En directo
    Reportajes
    URL corto
    Por
    El 8 de marzo: Día Internacional de la Mujer 2020 (55)
    2215
    Síguenos en

    El 18 de marzo se cumplen cinco meses desde que estalló la revuelta social en Chile. Un movimiento ciudadano y popular que ha perdurado todo este tiempo, que ha levantado diversas demandas y protestas contra el modelo económico y político del país, y donde las mujeres han sido protagonistas fundamentales.

    En marchas, en los piquetes sanitarios, las performances, en las ollas comunes y en la mismísima primera línea están las mujeres. Ellas día a día y en cada rol que desempeñan se han trasformado en verdaderas heroínas para todos quienes siguen luchando por un cambio sustancial en Chile.

    Desde el mismo 18 de octubre de 2019 las mujeres han sido protagonistas de las protestas sociales y ciudadanas en sus diversas formas. Mujeres de Luto, marcha silenciosa de féminas vestidas de negro, con flores en sus manos, que caminan en memoria de los asesinados, heridos, mutilados y presos políticos de la revuelta, son ejemplo de esto.

    Marcha Mujeres de Luto
    © Foto : Gentileza PiensaPrensa
    Marcha Mujeres de Luto

    Madres de la Primera Línea, señoras vestidas de blanco que se manifiestan apoyando a los jóvenes que defienden y batallan con la policía delante de las marchas o concentraciones autoconvocadas, y Un Violador en tu Camino son algunas de las manifestaciones femeninas más recordadas del estallido social chileno.

    Mujeres de diversas edades, pensamientos políticos y origen social que se han sumado al movimiento y han desarrollado distintas funciones en este momento histórico que vive el país.

    Performance Un violador en tu camino - manifestación de protesta en Chile
    © Foto : Gentileza Pablo Salas
    Performance "Un violador en tu camino" - manifestación de protesta en Chile

    ¿Quiénes son "les estudiantes secundaries"?

    Hablar de la revuelta, las protestas y la resistencia que se ha vivido en Chile desde el 18 de octubre es hablar de las y los estudiantes secundarios. Fueron ellas y ellos quienes llamaron a la masiva evasión de los torniquetes del metro tras el alza de sus precios, iniciando un movimiento social sin precedentes.

    Y fueron los que en pleno verano declararon el boicot contra la Prueba de Selección Universitaria (PSU), y hoy siguen siendo el motor de las movilizaciones.

    Bien sabe de esto Isidora Godoy, joven estudiante quien cumple 17 años este próximo 15 de marzo. Es hija única, feminista y cursa el cuarto medio en el colegio Santa Cruz. Sus materias favoritas son las de área humanista y la música. Le interesa estudiar Derecho a pesar de no estar de acuerdo con el actual sistema carcelario en Chile.

    Isidora en manifestación presos políticos
    © Foto : Gentileza Catalina Solis
    Isidora en manifestación presos políticos

    Justamente, estar en un colegio privado pero con subsidio del Estado fue lo que la motivó a participar en el movimiento estudiantil. "Mi interés se genera a partir de estar en un colegio particular subvencionado, becada y ver las diferencias de clase que existían", señala a Sputnik Isidora.

    Ella junto a varios de sus compañeros y compañeras fue parte de la histórica evasión de la semana del 18 de octubre.

    "Participé en conjunto con mis compañeres, cuando empezó el estallido, fue sentirse parte de todo este proceso. Nunca se nos pasó por la cabeza que el llamado a la evasión iba generar lo que generó. De todas formas, fueron estudiantes autoconvocades los que iniciaron la revuelta en cada uno de los territorios".

    Isidora en manifestación presos políticos
    © Foto : Gentileza Catalina Solis
    Isidora en manifestación presos políticos

    A la joven estudiante esta revuelta la emociona: "Le doy un valor supergrande porque después de muchos años el pueblo en su conjunto tomo conciencia de todas las desigualdades existentes en la sociedad. Por lo mismo, las demandas son completamente transversales, y eso es maravilloso, ya que desde ese día todes se empezaron a organizar comunitariamente en asambleas territoriales autoconvocadas".

    En opinión de muchos son los y las estudiantes secundarios quienes han estimulado y mantenido la revuelta social. Para Isadora elles solo han sido "un motor impulsor, pero las soluciones reales solamente las podemos dar con el pueblo en su conjunto".

    Y sostiene que seguir movilizándose es necesario "porque ninguna de nuestras demandas principales han sido respondidas, porque se le ha buscado una salida al conflicto entre los mismos de siempre, y con sus intereses, de la clase poderosa".

    Mujer protestando en Chile
    © Foto : Gentileza Leandro Torchio Olivares
    Mujer protestando en Chile

    Hoy Isidora es vocera de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios de Chile (ACES), organización contra la cual, a principios de enero, el Gobierno presentó querellas y una denuncia por Ley de Seguridad del Estado. Sus principales representantes fueron acusados de haber incitado el sabotaje de la PSU.

    Sin embargo, esto no amedrenta a la joven, "no le temo a la persecución, creo que lamentablemente estamos en un estado policial, frente a esto no tenemos que dejar de decir lo que pensamos y nunca bajar los brazos".

    Las mujeres de la primera línea

    Primera línea
    © Foto : Gentileza Leandro Torchio Olivares
    Primera línea
    Desde el mismo 18 de octubre, la llamada primera línea de las manifestaciones no ha sido solamente compuesta por hombres, sino que también se encuentran varias mujeres.

    Una de ellas "Tamara", quien desde el primer día llegó a la Plaza de la Dignidad. "Estamos desde el día uno, desde que empezó todo. Quedó la cagada y teníamos que salir todos, salir a la calle. Era lo que estábamos esperando", relata a Sputnik esta joven madre de dos pequeños.

    Con unos 27 años aproximadamente y auxiliar de la Salud, esta mujer por razones de seguridad no nos entrega mayores detalles de su vida, sí de sus convicciones y por qué se sumó a las manifestaciones.

    "Porque todo este sistema está mal, la plata mal repartida. Hoy me pagaron y ya no me queda nada, solo pagando deudas, y sin ningún lujo. Uno sacándose la cresta [hacer un esfuerzo muy grande], porque somos superluchadores los chilenos, no corresponde. No puede ser tanta la injusticia, tanto el abuso, y un abuso que sigue".

    Tras estar casi cinco meses en la primera línea de la Plaza de la Dignidad, Tamara nos explica cómo poco a poco se fueron conociendo y especializando en las funciones que se deben hacer en las manifestaciones de protesta.

    "Acá al principio, no había nadie que ayudara, no había gente de los primeros auxilios. Nos ayudábamos entre nosotros mismos. Fue una cosa hermosa, todos los días, todos apañándose [apoyarse] unos a otros. Nadie se conoce y después todos amigos, todos ayudándose, todos con una misión. Una cosa hermosa".

    Tareas que se reparten entre quienes portan los escudos, quienes lanzan piedras, quienes pican la acera para tener proyectiles; funciones que según Tamara buscan proteger a la gente que viene a manifestarse"porque si no estamos es difícil que la gente hubiese podido protestar, los pacos los hubiesen herido y habría mucha más gente sin ojos".

    "Todos los días acá yo aportando con las piedrecitas para las hondas [resorteras], que ahí los cabros se demoran en buscar las piedras y yo les busco las piedras precisas, y además de mandarles la energía para que le den poder a esa piedra. Salvando y protestando para cambiar las cosas", confiesa Tamara.

    Ella asegura que no lanza piedras porque reconoce que hay tener fuerza para hacerlo, pero distingue el rol fundamental de las mujeres de la primera línea. "Los hombres son más fuertes, cosa de fuerza física, pero las chiquillas tenemos cualquier aguante y estamos ayudando en lo que se puede", explica.

    "Porque es una cosa espontánea, ayudar, apoyar, ya sea amarrando algo que se soltó, un escudo, ayudando con agüita de bicarbonato, o con las piedras. Yo mis manos de femeninas nada, las uñas para la cagá [muy mal], pero no importa porque eso te enorgullece el corazón, porque es emocionante estar acá", declara Tamara.

    Lanzador con resortera en Chile
    © Foto : Gentileza Leandro Torchio Olivares
    Lanzador con resortera en Chile

    En sus palabras explica la necesidad que existan todo tipo de manifestaciones incluso aquellas consideradas más violentas."Porque dejar la cagá es demostrar toda la rabia que uno tiene guardada. Estar en la casa no sirve de nada, hay que venir y demostrar de cualquier forma. Hay días que uno hace más y otros que hace menos, pero ya estando acá se siente toda la fuerza de aquí. Es verdad, se siente la energía y apoyándonos todos es la única manera".

    Coordinadora Feminista 8M, Chile
    © Foto : Cortesía de la Coordinadora Feminista 8M, Chile
    La criminalización y la persecución a la primera línea no le preocupa, sí que no cambie nada a pesar de toda la lucha emprendida por muchos chilenos y chilenas, los que según Tamara cada vez más se suman a las manifestaciones más confrontacionales.

    "Porque ya se protestó masivamente y se fue para la casa y no pasó nada, porque solo te escuchan cuando se asustan. No estamos pidiendo nada gratis, por ser luchadores esforzados, obreros y trabajadores y las mujeres que se sacan la chucha [esforzarse], por todo, por todo. Ellos los ricos hacen lucas [dinero] con nuestra plata. Hay que seguir no se puede parar, por los muertos, por los heridos".

    Para este 8M, Tamara está segura que las mujeres van a salir en masa "con todo los que tenemos dentro a expresar toda la rabia y todo lo que queremos demostrar y que hemos callado tanto tiempo. Y vamos a estar las 'primera línea' con todo, luchadoras, guerreras, lo máximo".

    Cuidando a los que protestan

    Jaqueline atendiendo en la calle
    © Foto : Gentileza Jaqueline Lara
    Jaqueline atendiendo en la calle

    Las manifestaciones en el país han dejado un saldo de decenas de muertos, miles de heridos y cientos de detenidos. En la mayoría de las ocasiones, estas protestas han sido reprimidas violentamente, hechos por los que no solo la primera línea sino también gran parte de los participantes se han preparado para protegerse y ayudar al que lo necesite.

    Así han surgido los piquetes sanitarios o brigadas de primeros auxilios, espacios de salud auto gestionados donde nuevamente las mujeres se distinguen.

    "Comencé en el puesto médico principalmente, y a partir de la violación a los derechos humanos que comenzó a suceder por parte del aparato represor hacia los manifestantes es que vi la necesidad de quizás aportar desde mi expertice médica a estos chicos que estaban llegando heridos, y conociendo la realidad de los hospitales y que no iban a dar cobertura a los heridos", señala Jaqueline Lara, paramédica, psicóloga e integrante de un puesto sanitario del centro de Santiago.

    Jaqueline trabajó 14 años en sistema público de salud de Santiago, está divorciada y es mamá de dos hijos, de 17 y 11 años. El mayor también es brigadista igual que ella. Señala que la formación solidaria y con mucha conciencia social que le entregó su padre ha sido muy importante para que ella participe activamente en el apoyo de los manifestantes.

    Jaqueline Lara con su uniforme de brigadista
    © Foto : Gentileza Catalina Solis
    Jaqueline Lara con su uniforme de brigadista

    Participación que también se fue organizando e involucrando en forma activa a las mujeres: "Nosotros nos vimos en la necesidad de formar cuadrillas, prepararnos un poco, crear un sistema de inteligencia y comenzar a salir a las calles en estas brigadas de rescate mixtas, donde siempre fuimos incluidas las rescatistas y los chicos que apoyan en seguridad".

    "Además las mujeres éramos principalmente de salud y hoy en día tenemos chicas que son cuadrilleras y que van a cargo de la cuadrilla; es la que se llama 'tanque', que es la que va adelante, y tienen el mismo peso y respeto por parte del equipo. Hay una igualdad de género en los roles", agrega.

    Jaqueline atendiendo a una mujer en la calle
    © Foto : Gentileza Jaqueline Lara
    Jaqueline atendiendo a una mujer en la calle

    Frente al ataque directo de la policía a las brigadas sanitarias, la voluntaria declara que siempre existe el temor de ser objeto de una agresión, ya sea por bomba o perdigones que se siguen usando.

    "Nos da mucho temor el que nos puedan disparar perdigones, tenemos temor por nuestra integridad física, por nuestros ojos, por nuestras piernas, porque el escudo nos protege cierta parte, de la rodilla hacia abajo no. Entonces ese es el temor, no es el temor propiamente tal a carabineros como sí. Sinceramente ellos no tienen el respeto nuestro, para nosotros son violadores de DDHH. Sin embargo, está ese miedo a ser atacado o que haya alguno caído en nuestras filas por una lesión que puede ser irreparable", advierte la brigadista.

    Estar todos los días de manifestaciones rescatando heridos y vencer el miedo de ser atacados es para muchos una acción heroica, sin embargo, para Jaqueline, quien reconoce el cariño y reconocimiento que le hacen en la calle, son otros los verdaderos valientes.

    "Yo creo que una se siente un poco héroe. Pasamos y la gente nos aplaude, entonces sentimos ese reconocimiento, ese cariño. Creo que, para mí, lo héroes principales son los que están dando la cara, los que están en la lucha directa con el aparato represor, los chicos de primera línea son para mí los primeros héroes".

    Las chicas lo pueden todo

    Mujeres protestando en Chile
    © Foto : Gentileza Leandro Torchio Olivares
    Mujeres protestando en Chile

    Para cada una de estas tres representantes de lo que es la revuelta social, las mujeres son fuertes, solidarias y cariñosas. Capaces de dejarlo todo sin dejar nunca de ser féminas.

    "Yo siento que las mujeres lo podemos hacer todo, todo. Las chicas dan la batalla, pero impresionante. El orgullo que siento de cada una de mis compañeras, de cada una de las chicas de primera línea es inmenso. Las veo, las abrazo, si las puedo piropear [halagar] las piropeo; si les puedo dar un grito de aliento, lo hago; si me puedo preocupar por ellas más todavía lo hago", señala con satisfacción Jaqueline.

    "Nosotras las mujeres somos poderosas, nos sacamos la chucha por nuestras familias y ahora acá en la calle, en la primera línea, en los primeros auxilios y en cada tipo de manifestación, porque somos las que mejor sabemos la mierda en que nos tienen", denuncia con fervor Tamara.

    Para Isidora, el rol que deben tener las mujeres en el nuevo Chile al que aspiran y por el que han dado la pelea es claro: "Sin ellas, sin nosotras, está lucha no podría ser posible, el rol que cumpliremos es seguir organizándonos y luchando hasta que la dignidad se haga costumbre".
    Tema:
    El 8 de marzo: Día Internacional de la Mujer 2020 (55)
    Etiquetas:
    estudiantes, Día Internacional de la Mujer, lucha de mujeres, mujeres, manifestaciones de protesta, Chile
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook