14:52 GMT +311 Diciembre 2018
En directo
    Qué pasa

    Revelado: Trump es el verdadero 'hombre-cohete'

    Qué pasa
    URL corto
    Javier Benítez
    EEUU se retira del acuerdo sobre el programa nuclear iraní (153)
    0 80

    Moscú fue la segunda parada, y el canciller de Rusia, Serguéi Lavrov, el segundo anfitrión de su homólogo de Irán, Mohammad Yavad Zarif, quien antes pasó por China, donde lo recibió Wang Yi. Dos pasos previos a su visita a Bruselas donde se reunirá con jefes de la diplomacia europeos garantes del pacto nuclear. Una gira para salvar el acuerdo.

    El mundo entero intenta apagar el incendio global que está causando el presidente de EEUU, Donald Trump. Pero parece que cuanto más se empeñan en ahogar la hoguera, más se alimenta de esos mismos intentos, y el infierno se hace cada vez más grande, y ya parece estar fuera de control.

    El profesor de la Universidad Complutense de Madrid, Armando Fernández Steinko, explica que "parece ser que Trump efectivamente es una persona que no contempla, que no piensa, sino que actúa, y eso es lo que le resulta fascinante a un sector de sus electores".

    Pero esa actitud, reflexiona el experto, "se hace muy peligrosa para actores muy próximos, para países aliados, como los europeos. Entonces esta decisión podría empujar a muchos otros países a apoyar a los 'enemigos' de EEUU" y representar un gravísimo error diplomático a medio y largo plazo para EEUU también".

    Visto desde una perspectiva, el pacto nuclear con Irán tiene un miembro que se inmoló con el objetivo de llevarse al resto consigo. Pero fracasó. Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania han sobrevivido, y fijaron su rumbo a un puerto que puede ser el salvavidas de Oriente Medio y de gran parte del planeta, dada la deriva que podría tener la afrenta de EEUU al abandonar el pacto nuclear con Irán.

    Te puede interesar: Moscú no se ve como mediador entre Teherán y Washington

    Fernández Steinko observa que la salida de EEUU del pacto nuclear "es una decisión muy grave que afecta a otras decisiones y a la estabilidad, y tiene como consecuencia que va a empujar a China, a Rusia y a todas las potencias asiáticas, a los brazos de Irán". 

    Y la acción fue la reacción del resto de los integrantes del tratado. Hubo coincidencias en los anfitriones que tuvo en Pekín y Moscú el representante de Teherán en su gira exprés que inició después de que Trump izara el documento con su voluminosa firma, que testifica su vocación pirómana, y que sellaba el abandono del Plan de Acción Integral Conjunta (PAIC).

    En este sentido, el canciller de China, Wang Yi, se mostró satisfecho por la visita de Zarif y le expresó su deseo de que la gira emprendida por el jefe de la diplomacia del país persa "sea fructífera para salvar al PAIC y preservar los intereses de Irán".

    Mientras, el ministro ruso en funciones, Serguéi Lavrov, incidió en que "lamentablemente, nos cercioramos una vez más de que Washington busca revisar acuerdos internacionales clave, como sucede con el PAIC". Pero también mostró optimismo, respecto a que "tanto el EU3 (Alemania, Francia y el Reino Unido) como China, Irán y Rusia anunciaron la intención de acatar las cláusulas del PAIC.

    No te lo pierdas: Moscú califica de crisis la situación en torno al pacto nuclear con Irán

    Para el profesor, "como muchos países se están dando cuenta del peligro que implica la diplomacia norteamericana, podría haber un acercamiento a Irán y un apoyo – de otros países, aparte de China – más decidido, más sistemático de Pekín. Porque China debe sentirse muy aludido en lo que está pasando y del intento de desestabilizar a Teherán por parte de Israel y EEUU, que saben muy bien que detrás de Irán está China. Lo ha dicho en alguna ocasión un alto cargo norteamericano: 'la gran tajada al final es China, y un poco Rusia también'", explica el analista.

    Toda esta coyuntura en Medio Oriente, según Fernández Steinko, "son cartas que se van derribando de una forma encadenada, que empezó por la carta iraquí, luego Siria, Libia, y la siguiente que hay en el horizonte, — y esto la diplomacia israelí lo ha dicho muchas veces ya –, es Irán".

    En este contexto toman relevancia declaraciones de dos altos cargos de la Administración Trump, referente a dos distintas jugadas en las que participa EEUU, y que desnudan una conducta a la que deben estar atentos los implicados.

    Por un lado, el secretario de Estado, Mike Pompeo, se compromete a intentar reescribir el pacto nuclear que su país firmó, abandonó, e intenta romper, y en la misma entrevista promete garantías a Corea del Norte si firma un tratado de desnuclearización. Y va más allá: si el tratado satisface las 'necesidades' de EEUU, promete suministrar alimentos a los norcoreanos "para que puedan comer carne".

    Una promesa que desmintió el asesor de Seguridad Nacional del país norteamericano, John Bolton, quien en una entrevista concedida a la cadena CNN, descartó la ayuda económica directa del Gobierno de Trump a Corea del Norte.

    El mismo John Bolton que hace dos semanas declaró que su país considera aplicar el 'modelo libio' para desnuclearizar de Corea del Norte, algo que levantó ampollas en Pyongyang, que a su vez quiso dejar claro que su intención de desnuclearizarse no es el resultado de sanciones ni presiones lideradas por EEUU en su contra. Y tampoco la promesa de carne.

    Al respecto, explica la acción de hacer promesas por parte de EEUU para jugar su carta diplomática, no es nueva. "Lo que es nuevo es la credibilidad de lo que dicen los norteamericanos, porque efectivamente la comparación con Libia es una comparación que cualquier dirigente norcoreano tiene que hacerse a sí mismo".

    Además: Corea del Norte comienza a desmantelar el centro de ensayos nucleares de Punggye-ri

    "No olvidemos de que China es el mentor de Corea del Norte. Si EEUU ahora, en vez de dejar pasar un poco de tiempo, empieza a 'tocarle las narices' a China a través de Irán, no sé el Gobierno chino cómo va a influir sobre el Gobierno de Corea del Norte, y cuáles son las garantías que pueda ofrecer Washington a Pyongyang con esa diplomacia basada en 'yo soy el único que existe en el mundo', con ese unilateralismo tan tremendo. Entonces, todo se viene abajo, incluso todos los recursos de la diplomacia norteamericana", concluye el Dr. Armando Fernández Steinko.

    ​En su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU, el presidente de EEUU, Donald Trump, dejó su marca: arremetió contra el líder norcoreano, Kim Jong-un: tras llamarle 'hombre cohete', le dejó una promesa: "EEUU tiene mucha fuerza y paciencia, pero si es forzado a defenderse y a defender a sus aliados, no tendremos otra opción que destruir totalmente a Corea del Norte". Y prometió fuego y furia.

    ​Y sus insultos y provocaciones recibieron la respuesta desde Pyongyang. Kim dijo de Trump: "No es apto para ejercer la prerrogativa del mando supremo de un país y, seguramente, es un canalla y un gánster a quien le gusta jugar con fuego, no un político". (…) "Definitivamente domaré con fuego al mentalmente perturbado viejo caduco estadounidense".

    Ahora, Mike Pompeo, el secretario de Estado que promete reescribir el pacto nuclear con Irán, y que promete suministrar alimentos a los norcoreanos "para que puedan comer carne", da por terminada esa guerra dialéctica. ¿Hay que creerle?

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    EEUU se retira del acuerdo sobre el programa nuclear iraní (153)

    Además:

    Mogherini espera mantener el pacto nuclear con Irán
    Embajador de la UE en Washington: retiro de EEUU de acuerdo con Irán es una decepción
    Corea del Sur acepta celebrar una reunión de alto nivel con Corea del Norte
    Seúl y Singapur acuerdan contribuir al éxito de la cumbre EEUU-Corea del Norte