Se ha registrado correctamente
Por favor, haga clic en el enlace del correo electrónico enviado a
 - Sputnik Mundo, 1920
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

¿Barcelona y Sevilla se inundan?

© Foto : Climate CentralSimulación de subida del nivel del mar en el Parque de la Ciutadella, Barcelona
Simulación de subida del nivel del mar en el Parque de la Ciutadella, Barcelona - Sputnik Mundo, 1920, 19.10.2021
Síguenos en
Un estudio de Climate Central ilustra las consecuencias del calentamiento global en 184 lugares del mundo. Los científicos consultados constatan la solidez abrumadora del informe del IPCC sobre el cambio climático, pero también recuerdan que las simulaciones de Climate Central están hechas calculando un espacio de tiempo de 2.000 años.
Tras el sexto informe publicado en agosto por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), investigadores de la Universidad de Princeton y del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático abordaron junto a la organización Climate Central un estudio sobre cómo afectaría la subida del nivel del mar en diferentes partes del mundo atendiendo a dos escenarios de calentamiento global. Si la temperatura sube tres grados, el río Guadalquivir llegaría prácticamente a los pies de la Catedral de Sevilla y la Plaza de España se convertiría en un estanque.
© Foto : Climate CentralPlaza de España, Sevilla
Plaza de España, Sevilla - Sputnik Mundo, 1920, 19.10.2021
Plaza de España, Sevilla
El artículo de investigación revisado por pares de Climate Central se centró en el contraste entre dos escenarios de subida de la temperatura, uno de cuatro grados centígrados y otro de dos, y ha sido publicado en la revista científica Environmental Research Letters. Pero para atender a las simulaciones fotorrealistas, Climate Central resumió su informe basándose en el contraste entre escenarios a 3 y 1,5 grados. ¿Por qué? Porque el primero se corresponde con la trayectoria en curso y el segundo con la agenda de reducción de emisiones que marca el Acuerdo de París hasta 2030.
Las implicaciones en ambos casos son muy distintas. En los ejemplos que atañen a España, de no cumplirse las recomendaciones firmadas en el Acuerdo de París, lugares icónicos del centros urbano de Barcelona, como el Parque de la Ciutadella o la Catedral, quedarán anegados por las aguas. En general, todas las ciudades costeras están amenazadas.
© Foto : Climate CentralCatedral de Barcelona
Catedral de Barcelona - Sputnik Mundo, 1920, 19.10.2021
Catedral de Barcelona

Visualización del riesgo

Lo que pretende Climate Central con su serie de imágenes es obtener una herramienta visual para comunicar los riesgos futuros del calentamiento global y lanzar una advertencia de lo que pasará. Valiéndose de fotografías de Google Earth, desarrolla representaciones realistas, fijas y animadas, de distintas ubicaciones costeras. Se brinda una interfaz, Picturing Our Future (Imaginando nuestro futuro) para que los usuarios elijan una ubicación y puedan comparar el nivel del mar en función de si se recorta o no se recorta la emisión de gases contaminantes a la atmósfera.
En otras palabras, se advierte gráficamente de la posibilidad de reducir a la mitad la exposición a los daños originados por la subida del nivel de las aguas si se cumple el objetivo marcado en París de disminuir a la mitad las emisiones de aquí a 2030. Algo difícil, por cuanto las acciones de los Gobiernos se sitúan lejos de esta perspectiva. Al ritmo actual, las emisiones aumentarán un 16% en 2030 y la temperatura alcanzará los 2,7ºC a finales de siglo. Cerca del 10% de la población mundial, unos 800 millones de personas, viven en zonas de litoral.
"Tal como van las cosas, es casi imposible un escenario por debajo de 1,5 grados, y lo más probable es que nos situemos en los dos grados o algo más. Es decir, en un escenario intermedio entre los que presentan en las simulaciones", confirma a Sputnik Jordi Salat, investigador del Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) en Barcelona.
Las consecuencias del peor escenario serán nefastas; el abandono de las ciudades costeras o el emplazamiento de algún tipo de barrera o defensa frente a las aguas. "Cuando hablamos de una subida del nivel del mar, hay que añadir también las mareas astronómicas y meteorológicas, así como del oleaje. Es decir, hay que contar con la subida prescrita por las simulaciones sobre los niveles máximos del oleaje y las mareas, a la que podría añadirse el impacto de rotura de infraestructuras que hayan quedado al alcance del oleaje", explica Jordi Salat, que duda de la eficacia de crear barreras artificiales:
"La construcción de muros o barreras 'duras' casi nunca suponen una solución definitiva, sino que a menudo crean una falsa seguridad, ya que siempre pueden verse superadas, incluso destruidas, por un temporal".
Jordi Salat
Investigador del Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC)

Una perspectiva que asusta

Los países más afectados por la subida del nivel del mar serán los asiáticos. En un espacio de tiempo de 200 a 2.000 años vista, los terrenos donde vive más del 90% de la población de naciones insulares como Maldivas, Marshall, Tokelau, Tuvalu, Bahamas o islas Caimán quedarían por debajo de la línea de pleamar en un escenario de incremento de la temperatura en tres grados. Con el escenario más optimista, un aumento de sólo 1,5 ºC, la amenaza comprometería al 60% de sus habitantes.
¿Sobreviene un futuro devastador a finales de siglo o solo su inicio? "Son simulaciones de 2.000 años, lo que quiere decir que los niveles de mar de la fotografías corresponden a los niveles de mar si estabilizamos la temperatura media global a 1,5 y 3 ºC , una vez hayan pasado 2.000 años", matiza a Sputnik Pep Canadell, investigador jefe y director ejecutivo del Global Carbon Project, con base en Canberra (Australia).

"Esto quiere decir que a finales de este siglo solo veremos una parte de la subida del nivel del mar que se menciona. Y, naturalmente, los edificios que se muestran seguramente no existirán dentro de 2.000 años".

Pep Canadell
Director del Global Carbon Project
Canadell, que es uno de los principales autores y coordinadores del informe del IPCC de agosto, señala que las infografías creadas por Climate Change están basadas en un estudio de 2016 y por sí solas "no explican bien" parte del contenido. "Es diferente a lo que hacemos en el IPCC, donde vemos cientos de simulaciones en cientos de investigaciones". "Se trata de una aproximación a largo plazo, suponiendo los dos escenarios mediante el modelo bañera sobre una topografía base de bastante buena resolución", conviene Salat.

La temperatura del agua

En el ICM-CSIC disponen de los datos del registro del nivel del mar en L'Estartit (Costa Brava) que gestiona Josep Pascual desde hace 31 años. "Se observa una tendencia ascendente algo superior a los 3,1 mm al año, unos 10 cm desde 1990", señala Jordi Salat, recordando que a estas cifras hay que añadir las mareas y el oleaje, una suma de factores que pueden propiciar el incremento de la línea de base y que "se rebasen las defensas artificiales (diques) y naturales (playas, dunas)".
La temperatura del agua y del aire está en alza constante desde que en 1974 se empezara a medir la serie en L'Estartit. "Las series muestran tendencias significativas muy elevadas en casi 50 años (más de 2,5 grados en el aire, 1,5 en superficie y casi uno a 80 metros de profundidad). Son tendencias más altas que las medias globales, pero encajan perfectamente con las simulaciones para el Mediterráneo", explica Salat, que también menciona estudios que demuestran que con un escenario de subida de nivel del mar, el número de temporales que llegan a pie de las dunas en el sur de la isla de Menorca se incrementa ostensiblemente. "Se observa claramente que no es una evolución progresiva, sino que en un breve lapso de tiempo ‒20 años‒ se pasa de casi ninguno a todos", concluye.

Lo que dijo el IPCC

En realidad el trabajo de Climate Central parte directamente de las conclusiones ya señaladas por el IPCC. "Lo que publicamos en agosto es que si se consigue el objetivo del Acuerdo de París de parar el calentamiento global a 1,5 ºC y justo por debajo de los dos grados, tendremos una subida del nivel del mar de entre 30 y 60 cm más a finales de este siglo", subraya Pep Canadell. "Y a eso le tienes que sumar los 20 cm que ya ha subido. Para el año 2300 podemos tener un nivel de mar entre 0,5 y 3 m más alto. Y en 2.000 años, entre dos y seis metros".
Este científico resalta que lo "más impresionante" de los datos que se manejan es que, aun cumpliendo los objetivos marcados por el Acuerdo de París, igualmente se rediseñará por completo el mapa del litoral mundial, si bien al cabo de cientos de miles de años. "Muchos pueblos, ciudades e infraestructuras de zonas costeras habrán de retirarse a zonas más altas". Para que a finales del siglo XXI viéramos un paisaje inquietante, similar al de las infografías de Climate Central, tendrían que ocurrir acontecimientos que la ciencia estima "muy improbables", explica Canadell.

"En el IPCC también modelamos lo que se denomina eventos de muy baja probabilidad pero de gran impacto, lo que incluye el colapso de los cascos de hielo de la Antártida o de Groenlandia, por un deshielo muy rápido. Pensamos que hay muy pocas probabilidades de que ocurra, pero no lo podemos descartar. En ese caso sí podríamos llegar hasta 1,5 m de crecimiento del nivel del mar a finales de este siglo".

Pep Canadell
Director del Global Carbon Project

Frente al negacionismo

El futuro que plantean las conclusiones del sexto informe del IPCC o el paisaje venidero que ilustra Climate Change puede parecer exagerado. Y desde una órbita negacionista, se ha tildado a tales de estudios de ofrecer una visión apocalíptica. Pero la ciencia ha arrinconado definitivamente tales enfoques.
"Las conclusiones del informe son claras y concisas, tienen ya una evidencia científica sólida", recuerda a Sputnik José Manuel Gutiérrez, director del Instituto de Física de Cantabria y coordinador de los grupos de trabajo I y II del informe del IPCC. "La ciencia ya no tiene más que decir al respecto. Ya no es un tema que se pueda debatir, el debate está cerrado desde hace tiempo y ahora ya de manera sólida".
Pep Canadell admite que la posibilidad de que los casquetes polares colapsen, aún remota, puede parecer exagerada, "pero el resto de la información del IPCC no tiene nada de apocalíptica". "La expansión térmica de los océanos con el calentamiento global, responsable de la mitad del aumento del nivel del mar es algo que conocemos muy bien, pues es física básica", afirma. "La otra mitad del calentamiento la produce el deshielo de los casquetes, sabemos que está ocurriendo, pero tenemos más incertidumbres sobre si ocurrirá más deprisa o más lentamente. Por eso no damos cifras específicas, sino rangos de números para incluirlas incertidumbres sobre el deshielo". Pese a todo, tras el informe del IPCC, ya no hay resquicio para las dudas.
"Durante décadas ha habido como un debate, tratando de matizar lo que ya sabemos, pero esas matizaciones están ya fuera del ámbito científico, se basan en argumentos no contrastados, es más una dialéctica que una visión científica del problema", afirma José Manuel Gutiérrez, que concluye recordando a los pioneros de los modelos climáticos, el japonés Syukuro Manabe y el alemán Klaus Hasselman. "Recientemente les han dado el premio Nobel por idear estos modelos, que han dado un espaldarazo a la ciencia que se hace en el IPCC". Estos modelos suelen ser objeto de los ataques de los negacionistas por dar, en su opinión, datos poco fiables.
"Hay que seguir hacia adelante y no enzarzarse en hipótesis sobre las que ya se han dado muchas vueltas. La ciencia es clara. Ya se ha hecho todo lo que se podía y tenía que hacerse para que los negacionistas no tengan su sitio en el mundo de la ciencia. No hay argumentos científicos para ser negacionista, es un tema de educación, concienciación y de despolitización".
José Manuel Gutiérrez Llorente
Director del Instituto de Física de Cantabria
Contaminación de aire (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920, 04.08.2021
Ciencia
El calentamiento global matará a más personas que la Segunda Guerra Mundial
Lo último
0
Recientes primeroAntiguos primero
loader
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала