Widgets Magazine
14:07 GMT +322 Octubre 2019
En directo
    Migrantes en el barco de rescate Aquarius

    El caso Aquarius debería ayudar a "replantear la política migratoria de la Unión Europea"

    © REUTERS / Guglielmo Mangiapane
    Mundo
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    Sputnik consultó a la periodista experta en temas migratorios Raquel Rodríguez Camejo, sobre las políticas de los países miembros de la Unión Europea (UE) a raíz de la situación de los inmigrantes que llegaron a las costas españolas en el barco de rescate Aquarius el domingo 17.

    "Todo parte de un problema de desacuerdo de los países de la UE de qué hacer con los inmigrantes que llegan. La política migratoria de la UE es evitar su llegada", explicó a Sputnik.

    En ese sentido, citó al director general de Naciones Unidas para la Inmigración, William Lacy Swing, que aseguró que "es una crisis política, no una crisis migratoria". "Salvar vidas debería ser nuestra principal prioridad", agregó. Rodríguez Camejo explicó que "la crisis migratoria está presente todo el tiempo, las personas siguen llegando, esto no es un tema puntual".

    Sin embargo, la experta señaló que el problema que debería abordarse es previo a su llegada a Europa, y está en el "punto de origen".

    "Nadie se arriesga a cruzar el mar y morir, porque mueren muchísimos en embarcaciones de plástico, de juguete prácticamente. Si lo hacen tienen algún motivo, entonces habría que preguntarse por qué lo hacen. La [UE] no ataca el motivo de salida, sino que vuelca su dinero a vigilar las costas africanas, no a ayudar a los países afectados", apuntó.

    Aquarius, de Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranee, y las dos flotas italianas que desde el martes 12 acompañaron a la nave principal, desembarcaron este domingo 17 de junio en Valencia; a bordo llevaban 630 migrantes rescatados el sábado 9 de junio del mar cerca de las costas de Libia.

    Además: Médicos Sin Fronteras envía 40 toneladas de medicamentos a Kinsasa para lucha contra ébola

    El 11 de junio el Gobierno de España decidió permitir la entrada del barco después de que Italia y Malta le cerrasen las puertas a sus instalaciones portuarias durante el fin de semana del rescate al centenar de menores de entre cinco y 17 años, unas 80 mujeres, de las que se calcula que entre siete y nueve están embarazadas, y 450 hombres, publicó EFE.

    Las personas que viajaban en el Aquarius son de 26 nacionalidades, en su mayoría procedentes de Sudán, Nigeria, Eritrea y Sudán del Sur. El Gobierno español dispuso de un permiso de 45 días para permanecer en el país, tras los cuales tendrán que regularizar su situación.

    A su vez, hizo hincapié en que el país "no tiene una política estatal de actuación ante la llegada de inmigrantes, estas personas no pueden ser retenidas más de 72 horas a nivel policial, y luego hay que ponerlas en un Centro de Internamiento de Extranjeros o derivarlas a algún sitio, porque no pueden quedar en la calle, pero se está volviendo caótica la situación, en estos meses de mejor clima es cuando vienen más".

    Según Rodríguez Camejo, España está aprovechando la ocasión para "limpiar su imagen", ya que no ha sido un país que se haya caracterizado por una política de recepción de refugiados inmigrantes, sino por el contrario, de expulsión.

    "España apenas ha cumplido con el 10% del cupo de acogida [marcado por la UE]. ¿Qué pasa? Ha habido un problema [en Italia y Malta] que lo ha dejado en un buen punto. Es bueno lo que ha hecho España ante la crisis humanitaria, estas personas no pueden quedar en altamar. Pero también [ha buscado un] beneficio, esta acción ha tapado mucha cosa que España no ha hecho con los refugiados", aseguró la experta. "España no recibe a todas las personas que llegan. Los marroquíes y argelinos son expulsados inmediatamente, por ejemplo", agregó.

    Más información: Italia y Francia, acusadas de maltratar a niños refugiados

    Rodríguez Camejo considera que Francia también sacó partido de la situación.

    El presidente del partido gobernante La República en Marcha de Francia, Gabriel Attal, calificó la postura de Italia de “repugnante”, mientras que el presidente Emmanuel Macron, el  martes 12 de junio acusó a las autoridades italianas de “cinismo y falta de responsabilidad”. Macron aseguró que su Gobierno está dispuesto a aceptar a los refugiados que deseen  pedir asilo en Francia.

    "Efectivamente Francia está haciendo lo mismo que España —señaló la experta-. Desde el punto de vista legal [la medida anunciada] no sería válida porque según la Convención [sobre el Estatuto de los Refugiados] de 1951, se tiene que pedir asilo al primer país que se llega de la UE, en este caso a España, y ésta ya ha dicho que acepta a las personas", explicó.

    De las 630 personas que arribaron, 43 son argelinos y 11 marroquíes, esas personas pueden pedir asilo en Francia por una medida "totalmente excepcional", aseguró Rodríguez Camejo.

    Francia "tampoco ha sido precisamente ejemplo de un país de recepción de refugiados inmigrantes". Fue uno de los primeros países que cerró la frontera en 2015 evitando que 10.000 personas cruzaran desde Italia, recordó la experta. 

    "¿Qué pasará cuando el Aquarius salga del foco mediático, cuando los políticos dejen de ofrecer cosas y se venza el plazo de 45 días, qué pasará con estas personas?", se preguntó.

    Además:

    La izquierda española celebra la acogida del buque Aquarius
    La Comisión Europea califica de "verdadera solidaridad" la acogida del Aquarius en España
    Etiquetas:
    inmigrantes, refugiados, SOS Méditerranée, Médicos Sin Fronteras (MSF), Emmanuel Macron, Pedro Sánchez, Unión Europea, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik