En directo
    Un carro eléctrico de BMW, el principal consumidor de lo producido por la planta de CATL en Alemania (imagen referencial)

    Alta tecnología china en el corazón de Europa: una gigafábrica de baterías para Alemania

    © AFP 2018 / Leon Neal
    Tecnología
    URL corto
    0 60

    Aparte de todos los demás obstáculos, los suministros de baterías son un gran desafío para el desarrollo del transporte eléctrico. La popularización masiva de los vehículos eléctricos será imposible sin el crecimiento de la oferta de acumuladores de energía. China es líder en ambos ámbitos.

    El estado federado alemán de Turingia, hasta la fecha no conocido por su aporte tecnológico en la economía global, puede convertirse en un "importantísimo centro europeo de desarrollo y fabricación de baterías para el transporte eléctrico", según el ministro de Economía, Wolfgang Tiefensee.

    Según informa el medio estatal Deutsche Welle (DW), la empresa china de alta tecnología CATL firmó con Turingia un acuerdo sobre la construcción de una planta de baterías.

    "Es la inversión más importante de la década que lanzará a Turingia a la primera liga en el mercado [de baterías]", valoró el ministro.

    DW reconoce que la industria automotriz europea no reaccionó a tiempo al cambio de tendencia global en favor del transporte eléctrico, así que ahora resulta dependiente de los suministros de baterías de países asiáticos o de EEUU.

    Esto no le agrada mucho a Bruselas, que lanzó una iniciativa para financiar la creación de plantas de este tipo en Europa.

    Opción alternativa: 1.000 kilómetros con un depósito: un carro ruso con un motor bicombustible (foto)

    La empresa China CATL fue de las primeras en reaccionar a la oportunidad, pactando con el gigante automotriz alemán BMW un acuerdo valorado en unos 4.700 millones de dólares que comprende la construcción de una fábrica de baterías y la compra de sus productos durante varios años.

    No obstante, no todos en el país saludan el contrato. Un analista del mercado de vehículos eléctricos consultado por DW sugirió que a largo plazo la dependencia europea de las baterías asiáticas —chinas, en este caso— puede llevar a un conflicto de intereses.

    No es una preocupación vacía: La megápolis china de Shenzhen se pasa totalmente al transporte público eléctrico

    Actualmente no se da el caso de que la industria global sea capaz de proveer la cantidad suficiente de baterías, pero con la creciente popularidad de los autos eléctricos, no es totalmente imposible una situación en la que los fabricantes alemanes compitan con los chinos por una oferta escasa de baterías.

    Y si las baterías vienen de China, no se puede garantizar que el proveedor decida a favor del comprador europeo. Así que la necesidad estratégica para un fabricante de baterías propio se mantiene, concluye la nota.

    Más: El 'ingrediente secreto' del auge de los carros eléctricos sin el cual no se venden

    Además:

    La Policía rusa se arma con los nuevos Kalashnikov para el Mundial (pero no con los que crees)
    Moscú baraja 'inundar' sus calles con vehículos eléctricos a tres ruedas (foto)
    Los trucos de Musk: ¿hasta qué punto es Tesla una empresa innovadora?
    Etiquetas:
    inversiones, batería, Alemania, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik