En directo
    Europa
    URL corto
    Por
    1 0 0
    Síguenos en

    El Parlamento de Westminster retornó de su largo receso primaveral para dar el visto bueno a un proceso híbrido de sesiones virtuales y presenciales, de ámbito provisional y con limitaciones en su fase inicial, que al menos permitirá a diputados y lores escrutar la gestión del Gobierno de Boris Johnson de la crisis del coronavirus.

    Menos de 50 de los 650 diputados británicos participaron en la sesión "excepcional y sin precedentes" que aprobó, sin necesidad de voto, el modelo híbrido diseñado para la Cámara de los Comunes, según palabras de su presidente sir Lindsay Hoyle. Los políticos cumplieron así las directrices del propio speaker sobre el número máximo de escaños que se ocuparán en casa sesión parlamentaria hasta que se levanten las normas de distancia social y confinamiento.

    El COVID-19, que se ha cobrado más de 15.000 vidas en Reino Unido, llevó al cierre del Parlamento nacional el 25 de marzo, dos jornadas después de la imposición de restricciones de movimiento a la ciudadanía. El primer ministro cayó enfermo al día siguiente y sigue recuperándose en su residencia campestre, sin dar indicaciones de cuándo retomará la vida laboral en Downing Street.

    Sistema de sesiones virtuales y presenciales en el Parlamento del Reino Unido
    © Foto : UK Parliament/Jessica Taylor
    Sistema de sesiones virtuales y presenciales en el Parlamento del Reino Unido

    Ecos de la peste negra

    Nada es igual en la reapertura de Westminster. "Mañana [22 de abri] reanudaremos las sesiones virtualmente. Puede que no seamos perfectos, pero no dejemos que la perfección sea el enemigo de lo bueno", explicó el portavoz del Gobierno en la Cámara Baja, Jacob Rees-Mogg.

    El apodado "ministro del siglo XVIII" rindió crédito a la "tecnología moderna" que permitirá al Parlamento desempeñar sus "funciones constitucionales fundamentales" de control al ejecutivo. Rees-Mogg recordó que la sesión parlamentaria "fue cancelada durante la Peste Negra" de 1347.

    La inevitabilidad de errores humanos y fallos técnicos es un sentimiento que une a todos los protagonistas en la inmersión en la revolución tecnológica del siglo XXI del Parlamento del Reino Unido.

    "En estos tiempos extraordinarios debemos adaptarnos a las nuevas formas de trabajo; la ventaja es que así todos aprendemos nuevas habilidades", escribió a sus colegas el portavoz de los lores, Norman Fowler.

    Los miembros de la Cámara Alta tienen una edad media de 70 años; en los Comunes baja a los 50.

    El experimento virtual parte con sistemas distintos en ambas Cámaras y el objetivo compartido de ampliar miras gradualmente. En los Comunes, 120 diputados podrán participar en los debates mediante la aplicación de videoconferencia ZOOM.

    Sistema de sesiones virtuales y presenciales en el Parlamento del Reino Unido
    © Foto : UK Parliament/Jessica Taylor
    Sistema de sesiones virtuales y presenciales en el Parlamento del Reino Unido

    Otros 50 serán admitidos dentro la Cámara, que presidirá el speaker con ayuda de un secretario y de grandes monitores para seguir las intervenciones. "Estamos de acuerdo con el procedimiento híbrido; se trata por igual a cada diputado y se garantiza paridad a todos los partidos", confirmó Valerie Vaz, portavoz laborista en la Cámara.

    Duelo sin Johnson

    La fórmula híbrida se inicia con la sesión de control al primer ministro. Johnson se perderá la tanda semanal de preguntas, que lidiará su delegado al frente del Gobierno, el canciller Dominic Raab. Se medirá con el líder de la oposición, sir Keir Starmer, en su anticipada primera intervención parlamentaria desde que sustituyó al exdirigente laborista Jeremy Corbyn, el 4 de abril. Ambos altos representantes del Gobierno y la oposición estarán al parecer físicamente presentes en su primer duelo en los Comunes.

    El rodaje virtual será limitado, en tiempo y cobertura. Tendrá lugar durante las dos primeras horas de cada jornada del nuevo curso que se ha reducido a tres días por semana. En un principio girará en torno a cuestiones con suficiente consenso en las distintas fuerzas políticas. "Le garantizo que la semana próxima no trataremos cuestiones controvertidas", aseguró el portavoz en los Comunes a dos diputados protestantes unionistas temerosos de que Westminster promueva la libertad de aborto en Irlanda del Norte.

    Pendiente del voto electrónico

    En esta primera fase, el control democrático se restringe a asuntos no controvertidos por una razón práctica. Aun no se ha aprobado el mecanismo de votación híbrido, con unos miembros en la Cámara y la mayoría alejados de Westminster. "Asegurar el voto electrónico es importante y necesitamos ser cuidadosos", alertó Vaz.

    Al Gobierno le urge adoptar el formato virtual completo. Ha descartado introducir de momento procedimientos polémicos, dejando en suspense promesas electorales del manifiesto conservador del pasado diciembre. Varios proyectos de ley desde inmigración a pesca o agricultura, entre otros— deberían ser aprobados antes de que concluya la fase de transición del Brexit, en diciembre de 2020.

    La Cámara Alta ha optado por la plataforma Microsoft para sus sesiones virtuales inaugurales. También ha descartado el modelo integrado y disgregará las sesiones virtuales de las presenciales. Así, un grupo de lores estará físicamente presente en el palacio de Westminster cuando sea preciso tomar decisiones legislativas. Esta fórmula abarata el coste de la migración hacia los teledebates de la cámara secundaria, según fuentes parlamentarias.

    En cambio, el gasto de desarrollo del sistema híbrido de los Comunes se estima en 148.793 libras esterlinas (cerca de 170.000 euros) más 369.267 libras al mes en mantenimiento. Funcionarios advierten que "es difícil estimar el coste final" cuando no se sabe cuánto tiempo se mantendrá el confinamiento por el coronavirus. El suspense continúa en Westminster.

    Etiquetas:
    Palacio de Westminster, Reino Unido, coronavirus en Europa
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook