13:29 GMT +315 Noviembre 2018
En directo
    Judíos rezan en el Muro de las Lamentaciones, en Jerusalén

    Las increíbles soluciones de los hinchas judíos de Argentina para ver el partido del siglo

    CC0 / Pixabay
    Increíble pero cierto
    URL corto
    330

    ¿Qué pasa si tu religión no te permite ver la final histórica de uno de los campeonatos más importantes del mundo entre tu equipo del alma y su eterno rival? Esta situación es la de cientos de judíos ortodoxos argentinos hinchas de Boca o River. Pero algunos han encontrado una manera de 'esquivar' las prohibiciones del shabat: te contamos cómo.

    Argentina es el país con la mayor comunidad judía de América Latina, de una cifra estimada entre 200.000 y 300.000 integrantes. La importancia de esta colectividad y su integración en la sociedad argentina es tal, que cuando se fijaron las fechas para la superfinal de la Copa Libertadores en un sábado, día sagrado para el judaísmo, las autoridades de los clubes manifestaron su disconformidad.

    "Somos muy respetuosos de la colectividad judía y no queremos jugar sábado por respeto a la cantidad de socios que no podrán estar presentes", dijo a la radio La Red Daniel Angelici, presidente del Club Atlético Boca Juniors.

    Similares son las declaraciones de Rodolfo D'Onofrio, presidente del Club Atlético River Plate, que aseguró en los medios haber recibido cientos de mensajes de hinchas judíos que observan el shabat para que al menos se cambiase la hora del partido.

    Los pedidos no tuvieron éxito, pues la Conmebol respondió que si hiciese ese cambio con fundamento religioso, tendría que contemplar por igual a otros credos. Por eso, los fanáticos futbolísticos que además observen el shabat (una cifra en el entorno de un tercio de la colectividad) se vieron entre la espada y la pared: violar su religión o perderse el partido del siglo.

    El día de descanso del judaísmo se extiende desde la puesta de sol del viernes hasta la aparición de la tercera estrella en la noche del sábado. Durante este período, los judíos religiosos no pueden realizar una serie de actividades. Entre ellas, viajar, amasar, vender, crear o encender un dispositivo como una televisión o un auto.

    Vinculado: Las escenas más insólitas previas a la histórica final de la Copa Libertadores 

    Pero afortunadamente entre el blanco y el negro hay una escala de grises. Hay maneras de cumplir con el corazón futbolero y el espíritu, como ha demostrado un grupo de 35 amigos judíos ortodoxos, que encontró una singular manera para no perderse el partido y observar al mismo tiempo el shabat, explicó el diario La Nación.

    No es simple, sin embargo: implicó partir de Buenos Aires rumbo a Barcelona el jueves. Así, los religiosos surcan durante más de diez horas los cielos del Atlántico para llegar a Europa en la madrugada del viernes, varias horas antes de la puesta de sol, sin violar la prohibición de viajar en shabat.

    Una vez en la ciudad condal, pasan el shabat respetando por completo la ley judía. Dada la diferencia horaria de cuatro horas entre España y Argentina, cuando se dispute el partido a las 17.00 hora local, bajo el sol del día, ellos estarán a las 21.00, la noche siguiente a la festividad religiosa. Asunto resuelto.

    Te puede interesar: ¿Por qué han impedido la venta de pan en la Ciudad Vieja de Jerusalén?

    "Alguien propuso viajar a España y ver el partido allá. Con la diferencia horaria, en Barcelona el Boca-River arranca a las 9 de la noche y el Shabat ya culminó, porque entonces ya salió la primera estrella. Parecía un delirio, pero se prendieron muchos", dijo a La Nación Ramón, un socio judío de Boca que prefirió quedarse en Buenos Aires.

    Una vez terminado el partido, toman el avión de regreso a casa. Según el periódico de Buenos Aires, muchos del contingente no tienen previsto viajar para el partido de vuelta del 24 de noviembre, ya sea por motivos económicos o por la posibilidad de festejar en casa un triunfo de su equipo del corazón.

    Ramón aún no sabe cómo verá el partido. Una solución podría ser mirarlo desde una ventana, reservar una habitación de hotel y dejar la televisión prendida desde antes del inicio del shabat. Si fuese a la cancha, tendría que ser caminando, pues no puede usar ni coche, ni transporte público, ni celular, ni tiene permitido tocar dinero.

    "No solo debería pedirle ayuda a alguien para que coloque mi carnet en la luz del molinete que te habilita el acceso al estadio, así yo no toco ese artefacto eléctrico, sino que estaría transgrediendo demasiado la ley. Prefiero ni acercarme al estadio", dijo el hincha.

    No te lo pierdas: Decepción entre los israelíes por la suspensión del partido con Argentina

    El diario argentino, además, menciona que en la Bombonera hay un carro de hamburguesas llamado Bocasher, que vende comida permitida según los preceptos de la ley judía. Sin embargo, en la primera fase de la final del siglo, permanecerá cerrado, en observancia de las normas del judaísmo.

    Para los judíos argentinos que viven en Israel, la diferencia de seis horas entre su país de origen y su lugar de residencia puede ser un obstáculo al momento de comunicarse con la familia. Sin embargo, les permitirá ver el partido sin violar el shabat: hay varios grupos de hinchas residentes en el Estado de Medio Oriente que se reunirán para ver el partido.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    religión, judíos, shabat, Halajá, judaísmo, viaje, Copa Libertadores de fútbol, Final de la Copa Libertadores 2018, Club Atlético River Plate, Club Atlético Boca Juniors, España, Argentina, Israel