Widgets Magazine
En directo
    Logo de ETA

    El fin de ETA: de la liberación nacional al terrorismo

    © AFP 2019 / Ander Gillenea
    España
    URL corto
    0 11

    DONOSTIA/SAN SEBASTIÁN (Sputnik) — ETA ha dado por concluido el "ciclo histórico" y la "función" de una organización autora de más de 800 asesinatos, que se creó en la localidad gipuzcoana de Deba, en diciembre de 1958, con la ambición de despertar al "pueblo vasco" derrotado en la Guerra Civil española contra la dictadura del general Franco.

    "Los que habían quedado amarrados a su propia derrota dormitaban en una oposición tan honorable como sin esperanza. En una situación en que todo estaba por hacer escogimos la acción y apostamos por el pueblo", reflexionó la organización en declaraciones recogidas en el ensayo 'Breve historia de ETA', del escritor Iñaki Egaña.

    Las siglas que ahora desaparecen corresponden a Euskadi ta Askatasuna (patria vasca y libertad) e hicieron referencia, en sus primeros años de andadura, a un proyecto idealista inspirado en los movimientos de liberación nacional desde Latinoamérica a Asia o Africa, concienciado con el sector obrero y en lucha contra los símbolos franquistas.

    Así, en 1962, ETA se autodefinió como un "movimiento revolucionario vasco de Liberación Nacional, creado en la resistencia patriótica, e independiente de todo partido, organización u organismo".

    Más: Víctimas de ETA reprochan la "impasibilidad" del Gobierno de España

    El enemigo era, según resume el mencionado autor y presidente de la fundación Euskal Memoria, "el régimen franquista, el centralismo, el capitalismo".

    ​La organización adquirió proyección internacional a raíz de las nueve penas de muerte dictadas contra sus dirigentes en el polémico juicio castrense conocido como el proceso de Burgos, de 1970

    "El juicio tuvo un efecto bumerán, ya que en Euskal Herria, en los estados francés y español y en el mundo pero sobre todo en Europa, el juzgado fue el régimen franquista que, finalmente, conmutó las condenas", escribe Egaña en su revisión histórica publicada el año pasado.

    Dos años antes de la muerte de Franco en 1975, ETA mató al entonces presidente del Gobierno español, el almirante Luis Carrero Blanco, en un atentado con bomba en el centro de Madrid.

    Logo del grupo separatista vasco ETA
    © REUTERS / Pablo Sanchez
    Fue probablemente el más atrevido y simbólico ataque de la organización armada, en el que también murieron el escolta y el conductor del delfín político de Franco, según recuerda la exposición fotográfica 'Luces en la memoria', sobre la "barbarie de ETA", que cuelga estos días en el centro Koldo Mitxelena, en Donostia.

    "En el lugar del suceso dicen que a un coche le ha cogido la explosión de lleno y que lo ha subido hasta la azotea", se comunicó a través de la emisora de radio de la Policía cuando aun creían que se trataba de un escape de gas.

    "A ver si pueden enterarse si el coche del señor presidente del Gobierno está por ahí volando", ordenó el coordinador policial poco antes de confirmarse su muerte y dado pie a un símil que quedaría grabado en el cancionero infantil de la época.

    El asesinato de Carrero Blanco marca un "antes y un después" en la trayectoria de ETA y en su eco popular, de acuerdo con fuentes consultadas por Sputnik.

    Tema relacionado: Bruselas cree que las palabras de ETA reflejan el "triunfo del Estado de derecho"

    Para muchos debió ser el momento del abandono de la violencia para unirse a la oposición política en la lucha por encarrilar la naciente democracia en la transición española.

    "La primera víctima del terrorismo de ETA fue la democracia en España; ellos fueron el obstáculo a la paz y la libertad", denunció el filósofo Fernando Savater en un acto del Colectivo de Víctimas Covite, celebrado en Donostia horas antes del anuncio de la disolución de la banda.

    ETA pidió la abstención en las primeras elecciones democráticas, de 1977, y mantuvo una posición rupturista pese a la amnistía general que al año siguiente dejó las cárceles vacías de sus presos independentistas.

    "ETA seguirá luchando contra el juancarlismo como lo hizo contra el franquismo", declaró la organización en referencia a la restauración de la monarquía con el rey Juan Carlos.

    El mayor número de víctimas de la banda se remontan trágicamente al periodo de transición y las décadas de la alternancia bipartidista en el sistema democrático de España.

    Además:

    Partidos y víctimas califican de "gran paso" las disculpas de ETA pero critican las formas
    "Hablar de víctimas del terrorismo en España es como nombrar la soga en casa del ahorcado"
    El Gobierno vasco pide a ETA la misma consideración para todas las víctimas
    Etiquetas:
    terrorismo, ETA, País Vasco, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik