07:46 GMT +318 Noviembre 2017
En directo
    Al contado

    EEUU quiere engullir a Europa

    Al contado
    URL corto
    Javier Benítez
    Sanciones de Occidente contra Rusia (744)
    21430110

    La venganza será terrible. La prometió el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker contra EEUU. Y es que en el proyecto de ley del Congreso norteamericano, las nuevas sanciones antirrusas, son también antieuropeas. O en el Capitolio tienen las miras telescópicas falladas, o decidieron que desde ahora van a matar, y luego a preguntar.

    Las nuevas sanciones antirrusas de EEUU, si se aprueban, ya no serán un paseo, ni gratuitas, porque esta vez el Tío Sam abrirá una ráfaga de fuego que va a herir a Europa de gravedad. Y parece haberlo hecho a conciencia. Ya basta de miramientos, habrán pensado, debido a su catastrófica situación financiera que padece la enferma economía del país norteamericano, al punto de necesitar comerse a uno de sus socios, un hermano: la UE. 

    Disfrazadas de sanciones antirrusas, desde Bruselas supieron leer desde el minuto uno, el real objetivo de estas medidas, y no piensan tragar, es cuestión de supervivencia: o tú, o yo, esa es la cuestión a intramuros del bloque.

    Lo único que le falta a los políticos norteamericanos, es entrar a la sede de la Unión Europea en Bruselas como una horda con su aire facineroso, y en pleno alboroto, gritar: ¡Arriba las manos! ¡Esto es un asalto! Al estilo de las épocas de la conquista del "lejano oeste". Al fin y al cabo, no está tan lejano del comportamiento poco diplomático que utilizan en las esferas de la Casa Blanca, donde al momento de apostar, ya no será "jugar y cobrar".

    Lea más: Ex alto cargo alemán: "Lo que hace EEUU está orientado a una guerra en Europa"

    Pero comencemos con el presunto germen de todo el embrollo.

    "Rusia, Irán y Corea del Norte han intentado socavar a EEUU y alterar la estabilidad mundial", arguyó Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes.

    Para el profesor de Economía Política de la Universidad del País Vasco, Joaquín Arriola, está muy claro lo que está ocurriendo. 

    "De fondo lo que hay es un desencuentro entre la visión de la nueva administración norteamericana, y la de un Congreso que todavía no se ha adaptado al cambio de correlación de fuerzas internas que representa el Ejecutivo. Esto significa que en materia geopolítica y en el prediseño de lo que tiene que ser el futuro de Medio Oriente por parte del Congreso y el Senado, predomina una visión que se compadece poco con la realidad y con la visión que pueda tener en este momento el Ejecutivo". 

    Desde un país nórdico que festejaba su independencia centenaria, Finlandia, el presidente ruso Vladímir Putin, lanzó su visión de las posibles sanciones: “Se trata de intentos descarados de utilizar sus ventajas geopolíticas en una lucha competitiva para asegurar sus intereses económicos por cuenta de sus aliados”. Y como mostrando una punta del devenir, agregó que el comportamiento de Moscú en el contexto de sanciones es discreto y paciente, pero en algún momento Rusia se verá obligada a responder.

    El profesor observa que en este proyecto de sanciones antirrusas, refleja que en Washington "hay unos intereses corporativos, – ya sabemos que la política en EEUU funciona a partir de lobbies y de intereses corporativos específicos – hay una serie de sectores que están detrás de las políticas del Congreso y el Senado, por ejemplo, parte del sector financiero, parte de las industrias culturales, que serían partidarios de mantener la escalada de conflictos en Medio Oriente en función de desestabilizar a los Gobiernos que pueden ser contrarios a los intereses de Israel, por ejemplo, o también para favorecer un crecimiento de la influencia política de Arabia Saudí en la zona". 

    Arriola contrasta que "por otro lado están otros sectores, vinculados a los industriales y empresariales como pueden ser el sector energético que entiende que la situación ha cambiado y que hay que llegar a pactos con aquellos que en un momento se consideraban enemigos a batir y a hacer desaparecer del escenario político. Esas contradicciones internas en de la propia  política norteamericana son las que están condicionando la geopolítica exterior y afectando las relaciones entre terceros, por ejemplo entre la UE y Rusia".

    A poco más de 2.000 kilómetros, en Bruselas, pocas horas antes el bloque se pronunció: "La Comisión Europea ha decidido que, si las preocupaciones de la UE no son tomadas suficientemente en cuenta, estamos preparados para actuar consecuentemente dentro de unos días", reza un comunicado.  

    Además: EEUU lanzará la madre de las bombas en Europa

    Así, el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker, afirmo que " 'EEUU primero' no puede significar que los intereses de Europa sean lo último", en clara alusión al famoso slogan 'America first' de Donald Trump. 

    Y es que el nuevo proyecto de ley de EEUU deja la puerta abierta a las sanciones contra las compañías europeas por colaborar con las empresas rusas en el sector energético. El Nord Stream 2, que prevé el tendido de dos tuberías de gas con capacidad para 55 mil millones de metros cúbicos anuales desde la costa rusa hasta Alemania por el fondo del mar Báltico, es el blanco contra el que disparará EEUU.

    En la mira: los cinco gigantes energéticos europeos ENGIE, OMV, Shell, Uniper y Wintershall que a finales de abril firmaron acuerdos con la compañía rusa Gazprom para financiar el 50% de la infraestructura cuyo valor asciende a 9.500 millones de euros.

    En este sentido, Arriola explica que "en caso de aprobarse esas medidas, y afectaran efectivamente – cosa que yo dudo que llegue a esa situación – a las corporaciones europeas, entraríamos en una especie de guerra comercial o de sanciones recíprocas mutuamente crecientes que terminarían resolviéndose dejando en agua de borrajas las sanciones iniciales propuestas por EEUU".

    No obstante, en Europa ya comenzaron a preparar el plato frío de la venganza que pueden asestarle al país norteamericano. Si finalmente las sanciones antirrusas golpean a las empresas del viejo continente, la UE podría limitar acceso de empresas de EEUU a los préstamos de los bancos europeos. Así lo declaró a Sputnik una fuente diplomática de Bruselas.

    Moscú y París coinciden en algo respecto a este proyecto de sanciones antirrusas.

    "Son absolutamente ilegales desde el punto de vista del derecho internacional y violan las normas del comercio internacional y de la Organización Mundial del Comercio", dijo Vladímir Putin.

    Mientras, la portavoz de Ministerio de Exteriores de Francia, Agnes Romatet-Espagne considera que "los límites extraterritoriales de las sanciones parecen ilegales desde la óptica del derecho internacional". 

    En este sentido, ¿podría pensarse que llegado el caso, Europa recurriría a Tribunales arbitrales que dejen sin efecto a estas sanciones, al violar el derecho internacional? 

    "Es difícil porque EEUU se caracteriza por no respetar las decisiones de los Tribunales internacionales que van en contra de sus propios intereses. Es decir, podría haber un intento de arbitraje, por ejemplo, en la Organización Mundial del Comercio o en el Banco Mundial, pero ese arbitraje no resolvería el problema de fondo. Y es que esos árbitros no tienen capacidad de imponer sus decisiones a un país, si este país es lo suficientemente poderoso como para rechazarlas", sentencia Joaquín Arriola. 


    Tema:
    Sanciones de Occidente contra Rusia (744)

    Además:

    Senado de EEUU aprueba la ley sobre sanciones contra Rusia, Irán y Corea del Norte
    Alemania teme que las sanciones antirrrusas de EEUU afecten a sus compañías
    Etiquetas:
    Donald Trump, Jean-Claude Juncker, Vladímir Putin, Europa, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik