En directo
    América Latina
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El gobierno brasileño llegó finalmente a un acuerdo para hacerse con 100 millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por el laboratorio chino Sinovac y a nivel local producidas por el Instituto Butantan de Sao Paulo.

    "Hoy firmamos con el Butantan el contrato para la entrega de los primeros 46 millones de dosis hasta abril y de otros 54 millones a lo largo del año", informó el ministro de Salud, Eduardo Pazuello, en rueda de prensa.

    El ministro aseguró que "todas" las vacunas de Sinovac que ya están en el Butantan a partir de ahora serán incorporadas al Programa Nacional de Inmunizaciones (PNI) y repartidas de forma equitativa y proporcional por todos los estados de Brasil.

    El acuerdo inicial para recibir la vacuna en Brasil fue firmado por el gobierno de Sao Paulo (del que depende el Instituto Butantan), y el presidente Jair Bolsonaro había expresado públicamente sus reticencias a usarla en el país por ser originaria de China y por estar siendo impulsada por uno de sus principales rivales políticos, Joao Doria.

    El mismo 7 de enero, el Butantan divulgó que la eficacia de la vacuna es del 78% y que pedirá de forma inmediata el registro ante la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) para que pueda usarse a modo de urgencia, lo que precipitó el acuerdo con el gobierno.

    Hasta ahora, el único acuerdo que tenía el gobierno brasileño era con la vacuna desarrollada por AstraZeneca y la universidad británica de Oxford, que tampoco ha sido registrada en Brasil todavía.

    El ministro aseguró que de esta vacuna ya hay garantizadas 254 millones de dosis, que serán producidas en Brasil por la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz).

    Una parte, dos millones de dosis, serán importadas ya listas desde la India para poder empezar a usarlas en cuanto la Anvisa dé su visto bueno.

    El ministro no quiso dar una fecha de inicio de la vacunación, sino que ofreció tres hipótesis: la más optimista contempla empezar a vacunar antes del 20 de enero con las inyecciones de Sinovac que ya están en las instalaciones del Butantan en Sao Paulo y con las de AstraZeneca que llegarán en breve desde la India.

    La hipótesis "intermedia" prevé empezar a vacunar entre el 20 de enero y el 10 de febrero ya con inmunizaciones producidas en suelo brasileño por el Instituto Butantan y por la Fiocruz, y la más pesimista, si hay algún contratiempo en los plazos de aprobación, sería para empezar a inocular a principios de marzo.

    Respecto al total de vacunas que Brasil tiene aseguradas, el Ministerio de Salud asegura que son más de 354 millones de dosis para este año.

    Se trataría de los 100 millones de Sinovac/Butantan, los dos millones de AstraZeneca/Fiocruz que llegarán de la India y la producción en suelo brasileño de esta última vacuna: 100,4 millones de aquí al mes de julio y 110 millones de agosto a diciembre.

    A esto habría que sumar una remesa algo más tardía y de momento menos concreta pero que también entra dentro de las previsiones del ejecutivo: 42,5 millones de la alianza Covax Facilty, que impulsó la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que las vacunas llegaran a todos los países.

    El ministerio de Salud remarcó que aunque a día de hoy estas son las vacunas con las que se cuenta siguen las conversaciones con los laboratorios Janssen, Pfizer y Moderna (EEUU); Barat Biotech (India) y Unión Química, productor local de la vacuna rusa Sputnik V.

    Etiquetas:
    vacuna contra coronavirus, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook