13:54 GMT +318 Diciembre 2018
En directo
    Los hinchas en el partido entre su equipo y River Plate en la final de la Copa Libertadores de América

    Argentina tiene un problema muy grave con el fútbol

    © REUTERS / Marcos Brindicci
    Firmas
    URL corto
    Francisco Herranz
    162

    Si no ocurre nada imprevisto, el partido decisivo de la Copa Libertadores, la competición de fútbol a nivel de clubes más importante de América, se jugará… en Europa.

    Esta inaudita y anómala circunstancia es consecuencia de la extraordinaria decisión adoptada el 29 de noviembre por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), tras los graves disturbios ocurridos cinco días antes en Buenos Aires, cuando iba a celebrarse el partido de vuelta entre River Plate y Boca Juniors.

    La Copa Libertadores se juega a doble partido. El encuentro de ida se celebró en La Bombonera, el estadio del Boca Juniors, el 11 de noviembre, y finalizó 2-2. La vuelta en el campo del River, el Monumental, estaba prevista para el 24 de noviembre, pero el encuentro fue suspendido después de que el autobús que transportaba al equipo visitante fuera atacado con piedras y gases, y algunos de sus jugadores tuvieran que ser trasladados al hospital.

    Los directivos de Conmebol decidieron celebrar el evento fuera (y lejos) de Argentina y se decantaron por la sede del Real Madrid, el imponente Santiago Bernabéu, después de considerar otras alternativas, como la de Doha (Catar) o Miami.

    Más: Se agitan las aguas por la Superfinal entre Boca y River en Argentina

    La capital de España fue elegida por siete motivos:

    1. la excepcionalidad de la situación;
    2. las garantías de seguridad que ofreció la ciudad y el Estado español;
    3. la neutralidad del campo de juego;
    4. la capacidad y calidad de la infraestructura deportiva y el estadio;
    5. la existencia de amplias facilidades logísticas, de alojamiento y de transporte público;
    6. la existencia de una rica tradición futbolística, enmarcada dentro de una cultura de 'fair play' y antecedentes de comportamientos afines a los valores deportivos y a los principios de la no violencia;
    7. y finalmente la radicación en España de una comunidad argentina de más de 250.000 personas, la más grande en el exterior.

    Las razones de la violencia en el fútbol argentino trascienden a lo meramente deportivo y apuntan a los graves defectos que padece el sistema de ese país sudamericano.

    ¿Dónde están los límites del fútbol? ¿Por qué se agredió al vehículo de los jugadores? ¿Por qué fallaron los servicios de seguridad? ¿Por qué no es la primera vez que se producen estos desgraciados y bochornosos espectáculos? "Porque hay una sociedad y unas instituciones permisivas", admitió Carlos Malamud, oriundo argentino, e investigador principal para América Latina del Real Instituto Elcano.

    "Somos unos enfermos mentales", opinaba, por su parte, un columnista del diario deportivo argentino Olé, y apoyaba ese durísimo juicio de valor evocando la imagen de una madre, fan del River, que escondía un cinturón de bengalas atándolas alrededor del cuerpo de su hija de corta edad para poder así colarlas dentro de la cancha. El periodista también citaba a testigos que vieron que "hordas de salvajes identificados con una camiseta salían a las calles a cazar a los que llevaban la camiseta del otro".

    Te puede interesar: Boca vs River: qué le falta al fútbol latinoamericano para llegar a la cima mundial

    Estos comportamientos intolerables e incívicos, en opinión de algunos formadores de opinión, no son un producto aislado de los hinchas más enfervorecidos ni de la violencia organizada, sino de la sociedad misma que propicia que aflore "lo más ruin de la condición humana, disfrazado de falso orgullo y lealtad por una divisa", dando rienda suelta al odio, al placer de lastimar al adversario deportivo que se convierte en enemigo.

    A las conocidas como "barras bravas" les han apoyado los dirigentes de sus respectivos clubes deportivos. Eso, sin olvidar las conexiones entre estos grupos de aficionados radicales y la delincuencia organizada, incluidas las bandas de narcotraficantes. En mayo de 2015 ya hubo un serio incidente violento cuando un grupo de fanáticos del Boca Juniors tiró gas pimienta a jugadores del River Plate precisamente durante las eliminatorias de la Copa Libertadores. El encuentro fue suspendido, y el Boca, descalificado y multado con 200.000 dólares.

    La violencia en Argentina es tan grave y tan descontrolada que desde hace cinco años, para prevenir problemas en los estadios de fútbol de la Superliga, la primera división de fútbol, quedó prohibida la presencia de hinchas del equipo visitante. En suma, pagan todos por culpa de los más exaltados.

    ​"No hay una vocación decidida de ponerle coto —añadió el citado Carlos Malamud—. Es más fácil hacer la vista gorda a estos fenómenos que poner voluntad política para solucionarlos". No son sólo políticos los implicados, sino también policías, fiscales, jueces, que miran hacia otro lado cuando se producen estos altercados.

    Y todo este quilombo organizativo y de seguridad ha dejado muy mal paradas a las instituciones del país, a la Conmebol y al fútbol argentino en general.

    El presidente de Argentina también intervino en este peliagudo asunto. Sus palabras sonaban muy emocionales pues, no en vano, fue presidente del Boca entre los años 1995 y 2008. Mauricio Macri admitió que tienen que hacer una "profunda reflexión" sobre lo que está pasando, que deben analizar por qué se permiten creer que un partido de fútbol es distinto a la vida diaria, por qué toleran la violencia si esta está relacionada con el deporte rey.

    Al máximo dirigente no le gustó nada la sanción del Conmebol (dejarles sin final en Argentina) y opinó que el motivo de peso para trasladar el partido al otro lado del Océano Atlántico fueron los escupitajos que recibió el presidente de la FIFA, el italiano Gianni Infantino, el fatídico día 24 de noviembre en el estadio del River, poco antes de que se anulara el partido.

    No te lo pierdas: Las escenas más insólitas previas a la histórica final de la Copa Libertadores

    Algunos comentaristas deportivos locales declararon que celebrar la final en Madrid, a 10.000 kilómetros de distancia, es "una patada en el alma a todos los hinchas de fútbol de la Argentina". Acusaron el golpe al orgullo patrio por el castigo recibido. ¿Habrán aprendido la lección?

    "No puede volver a pasar que autoridades internacionales nos digan que no se puede jugar en nuestro país", declaró con mucha razón el jefe del Estado.

    Pero la solución la tienen que hallar y aplicar los propios argentinos, nadie más, empezando por el mismo Macri. Sería preciso que tomaran decisiones drásticas y urgentes. Dejar de apoyar a las barras y combatir su dominio en las calles y las gradas. Aplicar la tolerancia cero a la violencia en el deporte. Pero, ¿quién le pone el cascabel al gato?


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    violencia, fútbol, deporte, Copa Libertadores de fútbol, River Plate, Boca Juniors, España, Argentina