel son ilegales, hecho confirmado en la resolución 2334 del Consejo de Seguridad del 23 de diciembre de 2016, que subraya que este tipo de construcciones carecen de fuerza jurídica y representan uno de los principales obstáculos en el proceso de paz.

    El 6 de febrero de 2017 el Parlamento israelí aprobó una ley que supone la legalización de los puestos de avanzada de los poblados con participación estatal israelí en territorios privados palestinos en la ribera occidental del Jordán.

    Esta acta legislativa abarca a cerca de 4.000 viviendas construidas en los territorios palestinos ocupados sin la correspondiente autorización de las autoridades de Israel y que hasta el momento eran consideradas ilegales.

    Fotos: Escuela de combatientes en Palestina

    El 15 de enero de 2017 París celebró la Conferencia Internacional para la solución del conflicto en el Oriente Próximo.

    Este foro, cuyo objetivo fue propiciar la reanudación de los diálogos, reunió a participantes de 70 países, pero Israel lo boicoteó al considerar que solo alejaba la posibilidad de alcanzar la paz, ya que fortalecía las posiciones de intolerancia de los palestinos.

    Por su parte, los palestinos saludaron la participación multinacional en el proceso, al señalar que años de conversaciones con Israel no acercaron la solución para nada.

    Según los comentarios del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia respecto a la Conferencia de París, la tarea primordial en la presente etapa consiste en relanzar las negociaciones directas entre Palestina e Israel.

    Contamos lo que otros callan

    Busca en Facebook a SputnikMundo y descubre las noticias más importantes. Dale a "me gusta" y compártelo con tus amigos. Ayúdanos a contar lo que otros callan.

    Etiquetas:
    Israel, Palestina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik