Widgets Magazine
05:25 GMT +316 Octubre 2019
En directo
    Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España en la campaña electoral

    Sánchez se vende como voto útil para que España no caiga en "involución" derechista

    © REUTERS / Jon Nazca
    España
    URL corto
    Elecciones generales en España (2019) (100)
    0 04
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — Pedro Sánchez intensificó su estrategia de presentarse como el "voto útil" tanto en la izquierda como en el centro del tablero político, frenando la posibilidad de un triunfo electoral del "bloque de la involución" de los conservadores del Partido Popular, los liberales de Ciudadanos y la ultraderecha de Vox.

    "Si se vota a otras formaciones políticas, el bloque de la involución tendrá mayores opciones de poder sumar y gobernar", dijo Sánchez en un acto de campaña en Alicante.

    De esta manera, Pedro Sánchez, que parte en las encuestas como favorito para ganar las elecciones en un escenario en el que la formación de Gobierno dependerá de complicados pactos con otros partidos, se vendió ante el electorado como la única alternativa viable ante un Ejecutivo de derecha.

    "Quien quiera vencer al bloque de la involución debe saber que el PSOE es el único que puede vencer", insistió.

    En su discurso, Sánchez opinó que un eventual gobierno de ese bloque traerá consigo "más recortes", "mayor desigualdad" y "mayor confrontación territorial", lo que a su modo de ver agravaría el conflicto político en Cataluña.

    Radio: Arrancó la carrera por la presidencia en España

    En su intento de venderse como una alternativa moderada ante la derecha, Sánchez apeló directamente al voto de los antiguos simpatizantes de Ciudadanos, bajo la premisa de que éstos pudieron quedar desencantados con la decisión de la formación liberal de pactar con la ultraderecha en Andalucía.

    En concreto, Sánchez pidió el voto a aquellas personas que antes votaban a Ciudadanos "pensando que eran de centro y que ahora han visto perfectamente donde están".

    Del mismo modo, Sánchez intentó desalentar el voto a la única formación izquierda del PSOE, afirmando que la coalición Unidos Podemos –que afronta un descenso en el nivel de voto en estos comicios– solo puede actuar de "intermediario" ante el futuro proceso para la formación de Gobierno.

    Dichas declaraciones fueron rápidamente respondidas por el número dos de Podemos, Pablo Echenique, que acusó a Sánchez de intentar desplazar a las alternativas de izquierda para, de forma velada, facilitar la posibilidad de pacto con Ciudadanos.

    Radio: España: dividida y en plena lucha electoral

    Por su parte, desde el Partido Popular el sábado de campaña estuvo centrado en atacar la figura de Pedro Sánchez.

    El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, celebró un acto también en Alicante, desde donde volvió a recriminar a Pedro Sánchez su llegada a la presidencia del Gobierno el pasado mes de julio gracias al apoyo de los independentistas catalanes.

    En ese sentido, defendió el voto al Partido Popular como la única vía para "recuperar la dignidad de la nación" después de que Sánchez la pusiera "en manos de los independentistas".

    En un tono similar se empleó este sábado Inés Arrimadas, una de las caras visibles de Ciudadanos, que atacó a Sánchez por "pactar con separatistas" y apeló a Pablo Casado a mostrar generosidad en el escenario postelectoral para conformar un Gobierno de coalición con los liberales si la aritmética parlamentaria lo permite.

    Radio: Pedro Sánchez, el candidato mejor valorado de cara a las próximas elecciones

    La jornada de campaña de este sábado estuvo marcada por los cruces de acusaciones y reproches entre los partidos alrededor de los posibles pactos postelectorales, lo que da cuenta de la importancia que estos tendrán tras las elecciones del 28 de abril, que previsiblemente volverán a dejar un escenario político muy fragmentado.

    En las elecciones generales de España se eligen 350 parlamentarios que compondrán el Congreso de los Diputados (Cámara Baja) y 208 representantes para el Senado (Cámara Alta).

    Tras los comicios, el rey de España, Felipe VI, designará un candidato a la investidura como presidente del Gobierno, un encargo que tradicionalmente recae sobre el líder del partido más votado, aunque ninguna ley obliga a que sea así, ya que el monarca dispone de libertad para decidir.

    Tras la designación, el candidato afrontará una sesión de investidura en la que necesitará el apoyo de la mayoría absoluta del Congreso de los Diputados para convertirse en presidente del Gobierno.

    En caso de fracasar, el candidato tendrá una oportunidad 48 horas más tarde, en una segunda votación donde el Congreso de los Diputados podrá investirle por mayoría simple.

    Tema:
    Elecciones generales en España (2019) (100)
    Etiquetas:
    elecciones generales, VOX, Ciudadanos, PSOE, Partido Popular de España, Pablo Casado, Inés Arrimadas, Pedro Sánchez, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik