Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo, 1920
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

¿Podrá España rebajar sus altas tasas de repetidores dejando pasar de curso con materias suspensas?

© Jorge GilAlumnos de Primaria del colegio Les Arts, en Valencia
Alumnos de Primaria del colegio Les Arts, en Valencia - Sputnik Mundo, 1920, 26.11.2021
Síguenos en
La promoción de curso depende ya de la decisión de los docentes y no solo de las asignaturas aprobadas. Se podrá obtener el título de Bachillerato con un suspenso. El profesorado señala que tal responsabilidad les crea inseguridad jurídica. Pero la situación no es nueva y las advertencias de la OCDE por las altas tasas de repetición, tampoco.
El 16 de noviembre el Consejo de Ministros aprobó un real decreto por el que se modifica el sistema de evaluación educativa, promoción y titulación en las enseñanzas Primaria, Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional a partir del año escolar 2021-2022, ya en curso.
El criterio que regirá si un alumno pasa o no de curso en Primaria y en la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) no se basará exclusivamente en las materias no aprobadas, sino también en una decisión del cuerpo docente. Este enfoque no se aplicará en el Bachillerato, donde en cambio los alumnos podrán titularse aun habiendo suspendido una asignatura. Se eliminan las recuperaciones extraordinarias en Primaria y en la ESO. El objetivo declarado es reducir el porcentaje de repetidores, el más alto de todos los países de la OCDE.
La nueva ley de Educación (Lomloe), aprobada en enero de 2021, busca que la repetición de curso sea una "medida excepcional" y que los alumnos promocionen de nivel atendiendo a la "consecución de objetivos y adquisición de competencias", a calibrar en última instancia por los docentes.

¿Habrá aprobado general?

La aprobación del decreto ha generado titulares grandilocuentes en muchos medios de comunicación españoles y levantado suspicacias en parte de la comunidad educativa, donde hay quien cree que las medidas que contempla conllevan una laminación de la "cultura del esfuerzo". Así lo piensan en la Asociación Nacional de Profesores de España (ANPE), sindicato con fuerte implantación en el ámbito de la enseñanza pública.
"Se manda un mensaje perverso y desmotivador al alumnado; no es necesario superar todas las materias. Y también desmotivará al profesorado, porque si un alumno suspende mi materia, pero me dicen que pase, pasará", declara a Sputnik Ramón Izquierdo, encargado de la acción sindical de ANPE a nivel nacional. Izquierdo advierte de que el decreto "enmascara" una promoción "semiautomática" con tal de "disimular" las cifras del fracaso escolar en España y reducir el número de repetidores. "Esto nos va a llevar a acumular déficit de aprendizaje a lo largo de los cursos", advierte.
"Lo que hay son unos nuevos currículos que en lugar de ser por contenidos son por competencias", matiza a Sputnik Francisco García, secretario general de la Federación de Enseñanza del sindicato Comisiones Obreras (CCOO), para quien la medida "tiene la vocación de normalizar una situación que en nuestro país no es normal" y pone en marcha un criterio evaluativo que busca equiparar al país con su entorno, así como una mejora del rendimiento escolar. "Y a ese nuevo currículo debe corresponder un nuevo modelo de evaluación que sea coherente con él, de ahí que se flexibilice. Se trata de ser flexibles para que los alumnos no pierdan un año y puedan aprovechar enseñanzas ulteriores.".
"Los pedagogos dicen que la evaluación tiene que ser formativa, no punitiva. Es decir, la formación tiene la vocación de detectar los problemas que se presenten para poder abordar sus causas y resolverlos. Hay que poner remedio a la situación en la que por no llegar a los estándares se repite. Y la ley no plantea levantar la mano para que apruebe todo el mundo".
Francisco García Suárez
Secretario General de la Federación de Enseñanza de CCOO

Responsabilidad para los docentes

En ANPE no gusta el real decreto. "Fundamentalmente en lo que compete a la ESO", subraya Izquierdo. "Al cambiar la forma en que se utiliza el criterio de promoción y titulación, desaparece un indicador clave de si se han adquirido o no las competencias", explica, advirtiendo también de que el decreto "crea inseguridad jurídica" en el profesorado, cuyas decisiones "podrán ser recurridas por las familias o por el alumnado en caso de ser mayor de edad".

"Los padres dirán que aprueben a sus hijos o que los pasen de curso, porque la norma lo permite. Puede haber malestar, porque un alumno podrá abandonar algunas materias, o darse el caso de que fulanito proteste por no pasar de curso con tres asignaturas suspensas si menganito ha pasado con cuatro. Habrá que fijar criterios y habrá que esperar también a ver cómo lo concretan las comunidades autónomas. Pero no alcanzar los mínimos no puede conllevar un título".

Ramón Izquierdo
Secretario de Acción Sindical de ANPE
Francisco García afirma que la decisión de quién promociona o no al curso siguiente "siempre" ha correspondido al profesorado. "Se decide en función de la madurez del alumno, de que pueda cursar con aprovechamiento las enseñanzas que vienen a renglón seguido. Ahora se flexibiliza ese criterio, por lo menos hasta la ESO", explica, recalcando que la situación no es novedosa y que ya se venía produciendo. "Ahora mismo ya pasa; los profesores se juntan en la sesión de evaluación y repasan alumno por alumno. Pueden decir, por ejemplo, que a uno le aprueban la Biología para que pueda pasar de curso porque el chaval luego tiene pensado hacer una FP de automoción".

Campeones en repetidores

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) volvió a señalar a España en septiembre por sus altas tasas de repetidores en todas las etapas educativas, las más altas de los 32 países que conforman la organización. En concreto, el 8,7% de los estudiantes de la primera etapa (1º, 2º y 3º de ESO) y el 7,9% de la segunda (4º de ESO, Bachillerato y FP de grado básico y medio).
La media de los países de la OCDE equivale al 1,9% y al 3% en ambas etapas. En Corea del Sur no se repite curso. En países como Irlanda y Rusia, los porcentajes de repetición son ínfimos (0,2% y 0,6% para la primera, y 0,1% y 0,3% para la segunda). En Bélgica y Portugal, los países que siguen a España en este ranking, las tasas son del 5,8% y 5,6%, y del 7,7% y 7,2%, respectivamente. "Y algunos de esos países donde no se repite o se hace de forma excepcional, luego nos sacan tres cuerpos de ventaja en el PISA [el informe del programa internacional para la Evaluación de Estudiantes que organiza la OCDE]", añade Francisco García.
"La OCDE, que no es sospechosa de nada, nos está diciendo siempre que la repetición es cara e ineficaz", explica García. Y subraya que ese dinero se podría invertir en políticas preventivas "que evitaran el fracaso antes que sancionarlo". "En algunos países no se repite, en otros está limitada a casos excepcionales. El problema no es la repetición, sino que se repita tanto en nuestro país. Y esto obedece a unos criterios que no se explican bien en otros sitios".

Atisbando soluciones

La disminución del porcentaje de repeticiones de curso que aconseja la OCDE se enmarca también en un ámbito de lucha contra el fracaso escolar. En opinión de ANPE, esto "no pasa por establecer sistemas de promoción y titulación con materias suspensas", sino a "evitarlos", reduciendo el número de alumnos por aula y dotando al profesorado con medios para organizar programas de refuerzo educativo en los centros.
"La solución pasa por una enseñanza más individualizada", sostiene Ramón Izquierdo. "La Lomloe lo plantea y nos parece bien, reducir el número de alumnos por aula. Las actuales ratios están establecidas desde hace más de 30 años, ya es hora de superarlas. Porque el alumnado de 1990 de los tiempos de la LOGSE, no era inmigrante, no tenía dificultades de aprendizaje del idioma. La situación era distinta", mantiene.
En ANPE creen que la aplicación del decreto tendrá efectos sobre el alumnado con menos recursos, "ya que no podrán compensar fuera del centro educativo los déficits de aprendizaje que acumularán al pasar de curso y titular con materias suspensas". Según Ramón Izquierdo, "ese déficit llegará a la etapa postobligatoria, y el alumnado con más medios económicos lo podrá paliar con otros apoyos, pero los que no lo tengan, no". El sistema educativo como compensador de las desigualdades, "el ascensor social", a su juicio se romperá.

Los puntos más llamativos del decreto

En Primaria se eliminan los exámenes extraordinarios de recuperación y solo se podrá repetir curso una vez en todo el periodo educativo, una decisión que considerarán los docentes en el último nivel de cada ciclo; es decir, al término de 2º, 4º y 6º curso. En el resto la promoción será automática y habrá medidas de refuerzo para los alumnos que necesiten mejorar su nivel competencial.
En la ESO los alumnos podrán repetir dos veces y, si lo hacen, tendrán un plan específico de apoyo. También se eliminan los exámenes extraordinarios. Se establece una evaluación continua con medidas de refuerzo si fuera necesario y se permite pasar de curso con hasta dos materias suspensas. La decisión de promocionar a los alumnos recae en los profesores "atendiendo a la consecución de objetivos". En la anterior ley educativa (la LOMCE, de 2013) también se podía pasar de curso con dos asignaturas suspendidas, siempre y cuando no fueran Lengua y Matemáticas.
El Bachillerato es la única etapa en la que se mantienen las pruebas extraordinarias de recuperación para las materias no superadas. Se podrá recibir el título con una asignatura suspensa, algo que se contempla como una medida excepcional "siempre que se considere que [el alumno] ha alcanzado los objetivos y las competencias vinculados a ese título, de modo análogo a los procedimientos de compensación que existen en la enseñanza universitaria".
Llegado el caso, no obstante, la condición sine qua non es que la nota media de todo el curso sea superior a cinco y el alumno no haya faltado a clase de manera injustificada. En la Formación Profesional de grado medio y superior se requiere aprobar todos los módulos, y para pasar de grado hay que tener todas las asignaturas aprobadas.

Como en la universidad

En el Real Decreto 984/2021 de 16 de noviembre se consigna la excepcionalidad de que los alumnos de 2º de Bachillerato obtengan el título con una asignatura pendiente "siempre que se considere que han alcanzado los objetivos y las competencias vinculados a ese título, de modo análogo a los procedimientos de compensación que existen en la enseñanza universitaria".
Aquí radica una de las claves, a juicio de Francisco García, pues "con carácter extraordinario y a criterio del equipo docente" por ley se hace lo mismo en el ámbito universitario a lo que se plantea ahora para la titulación del Bachillerato. "Tú puedes ser ingeniero o médico con una asignatura suspendida, porque hay un procedimiento extraordinario que se denomina por compensación, que consiste en que cuando se han agotado todas las convocatorias de la única asignatura que te queda por rendir, el Consejo Social de la universidad te puede aprobar. Se puede ser cirujano y operar a corazón abierto o ingeniero y construir un puente, ¿y no vas a poder ser bachiller?", zanja.
García asegura que nadie "pone el grito en el cielo" por existir tal posibilidad desde antaño en la universidad. "Pero el debate educativo en España está ideologizado", lamenta, y echa en falta el "mínimo consenso general" que hay en los países que "se ahorran" estas pláticas. "Algunos titulares de prensa a mí se me escapan", concluye.
Una niña pinta un mural en su colegio de Sorihuela del Guadalimar, Jaén, España - Sputnik Mundo, 1920, 08.04.2021
España
España quiere ser Finlandia en educación, ¿conseguirá la ley Celaá lo que otras no han logrado?
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала