21:37 GMT +322 Noviembre 2019
En directo
    Cruces rojas por mujeres asesinadas en Ecatepec, México

    'La fosa de agua', una representación de la grave ola de feminicidios que atraviesa México

    CC BY-SA 4.0 / Wotancito / Cruces rosas por feminicidios en Ecatepec
    Sociedad
    URL corto
    Por
    0 10
    Síguenos en

    'La fosa de agua' es una investigación de la periodista mexicana Lydiette Carrión sobre diez casos de mujeres desaparecidas en el área metropolitana de la Ciudad de México. En vísperas del Día Internacional de la Mujer, en el que millones de mujeres de la región reclaman poner fin a situaciones así, Sputnik conversó con la autora.

    La 'fosa' a la que hace referencia el título del libro no es otra cosa que el río de los Remedios, un curso acuático de menos de 16 kilómetros que fluye entre la capital y el Estado de México. En una operación de dragado, se encontraron allí decenas de cuerpos, o fragmentos, en su mayoría de adolescentes mujeres, víctimas de la preocupante ola de feminicidios que vive el país.

    De acuerdo con cifras oficiales, en 2018 en México hubo 786 feminicidios. En otros términos, la violencia de género le trunca la vida a dos mexicanas por día, una de las tasas más altas de América Latina. Incluso hay investigaciones independientes que elevan la cifra a nueve feminicidios por día, por incidencia del crimen organizado.

    En todo caso, la situación es más que alarmante en todo el país. Pero en cinco localidades del Estado de México, aledaño a la capital, la desaparición de mujeres duplica la media nacional, como deja de relieve un estudio llevado adelante por organizaciones de la sociedad civil. En estos puntos del país, la situación es particularmente alarmante para las adolescentes de entre 15 y 17 años, que representan un 31% del total.

    De los 10 casos que Carrión presenta en 'La fosa de agua', nueve tenían entre 13 y 19 años al momento de su desaparición; la restante tenía 26 años. Durante seis años y medio, la autora cubrió estos episodios de feminicidio y desaparición de mujeres en la ciudad de México y en dos municipios del área metropolitana: Tecámac y Ecatepec. Esta última es una de las cinco localidades referidas en el estudio mencionado.

    Más información: El Gobierno de México lanza un plan de emergencia para frenar la violencia contra mujeres

    "Durante esos estos seis años y medio estos [10] casos me llamaron la atención, porque había datos que estaban vinculados: había presencia que se podía atribuir a un crimen organizado y sistematizado en este zona", dijo la periodista mexicana en diálogo con Sputnik.

    La autora refiere que su trabajo se circunscribió a "un horizonte geográfico muy determinado" en que siguió los casos de desaparición de diez mujeres. Por eso, dice, su trabajo no habla de todo el Estado de México, cuyo territorio es muy grande y tiene distintos escenarios.

    Sin embargo, sus casos representan los más frecuentes, debido a la edad de las desaparecidas. Por un lado, dijo, "es real" que en esa edad hay "mucha vulnerabilidad" que aumenta el riesgo de que puedan ser sacadas de su casa.

    "Pero en la zona específica que yo cubro —y probablemente sea así en toda la parte oriente lindera a la Ciudad de México— hay una inseguridad en el transporte muy grande y la presencia de estructuras que se dedican a privar de la libertad a niñas y adolescentes", dijo Carrión.

    La investigación

    Carrión encontró "rasgos periciales muy específicos" en común en los casos que investigó:

    "El primero fue que todas habían salido de su casa con la intención de regresar, es decir, desde el inicio fueron privadas de la libertad en el espacio público, de día o de noche, de manera violenta", explicó.

    Luego, que los teléfonos celulares de las niñas habían sido utilizados para enviar mensajes a las familias de otras chicas también desaparecidas.

    "La otra cosa en común fue que en diez casos, cinco fueron halladas sin vida, y en tres de esos casos hubo descuartizamiento y una serie de cuestiones periciales criminalísticas muy parecidas. En otros tres casos que los cuerpos fueron halladas sobre la misma carretera, tenían en común cosas como las marcas de las ligaduras en las manos y en los pies", explicó la periodista consultada por Sputnik.

    Más datos: ONU: un promedio de siete asesinatos de mujeres se registra cada día en México

    Carrión narró en 'La fosa de agua'  estos hallazgos que encontró revisando los expedientes y entrevistando a las personas vinculadas a los casos. También se dedicó a contar cómo los cuerpos policiacos y judiciales "en un momento, dejaron de investigar".

    "Hay líneas de investigación que no se desahogaron completamente ni se indagó más allá, a pesar de haber tenido mucho información que pudo haber detenido esto", sostuvo.

    Impunidad

    De los diez casos que Carrión narra en 'La fosa de agua', en apenas uno hay personas detenidas e imputadas por el crimen cometido, en el caso de una niña de 14 años.

    "Es un militar en activo el que es detenido, junto con tres menores de edad, que eran conocidos o amigos de la víctima", explicó la periodista.

    Esta detención desencadenó el dragado del río de los Remedios, donde se encontraron más cuerpos. El proceso fue cubierto y presenciado por Carrión y de allí viene el nombre del libro.

    Más información: En México crean Guía Ciudadana para denunciar violencia política contra mujeres

    "Ellos declaran haber matado a otras niñas, dan nombres de personas que tampoco son investigados, y en estos dragados se sabe 'off the record' que habría habido 39 cuerpos hallados", explicó la periodista.

    Sin embargo, recordó, la fiscalía del Estado de México nunca admitió esa cifra y habló en cambio del hallazgo de 3.000 restos óseos, "lo cual es muchísimo, pero dijo que todos pertenecían a animales", apuntó.

    "Hasta la fecha no hay detenidos, no se dio de baja ninguna autoridad a pesar de haber mentido de esta manera", dijo Carrión. En el dragado de apenas dos de los 15 kilómetros que recorre el canal, fueron hallados en el río de los Remedios "dos torsos femeninos, unas piernas masculinas, la cabeza y los pies de una de las desaparecidas, junto con el torso de una de las desaparecidas.

    "Uno de los torsos femeninos hasta la fecha no ha sido identificado y se halló también la cabeza y los muslos de otra chica que fue desaparecida después de las detenciones de estas personas", indicó.

    "Hacer este libro fue buscar que esto no quede en el olvido", concluyó.

    Etiquetas:
    muerte, feminicidios, violencia de género, Ecatepec de Morelos, Estado de México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik