02:10 GMT +318 Noviembre 2017
En directo
    La bandera de China y la bandera de EEUU

    China le toma la delantera a EEUU

    © REUTERS/ Jonathan Ernst
    Firmas
    URL corto
    Francisco Herranz
    25646141

    China ya está mejor situada que Estados Unidos para liderar la economía global. Es el Estado que más está extendiendo su influencia no sólo entre sus aliados sino también entre sus competidores y enemigos.

    Donald Trump debe haberse dado cuenta de esta realidad ahora que ha iniciado una ambiciosa y larga gira de 10 días de duración por varios países de Asia, que incluye Japón, Corea del Sur, China, Vietnam y Filipinas.

    El líder estadounidense fue recibido en Pekín por su homólogo Xi Jinping, quien ha visto reforzado su poder tras la celebración del XIX Congreso del Partido Comunista Chino (PCCh) entre los días 18 y 24 de octubre. Xi presentó entonces al nuevo Comité Permanente del Politburó, los siete hombres más poderosos del país, incluido él.

    La novedad es que la lista rompe con un precedente pues no se observa un claro sucesor a Xi, ninguno de ellos es lo suficientemente joven para reemplazarle en 2022, como establece la tradición local. En el Congreso se decidió incluir, con nombre y apellidos, la teoría política de Xi en la Constitución del PCCh, lo que le eleva al nivel de los máximos líderes históricos, como Mao Zedong o Deng Xiaoping. Xi busca crear una China "rica y poderosa".

    Le puede interesar: ¿Por qué China está dispuesta a convertirse en la "nación más poderosa del mundo"?

    Para lo primero, apuesta por un proyecto en dos etapas, 2035 y 2050, para configurar una sociedad modestamente acomodada y con una mejor calidad de vida. Para lo segundo, confía en una transformación completa del Ejército Popular de Liberación para que se transforme, también a mitad de siglo, en unas Fuerzas Armadas de primer orden mundial.

    ​Las reuniones de Trump en Tokio y Seúl no dejaron de ser importantes, pero la trascendental fue la bilateral con Xi, la primera desde que el presidente chino anunciara una "nueva era" en la política global y la tercera en un año.

    La visita del presidente norteamericano se produjo precisamente cuando ya nadie pone en duda el enorme potencial económico del Imperio del Medio, la forma tradicional que tienen los chinos de llamar a China.

    Hace apenas cinco años, se presuponía que el modelo capitalista chino no iba a ser capaz de sobrevivir con éxito a los duros e implacables golpes de la economía de mercado. Existía un consenso tácito de que las autoridades de Pekín iban a necesitar, tarde o temprano, llevar cabo una importante reforma política, una especie de "Perestroika oriental", para que el Estado mantuviera su legitimidad. Quienes hicieron ese pronóstico se equivocaron.

    Más aquí: La confrontación entre EEUU y China amenaza al mundo con un 'tsunami económico global'

    Ahora, pasado un lustro, el sistema político y económico de China está mejor equipado e incluso es quizás más sostenible que el "modelo americano" que ha dominado el sistema internacional desde el final de la II Guerra Mundial.

    Aunque Estados Unidos sigue siendo la economía más grande del planeta, la capacidad de China para emplear sus compañías estatales a la hora de impulsar su influencia interna y externa asegura que el gigante emergente sobrepasará el Producto Interior Bruto (PIB) de EEUU en 2029, según los pronósticos de los analistas inversores.

    El empuje chino es tan significativo que es examinado con suma atención por los líderes de otras potencias en ciernes como Rusia, India o Turquía, donde se emplean algunas de esas herramientas en sus respectivos proyectos de desarrollo económico.

    La fórmula del éxito chino se basa fundamentalmente en tres pilares: empleo, industria y tecnología. Los dos proyectos tecnológicos más ambiciosos radican en la exploración del espacio y la Inteligencia Artificial (AI).

    Lea también: Inteligencia artificial: la disputa estratégica entre China y EEUU

    Pekín está ahora en condiciones de invertir grandes cantidades de dinero y a largo plazo en Inteligencia Artificial al igual que Washington lo estaba con el Proyecto Manhattan (construir la primera bomba atómica antes que los nazis). En la Casa Blanca falta indudablemente voluntad política para acometer un plan de esta envergadura que podría caer del lado estadounidense si sólo dependiera de la experimentación y la innovación.

    Los chinos también muestran un interés estratégico por la carrera espacial y las aplicaciones técnicas asociadas al espacio. Así, la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China (CASC) está lanzando satélites para mejorar su propio sistema de navegación y posicionamiento, el BeiDou, diseñado para acabar con la dependencia china del sistema GPS fabricado por los militares estadounidenses.

    China es el mercado potencial más grande del mundo, con 1.300 millones de habitantes y 300 millones en la clase media. Con 800 millones de usuarios de Internet, su PIB anual ronda ya los 11 billones de euros sólo por detrás de EEUU, con unas reservas en el extranjero de 3 billones de euros.

    Además: Rusia y China, más cerca de arrebatar a EEUU el monopolio del GPS

    En pocas décadas, el llamado Gran Dragón ha construido la mayor red de transportes del mundo, capaz de absorber durante el año nuevo chino nada menos que 3.000 millones de desplazamientos.

    Guerra económica entre EEUU y China: ¿cuál será el siguiente paso de Pekín?
    © Sputnik/
    Guerra económica entre EEUU y China: ¿cuál será el siguiente paso de Pekín?

    China es el mayor consumidor del planeta de todo tipo de productos: moda, teléfonos, productos agroalimentarios o automóviles. Por ejemplo, en 2016 se vendieron 25 millones de coches.

    Este enorme país es la mayor potencia de comercio electrónico del mundo con 4 billones de euros en compras realizadas y con más de 400 millones de consumidores online. Ahí está la fiesta de compras en el "día del soltero" en el que se vendieron 17.800 millones de euros en 24 horas, lo que supuso un récord global. Más cifras interesantes: más de 120 millones de turistas chinos salen al extranjero cada año y gastan 135.000 millones de euros en compras en sus viajes, es decir, cada uno consume una media de 1.100 euros.

    El modelo económico chino está cambiando hacia uno de expansión de la demanda y por eso ha triplicado su consumo interno en solo un año. Eso implica una mayor apertura al exterior.

    Además: Las trampas de la codependencia EEUU-China

    En resumen, China es un país con mucho que compartir al que es necesario conocer y respetar para buscar la colaboración de mutuo beneficio. Latinoamérica y España tienen la opción de aprovechar esa excelente oportunidad o de sufrir las consecuencias de no hacerlo. El nuevo tren chino, bautizado como Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda, está llegando a Europa y es prioritario subirse a él.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Además:

    Tic tac, tic tac: una potente bomba financiera amenaza al mundo desde China
    Trump reconoce que la política comercial china deja atrás a EEUU
    La 'conquista del espacio' por parte de Rusia y China inquieta a EEUU
    Cómo Rusia y China han derrocado el nuevo orden mundial establecido por EEUU
    Una ciudad de inteligencia artificial se inaugura en el este de China (fotos, vídeo)
    Etiquetas:
    desarrollo, competencia, espacio, economía, Xi Jinping, China, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik