En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 89
    Síguenos en

    Las nuevas facilidades otorgadas por el Gobierno uruguayo y el "susto" provocado por la amenaza de expropiación de Vicentin en argentinos acaudalados son el germen de una nueva ola de migrantes hacia el país vecino. El agente inmobiliario Teófilo Banchero contó a Sputnik por qué prefieren irse a vivir a Montevideo y ya no a Punta del Este.

    La fantasía de desaparecer de Argentina y mudarse al vecino Uruguay es recurrente entre muchos empresarios argentinos que desde hace décadas mantienen inversiones o contactos frecuentes en el pequeño país. Sin embargo, la entrada en vigencia de nuevas facilidades tributarias impuestas por el Gobierno de Luis Lacalle Pou y la desconfianza del empresariado en el Gobierno argentino tras el anuncio de la posible expropiación del grupo agroexportador Vicentin dispararon las consultas de argentinos ya decididos a mudarse a tierras uruguayas.

    "Uruguay es un país de puertas abiertas con una política migratoria que otorga un marco de seguridad pública, jurídica y económica para todas las personas extranjeras que deseen radicarse", introduce un decreto firmado por Lacalle Pou el 11 de junio pasado.

    El texto ajusta la regulación vigente en Uruguay sobre la "residencia fiscal", y flexibiliza los requisitos para que ciudadanos extranjeros que lleguen al país a invertir puedan ser considerados como contribuyentes nacionales.

    La redacción añade dos nuevas categorías a una norma de 2007 que establece las condiciones para que Uruguay considere que un extranjero ha establecido en el país sus "intereses económicos". Así, el decreto del 11 de junio reduce de forma importante el monto invertido en Uruguay para que el extranjero pueda obtener la residencia fiscal a partir del 1 de julio de 2020.

    Por ejemplo, los extranjeros ya no tendrán que presentar un patrimonio de 1,7 millones de dólares en Uruguay, sino que alcanzará con uno de 377.000 dólares y demostrar haber vivido en el país por al menos 60 días.

    También se reduce el valor que debe tener una empresa instalada en Uruguay para otorgar la residencia fiscal, que hasta ahora debía ser de 5,3 millones de dólares. La nueva normativa permite obtenerla con una empresa valuada en 1,6 millones de dólares en Uruguay, pero con el compromiso de generar al menos 15 puestos de trabajo "en relación de dependencia, a tiempo completo, durante el año civil".

    La entrada en vigencia de las modificaciones a partir de julio, el efecto de la pandemia de COVID-19 y las repercusiones de la intervención del Estado argentino en la aceitera Vicentin, firma referente del sector agroexportador argentino, hicieron que varios medios argentinos recogieran el aumento en el interés de los empresarios por cruzar el charco, tal como dicen argentinos y uruguayos a emigrar hacia el otro lado del Río de la Plata.

    El este de Montevideo, el nuevo sueño de la familia argentina

    En diálogo con Sputnik, el operador inmobiliario uruguayo Teófilo Banchero aseguró que si bien el sector de bienes raíces de Uruguay siempre se nutrió de inversores argentinos, el interés parece haberse disparado desde la derrota de Mauricio Macri en las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de Argentina, el 11 de agosto de 2019. Aquel día, el triunfo aplastante de Alberto Fernández ya presagió el resultado que finalmente se daría en octubre, con una victoria de la alianza peronista Frente de Todos.

    "Después de las PASO fue un momento claro de consulta de argentinos. Cuando Alberto Fernández gana las elecciones aumentó la consulta, cuando ganó Lacalle Pou en Uruguay también se incrementó. La consulta venía sostenida hasta lo de Vicentin; ahí vimos que ya había más gente interesada en la residencia fiscal", contó Banchero.

    Según el agente inmobiliario, "la gente se asustó" tras la decisión de Alberto Fernández de intervenir Vicentin y, al interés que ya existía por invertir en Uruguay, muchos empresarios sumaron las consultas sobre la posibilidad de cambiar su residencia fiscal y asentarse en Uruguay.

    Banchero destacó que esta nueva ola de consultas difiere de movimientos de argentinos que llegaron a Uruguay en épocas anteriores. Por ejemplo, los nuevos argentinos ya no prefieren radicarse en Punta del Este —el principal balneario del país— sino que ahora se sienten más atraídos por la capital, Montevideo. Además, la capital ofrece más atractivos durante los meses de invierno.

    "Montevideo pasó a ser el lugar y Punta del Este quedó relegado. Creo que entre los factores está que Montevideo ha crecido en la parte gastronómica, tiene mucha más vida y ha logrado atraer a un público ABC1 (sectores socioeconómicos altos de la población)", explicó Banchero.

    Banchero imaginó que los argentinos que lleguen a Uruguay sean aquellos que "ya venían por trabajo, pero ahora dicen 'no me muevo más'". En general, parejas del entorno de los 40 años con hijos.

    Uruguay siempre se ha presentado para los habitantes de Buenos Aires como un lugar caracterizado por la seguridad. A pesar de los preocupación de los uruguayos por la criminalidad, Banchero consideró que los argentinos de clase alta que se instalarían en Montevideo "ni se darían cuenta" de esos problemas.

    Para Banchero, el posible éxodo de argentinos se centrará en las clases altas y no tanto en las medias, a quienes "desprenderse" de su vida en Argentina les puede resultar más difícil. Además, aventuró que algunas familias argentinas pueden imaginar a Uruguay como una suerte de "escala" para, en un futuro, emigrar hacia EEUU, por ejemplo.

    La posibilidad de poder hacer transacciones de hasta 100.000 dólares en efectivo y no a través de un banco, algo que habilita la Ley de Urgente Consideración que el Parlamento uruguayo se apresta a aprobar, es otro de los alicientes para los argentinos. Si bien la empresa de Banchero no realiza asesoramiento de este tipo, el agente defendió la medida para permitir que "ahorristas" que prefieren el uso de efectivo puedan concretar operaciones.

    Etiquetas:
    Luis Lacalle Pou, economía, inversión extranjera, inversores, residencia, argentinos, Argentina, Uruguay
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook