Widgets Magazine
10:54 GMT +315 Septiembre 2019
En directo
    Petró Poroshenko, presidente de Ucrania, a bordo del caza Su-27

    ¿Puede Ucrania derribar aviones rusos en la península de Crimea?

    Ukrainian presidential press service
    Defensa
    URL corto
    25964
    Síguenos en

    La existencia de unas fronteras difusas y el nivel tecnológico de los sistemas de defensa aérea de Ucrania pueden conducir a un mal uso de estas armas contra territorio ruso, concretamente, en Crimea, opina Alexandr Jrolenko, columnista de RIA Nóvosti.

    "La responsabilidad confusa a causa de ciertas decisiones de Kiev, las fronteras difuminadas y el nivel tecnológico de los sistemas de defensa aérea de Ucrania pueden conducir a un mal uso de las armas en territorio ruso, como en Crimea, en las aguas del mar de Azov y en el mar Negro", señala el autor.

    Petró Poroshenko en la presentación del avión AN-132
    © Sputnik / El Servicio de Prensa del Presidente de Ucrania
    El columnista opina que este tipo de "operaciones especiales" son bastante probables, puesto que la decisión de modificar el reglamento y permitir a los militares ucranianos disparar contra aeronaves intrusas fue tomada "con el fin de adaptar los documentos legislativos básicos de defensa a la realidad actual y los desafíos propios de una 'guerra híbrida' contra Rusia".

    "¿Qué busca el Gobierno de Ucrania empujando a las Fuerzas Aéreas del país a desencadenar una guerra real contra Rusia?", se plantea el autor del artículo.

    Lea también: Ucrania y Polonia pretenden revivir viejo proyecto geopolítico antirruso

    Una autoridad delegada

    El discurso de Petró Poroshenko en el parlamento de Ucrania
    © Foto : Servicio de prensa del presidente de Ucrania
    En Kiev, la decisión de abrir fuego contra un objeto intruso no la toma el presidente, sino el ministro de Defensa, el jefe del Estado Mayor de Ucrania o las personas que estén ejerciendo sus funciones.

    Según el periodista, el punto más preocupante de la resolución es el que dice que "el comandante de la tripulación de los aviones interceptores (helicópteros), barcos (lanchas) y sistemas de defensa aérea en tierra tiene derecho a abrir fuego contra los aviones de las fuerzas armadas de otros países que hayan violado la frontera estatal de Ucrania".

    "En primer lugar, es extraño que el presidente de Ucrania permita delegar las funciones del comandante supremo y el derecho de tomar unas decisiones tan importantes a nivel geopolítico al Ministerio de Defensa. Tal vez esto se deba al pánico a la responsabilidad o a la participación operativa de encargados occidentales del proyecto de la nueva Ucrania", comenta Jrolenko.

    Además, el autor señala que "surge una asociación negativa" y recuerda que el vice primer ministro turco, Mehmet Simsek, declaró que las más altas autoridades de Turquía no participaron en el ataque contra el bombardero ruso Su-24.

    Tema: Consecuencias del incidente con el Su-24 ruso

    "Resultó que las autoridades habían delegado a los pilotos turcos la decisión de 'derribar o no'. Y solo la voluntad de acero de Rusia permitió evitar una gran guerra en otoño de 2015. Probablemente, a Kiev le pareció cómodo este enfoque o alguien le sugirió que era el mejor".

    El columnista señala que los últimos ejercicios de la Defensa Aérea de Ucrania, cerca de la península rusa de Crimea, demostraron las ambiciones políticas desmedidas y las capacidades tecnológicas limitadas de Kiev. Según Jrolenko, el arma principal de Ucrania en este conflicto es la provocación.

    "De acuerdo con la lógica ucraniana, los disparos de la Fuerza Aérea de Ucrania en Crimea son legítimos, mientras que un misil ucraniano derribado sobre este territorio supone una agresión militar por parte de Moscú. En este contexto, es posible organizar una 'trampa geopolítica' a Donald Trump, nuevo presidente de Estados Unidos, que no padece rusofobia".

    Más: Ucrania "debe prepararse para lo peor" con la llegada de Trump al poder

    Fronteras híbridas

    Además del territorio de las repúblicas no reconocidas de Donbás y la península rusa de Crimea, Kiev se propone hacer suyas las aguas de los mares Negro y Azov.

    "Y aquí hay que tener en cuenta la ambigüedad y la vaguedad del concepto 'fronteras estatales de Ucrania'".

    De acuerdo con la legislación de la URSS, las aguas interiores entre las repúblicas soviéticas no tenían fronteras administrativas y, por lo tanto, no había documentos que registraran la línea de separación en el mar de Azov o en el espacio aéreo sobre el mismo, recuerda Jrolenko.

    Las negociaciones entre Rusia y Ucrania para determinar la situación jurídica del mar de Azov y la delimitación marítima del mar Negro se llevaron a cabo desde 1996. En 2003, los dos países firmaron un acuerdo de cooperación para el uso del mar de Azov y el estrecho de Kerch. Muchos años más tarde, debido a los desacuerdos entre las dos partes, las negociaciones para delimitar las fronteras marítimas acabaron fracasando.

    Desde el punto de vista de la ley internacional, la zona marítima no está delimitada ni tampoco se dispone de la tecnología necesaria para poder compartirla.

    Lea también: "Rusia desea más que nadie resolver el conflicto en Ucrania"

    En su día a día, los guardias de fronteras de Rusia y Ucrania han superado estos conflictos legales mediante una serie de instrucciones departamentales basada en las leyes de sus respectivos Estados. La tarea de los guardacostas de esta zona, además, se ve en ocasiones complicada por la lucha contra la pesca furtiva.

    "En la actual configuración geopolítica, un ataque de la Fuerza Aérea de Ucrania contra un avión de las Fuerzas Aeroespaciales o del Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia, equivaldría al inicio de una guerra, aunque pueda haber otras salidas", advierte el columnista.

    "No estoy seguro de que Ucrania disponga de aviones interceptores útiles, pero incluso los viejos sistemas de defensa aérea permiten conservar cierta capacidad militar y pueden suponer una amenaza para los territorios rusos de Crimea y sus aguas adyacentes", añade.

    Rusia es capaz de garantizar la seguridad de los vuelos de la aviación civil en Crimea y evitar de forma estricta cualquier violación de su espacio aéreo. No hay limitaciones tecnológicas, las Fuerzas Aeroespaciales y de Defensa antiaérea están en alerta durante todo el día.

    "Sin embargo, la prudencia de Kiev y el Ministerio de Defensa de Ucrania será la mejor garantía para la seguridad de Ucrania y el mantenimiento de unas buenas relaciones de vecindad", concluye Alexandr Jrolenko.

    Además:

    Ucrania en la encrucijada: un año de fracasos a nivel internacional y tensiones internas
    Expresidente de Ucrania: "Existe un gran interés en hacer de Rusia la culpable del conflicto en Donbás"
    "La rusofobia de Occidente es incurable"
    Etiquetas:
    derribo, aviones, Crimea, Ucrania, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik