En directo
    Mujer adolescente, imagen referencial

    La mutilación femenina también es migrante

    CC0 / Juancarlostop / Pixabay
    Sociedad
    URL corto
    0 60

    La mutilación femenina afecta a 200 millones de niñas y mujeres en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aunque se practica en más de 30 países de Asia, África y Sudamérica, este número no está atrapado en estas fronteras, sino que también viaja, junto a las mujeres, a aquellos países receptores de migrantes.

    Este 6 de febrero se conmemora el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina. Hayat Traspas, cofundadora de la ONG española 'Save a Girl, Save a Generation' dialogó con Sputnik sobre los orígenes de esta práctica que datan desde la época de los faraones.

    "La mutilación genital femenina se viene practicando desde la época faraónica y también en la antigua Inglaterra se solía practicar a las mujeres para prevenir que no se masturbaran o porque consideraban que podía prevenir algunas enfermedades psiquiátricas. Entonces su origen es anterior, incluso, a las religiones", contó Traspas.

    La ablación femenina consiste en la extirpación parcial o total del clítoris y se puede realizar de varias formas. "Pero independiente de la forma en que se realice, el objetivo es controlar la sexualidad de las mujeres, sus deseos y así conducir su vida", aclaró.

    Hoy día se practica en más de 30 países de Asia, África, y hasta en Sudamérica, donde algunas etnias colombianas mantienen este flagelo a pesar de la condena internacional.

    "No se puede ignorar esta práctica, no podemos estar desconectados porque es algo que lleva existiendo desde hace tantísimo tiempo y al día de hoy las mujeres seguimos luchando contra ello", alertó la experta.

    Te puede interesar: El terrible drama de la mutilación genital femenina oculto en Colombia

    Desde España, los representantes de esta ONG reclaman a las autoridades de la Unión Europea actualizar los estudios sobre esta práctica para comprobar las cifras de casos reales. Según estimaciones, esta puede haber disminuido pero existen evidencias que indican que continúa realizándose.

    Según Traspas en España no existen estudios desde 2015 y los que hay son muy generales. Por ejemplo, se dice que 18.000 niñas están en riesgo.

    "En otros países de Europa donde la migración es mayor, la cifra es superior. Pero esos números se basan en el censo, donde las personas están registradas por nacionalidad y no por etnia, de ahí que no todos los nacionales de un país están en riesgo. Por eso hay que hacer un estudio más exacto para saber a qué nos enfrentamos", indicó.

    Entre las medidas que pueden revertir esta situación, la especialista mencionó la sensibilización, visualización y la prevención. "No sólo en los países donde se practica sino también en países de acogida, porque somos una sociedad que está migrando y hoy las sociedades están cambiando", recalcó.

    Traspas también habló en primera persona. Su madre, fundadora de esta ONG, nació en Kenia, donde conviven 51 etnias de las cuales 21 practican la ablación. Traspas  nació en Somalia donde la tasa de la práctica es del 98%. "¡Allí es una barbarie! La gente no sabe lo que es no ser mutilada", expresó.

    En Somalia la ablación se realiza en todos los niveles sociales. Apoyados en la religión y la cultura, se generalizó la idea de que es lo mejor para las niñas y futuras mujeres. "Pero esto es incierto porque ninguna religión lo avala, y culturalmente tampoco se puede dañar a la mujer, entonces es muy complejo", indicó.

    La ablación también está ligada directamente a otras formas de dominación de niñas y mujeres, como el matrimonio forzado. Esto asegura desde la infancia que esa niña se mantenga virgen y pura, hasta que un hombre la elija para el casarse.

    "También hay mucho mitos entre etnias que es necesario desmentir. Algunos piensan que en el parto, un clítoris no cortado puede producir ceguera a la matrona y otros piensan que puede crecer hasta hacer competencia a los órganos masculinos", reveló la activista.

    Salvar una niña es salvar generaciones

    La OMS y otras instituciones internacionales condenan y exigen el fin de la ablación genital femenina. Para que esto sea una realidad, desde la ONG Save a Girl, Save a Generation, apuestan a proporcionar información y generar redes de apoyo a quienes la combaten.

    La madre de Traspas fue víctima de la ablación y de un matrimonio concertado, pero gracias a su lucha consiguió liberarse y criar a su hija en un entorno fuera del alcance de esta violencia. Ella salvó a una niña, y así consiguió salvar a la siguiente generación, sus nietas. Ninguna está mutilada.

    Su historia la inspiró a fundar en España esta organización, que hoy se extiende hasta Kenia para contribuir también desde allí a un mundo donde las mujeres y las niñas sean libres de la mutilación genital femenina, los matrimonios forzados y toda forma de violencia de género.

    Te sugerimos: Ablación femenina: una práctica que mutiló a más de 200 millones de mujeres

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    migración, ablación, mutilación genital femenina, ONG Save a Girl, Save a Generation, Somalia, Kenia, Africa, España, Europa, América Latina