Widgets Magazine
En directo
    Qué pasa

    Brexit: "Reino Unido liberó un monstruo incapaz de controlar"

    Qué pasa
    URL corto
    Javier Benítez
    1101

    Histórica. Humillante. Vergonzante. Así fue vista la derrota aplastante que sufrió la primera ministra británica, Theresa May, en la Cámara de los Comunes, que por 432 votos a favor y 202 en contra, rechazó el acuerdo que la inquilina del número 10 de Downing Street había alcanzado previamente y con nocturnidad con la Unión Europea.

    Con la mosca detrás de la oreja. Así estaba una gran parte de la clase política, y también de la ciudadanía en general en Reino Unido, luego de que Theresa May indujera en Chequers a su gabinete de ministros —algunos de los cuales terminaron dimitiendo— a aprobar su plan maestro para emprender la fuga del bloque comunitario.

    El negociador jefe de la UE sobre el Brexit, Michel Barnier, y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, sostienen el borrador del acuerdo del Brexit
    © REUTERS / Francois Lenoir
    Un acuerdo al que todos percibían como artero por la nocturnidad con que se llevó a cabo. Y así votaron este 15 de enero los Comunes que humillaron y vapulearon a la premier en un hecho histórico desde el lugar donde se lo mire.

    La última vez que había ocurrido algo así fue en el año 1924 cuando el entonces premier laborista Ramsay MacDonald fue derrotado por 166 votos, con su consecuente moción de censura que derivó en unas elecciones que volvió a aupar a los conservadores al poder. En esta ocasión, Theresa May rompió el molde y fue derrotada por 230 votos.

    También: Primera ministra británica Theresa May inicia su vía crucis del Brexit

    En 2013, James Cameron, a la sazón primer ministro, lanzó un farol: si Bruselas no le devolvía ciertas atribuciones a Londres, habría un referéndum para promover la salida del bloque. Entonces, Bruselas le brindó una batería de concesiones, entre ellas limitar los derechos de trabajadores inmigrantes frente a los británicos.

    Y sólo como por cumplir, en febrero de 2016 Cameron anunció una consulta, que a su entender serviría para que sus ciudadanos ratificaran la permanencia del reino en el seno de la Unión. Pero para entonces, la caja de los truenos ya estaba abierta y era demasiado tarde: aquel 23 de junio los ciudadanos votaron lo inimaginable. Todo lo que sucedió después es historia y ahora tiene al Reino Unido y a la Unión Europea en esta situación sin salida.

    Radio: Brexit: la frontera entre las dos Irlandas es el corazón del conflicto

    Para el Dr. Armando Fernández Steinko, con el Brexit el Reino Unido liberó a un monstruo incapaz de controlar. "Hay cosas que pones en marcha y luego no las controlas. Es el principio del aprendiz de brujo que saca unas escobas del saco y luego esas escobas se lo comen a él. Cameron quiso efectivamente negociar sobreestimando completamente sus fuerzas. El problema de fondo aquí es que los conservadores británicos sobreestiman su capacidad de maniobra dentro de Europa y en el mundo también".

    En este sentido, el presidente del Concejo Europeo, Donald Tusk, tuiteó: "Si no es posible un acuerdo", ha tuiteado el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, "y nadie quiere un no acuerdo, ¿quién tendrá el valor de decir cuál es la única solución posible?".

    ​Al respecto, el analista matiza que "también hay gente en la UE que piensa ‘vamos a humillar un poquito al Reino Unido como castigo por haber osado impugnar o poner el duda el proyecto europeo'. Hay un pequeño y sutil ánimo de venganza contra los ultraderechistas británicos por haberlo puesto en marcha, en el sentido de ‘ahora vosotros vais a tener que pagar caro lo que habéis hecho', y también mandándole un mensaje a otros miembros de la UE", concluye el Dr. Armando Fernández Steinko.

    Además: Ciudadanos pro y anti-Brexit protestan ante el Parlamento británico

    Etiquetas:
    política interna, política exterior, votación, Brexit, Theresa May, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik