En directo
    Zona Violeta

    Ablación femenina: una práctica que mutiló a más de 200 millones de mujeres

    Zona Violeta
    URL corto
    0 0 0

    Asha Ismail es un activista keniata que a los cinco años sufrió la mutilación de sus genitales. Una experiencia traumática que volvió a enfrentar cuando tuvo a su primera hija, fruto de un matrimonio forzado. En ese momento decidió que ninguna otra mujer sería violentada; una lucha que materializó con la creación de 'Save a girl,save a generation'.

    En el mundo más de 200 millones de mujeres han sufrido la mutilación genital. En el caso del continente africano, comunidades presentes en 28 países llevan adelante la ablación femenina, aunque en casi todos esté prohibida. En Somalia se practica en todo el país (98% de mujeres han sido mutiladas).

    Asha Ismail nació en Garissa, Kenia. Cuando tenía cinco años su familia la sometió a una infibulación, un tipo de mutilación genital en el que se le extirpa a la mujer el clítoris, se le cortan los labios mayores y menores, y se le cose gran parte de la vagina.

    "En ese mundo el único pecado es haber sido niña. A mí me dijeron que me iban a purificar, y me cortaron. Y aunque han pasado casi 45 años, lo recuerdo tanto a ese corte", rememoró Asha, fundadora de 'Save a girl, save a generation'.

    'Save a girl, save a generation' es la puesta en acción de lo que decidió Asha cuando nació su primera hija en Kenia. La activista juró que ninguna otra mujer pasaría por una mutilación o cualquier otro tipo de tipo de violencia de género, como el casamiento forzado, otra práctica común en estas poblaciones.

    En el mundo no solo en países africanos se realiza la ablación femenina. También zonas de Asia, Medio Oriente, o países como Colombia, en América Latina, tienen comunidades que mutilan a sus mujeres.

    Si bien durante mucho tiempo se explicó desde el punto de vista religioso, hasta el momento no se han podido encontrar motivos únicos. Antes se pensaba que era una práctica rural, y de población sin estudios, pero con el tiempo se ha visto que varía de acuerdo a las distintas zonas.

    "No hay una razón que por regla pertenezca a esas comunidades, sino que cada cultura tiene un porqué lo hace: unas es por la identidad, otras porque creen que es algo obligatorio por la religión, y otras porque creen que si no le cortan a la niña se vuelve una 'cualquiera' y no llega virgen a su matrimonio. En esta última digamos la mayoría está de acuerdo", indicó Asha.

    Actualmente la organización 'Save a girl, save a generation' tiene como meta construir una casa de acogida en Nairobi para niñas en situación de vulnerabilidad, que sufren este tipo de violencias. 

    Más información: El terrible drama de la mutilación genital femenina oculto en Colombia

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    ablación, mutilación genital femenina, Asia, Kenia, Colombia, África, Oriente Medio